Agricultura de subsistencia, características, ventajas y desventajas

Agricultura de subsistencia
Vitalik Radko/sp.depositphotos.com

La agricultura es una práctica que nos acompaña desde la antigüedad, con el pasar de los años se han mejorado las técnicas y los procedimientos utilizados, se ha implementado maquinaria y tecnología, así como insumos químicos que reducen los tiempos de producción y mejoran los productos a obtener, sin embargo, no en todos los casos se tiene acceso a este tipo de innovaciones, ni se disponen de los recursos financieros adecuados para su implementación, por lo que en algunos lugares del mundo se utilizan otros tipos de agriculturas menos innovadoras, con menos personal involucrado y que los productos solo estén disponibles para un abastecimiento más local que comercial. Dentro de las labranzas desarrolladas bajo esas modalidades tenemos lo que se conoce con el nombre de agricultura de subsistencia, eje central de estas líneas, en las que se resalta su definición, características, ventajas y desventajas.

¿Qué se entiende por agricultura de subsistencia?

Como su nombre lo indica, la agricultura de subsistencia es aquella que permite la supervivencia o la vida de ciertas personas a través de sus productos, en este caso el productor y sus familiares, sin generar excedentes para otro tipo de actividades, por lo que solo se produce lo necesario para el abastecimiento familiar. Dependiendo del punto de vista de algunos investigadores este tipo de labranza está incluida dentro de la agricultura familiar, por algunas de las características que presenta, mientras que para otros queda excluida de ella. Las estimaciones indican que este tipo de agricultura ha reducido sus índices de práctica en algunas partes del mundo y que esta tendencia puede acrecentarse en tiempos futuros.

Características

Los principales caracteres descriptivos que la definen, se encuentran también relacionados con la agricultura familiar y son los siguientes:

Es familiar

Como ya ha sido mencionado tiene como protagonista al núcleo familiar, ya que ellos son los que se encargan de las labores de labranza, además que las familias generalmente residen en las fincas o cercanas a ellas, en entornos como es de esperarse rurales. Por lo general, los productores también poseen bajos niveles educativos si se les compara con aquellos que manejan otros tipos de agriculturas.

No hay mano de obra salariada

En las fincas de agricultura de subsistencia las actividades laborales relacionadas con ellas son ejecutadas, por lo general, por el mismo núcleo familiar, solo en ciertas ocasiones se amerita contratar personal, esto ocurre en forma ocasional, dependiendo de las temporadas, aunque para algunos autores este punto de vista del trabajo salariado esporádico es nulo.

Ingreso familiar proviene de la actividad agropecuaria

En los cultivos de subsistencia, los ingresos salariales de la familia provienen mayoritariamente de la actividad económica que se practica o por lo menos esta era una característica indiscutible en épocas anteriores. En la actualidad se ha citado que los productores de subsistencia han diversificado sus estilos de vida con la inclusión de otros tipos de salarios o remesas provenientes de otras actividades diferentes a las agrícolas que son independientes y que complementan los ingresos.

El destino primario de la producción es el autoconsumo

Como afirma este enunciado y de acuerdo a la definición que se ha presentado de la agricultura de subsistencia, la finalidad es el autoconsumo familiar para abastecer las necesidades básicas, también puede valerse del trueque en algunas circunstancias, excluyendo la comercialización como una opción económica de los productos obtenidos bajo este tipo de labranza.

El tamaño de las parcelas es variable

Las tierras destinadas a la agricultura de subsistencia son muy variables en cuanto a su tamaño promedio, algunas pueden ser de pequeño tamaño, como por ejemplo 1 o 2 hectáreas, mientras que otras pueden tener mayores dimensiones (hasta más de 17 hectáreas) en los diferentes países.

Ventajas de la agricultura de subsistencia

Las principales ventajas de la agricultura de subsistencia radican en que son una fuente directa de alimentos a la familia que le pone en práctica, sin necesidad de altos costos de inversión, de financiamiento externo, ni altas tecnologías, ya que los productos abastecen a nivel local.

Al mismo tiempo esta actividad agrícola brinda al medio ambiente el tiempo que amerita para reponerse de la explotación del recurso, respetando los ciclos naturales y disminuyendo el uso de contaminantes agrícolas como los pesticidas, por esta razón, los productos obtenidos también son más saludables, ecológicos y algunas veces hasta con mejores características.

Desventajas de la agricultura de subsistencia

La principal desventaja de este tipo de cultivo o labranza se centra en el bienestar económico del productor, ya que posee limitaciones en cuanto produce para abastecerse, sin generar excedentes que le permitan crecer a nivel financiero. El producir bajo las características de este tipo de agricultura puede generar periodos de hambre y necesidad en momentos en los que debido a condiciones adversas o por algún agente externo, por ejemplo climatológico, no se pueda sembrar ni obtener ningún tipo de producto.

Como se ha destacado, al emplearse para el autoconsumo, sin la implementación de tecnología y maquinaria, trae como resultado la obtención de rendimientos reducidos y por lo tanto la productividad también es baja.

Autores consultados

  • Carmagnani, M. (2008).
  • Hocsman, L. (2006).
  • Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA). (2015).
  • Maletta, H. (2011).
  • Molina, E.; Victorero, E. (2015).
  • Quiroga, M. (2019).
  • Yúnez, A.; Cisneros, A.; Meza, P. (2013).

Tal vez te interese una lectura de otras actividades agrícolas, por ejemplo: Agricultura extensiva