Qué es la biosfera, características, funciones y partes

Biosfera

Qué es la biosfera

La palabra biosfera desde su significado etimológico “esfera de la vida”, es un término que fue acuñado inicialmente en la biología en la ciudad de París por Jean Lamarck, y luego utilizado en la geología por Eduard Suess en dos de sus obras en el año de 1875, pero no fue sino hasta 1926 cuando Vladimir Vernadsky lo define claramente en su trabajo “La Biosfera” y da inicio a una nueva doctrina.

El término es empleado en la actualidad de dos formas, en una, engloba el sistema o la vida del planeta Tierra, esto es, individuos u organismos que tienen características propias de organización, metabolismo, desarrollo, reproducción, relación y adaptación; en otra, abarca al área que ocupan estos seres vivos, es decir, el espacio físico que aloja la vida. En este segundo caso, la biosfera abarca todos los ecosistemas, sin importar su tamaño, sean grandes o pequeños, e involucra tanto la hidrósfera, la atmósfera (aproximadamente los primeros 10 Km de ésta) y una parte de la litosfera (entre 2 o 3 Km), es decir, agua, aire y suelo, siendo por lo tanto indispensable su análisis en todas las disciplinas que estudien la vida.

La biosfera ha sido un tema de gran preocupación para la humanidad, entre los entes que han debatido para buscar la manera de asegurar su sostenibilidad, han sido la Unión Internacional sobre la Conservación de la Naturaleza y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, el primero conocido como IUCN y el segundo UNESCO, por sus siglas en inglés.

En el año de 1971 crearon el “Programa Hombre y Biosfera” (MaB, por su abreviación o iniciales en inglés), con el objetivo de contribuir de forma satisfactoria en la gerencia de los recursos. Uno de los objetivos del mencionado programa fue la creación de las “Reservas de la Biosfera”, una red a nivel global o mundial de espacios donde las actividades se realizan de forma amigable o sostenible, esto es, en que se garantice la renovación de los recursos y el bienestar de las poblaciones. Protegiendo de esta manera el patrimonio cultural y natural. Inició en 1976 y para el año 2005, las Reservas de la Biosfera contaba con la presencia de 102 países, con 482 reservas y toda variedad de ecosistemas.

Características de la biosfera

La biosfera posee los siguientes caracteres resaltantes:

Alberga la vida: como su nombre lo indica alberga la vida, por lo tanto, todo lo que esté vivo y posea las características integrales de un ser vivo (organización, metabolismo, desarrollo, reproducción, relación y adaptación), pertenece a ella.

Edad: aunque la palabra biosfera fue empleada más recientemente, posee la antigüedad del primer ser viviente sobre el planeta, es decir, hace unos 3500 millones de años como aproximación. La biosfera primitiva estaba formada por bacterias, esto es, seres microscópicos.

Extensión: como existe vida tanto en aire como en suelo y agua, su extensión es bastante amplia.

Utiliza la energía del astro rey como fuente de energía inicial: la base de la energía primaria en toda la esfera de la vida proviene del Sol.

Posee interrelación: la vida del planeta Tierra se mantiene comunicada, en constante interrelación, por medio del intercambio energético, lo que permite la supervivencia de cada uno de sus eslabones o integrantes.

Productividad: la producción primaria varía dependiendo del ecosistema, pero se estima que la neta mundial se ubica alrededor de los 170 x109 t/año, siendo mayor en los ecosistemas terrestres que en los marinos, con entre 90 y 120 x109 t/año en el primer caso y entre 50 y 60 x109 t/año en el segundo.

Sistema autosuficiente: la biosfera es un sistema complejo y dinámico, donde la energía es aprovechada, reabsorbida y reciclada.

Sistema diverso: abarca una gran variedad de formas de vida, desde seres de unas pocas micras de longitud hasta de varios metros.

Estabilidad: la esfera de la vida se ha mantenido permanente a través del tiempo, desde su creación, permitiendo la evolución de sus integrantes.

Partes de la biosfera

Como ha sido resaltado, abarca las otras partes o capas de la Tierra, ya que en todas se encuentra la vida, así la integran también la hidrosfera, la atmósfera y la litosfera. Además de la biota o componentes bióticos (vivos).

La hidrosfera comprende la totalidad de las masas de agua del globo terráqueo, en todos estos espacios hay individuos vivos, hasta en las grandes profundidades marinas. En la atmósfera, solo se relacionan con la esfera de la vida los 10 Km iniciales aproximadamente, lo que abarca la primera capa o troposfera. En la litosfera o parte rocosa, solo se toman como biosfera alrededor de 2 o 3 Km, los más superficiales, que sirven de soporte a muchos seres vivos, desde los más pequeños hasta los más grandes que se desplazan por el suelo.

En relación a los componentes bióticos, la esfera de la vida abarca individuos muy diversos en cuanto a sus características externas, internas y de comportamiento, que han sido agrupados en varios reinos en base a ello. De igual manera, si hacemos referencia a la forma en que cada uno se provee de energía y nutrientes, también podemos mencionar que tenemos seres autótrofos o productores primarios que la captan de forma inicial, los productores secundarios o heterótrofos (herbívoros y carnívoros) y saprófagos que los restituyen al medio.
.

Funciones

La esfera de la vida proporciona una riqueza y diversidad que no puede ser reemplazada, ni hasta ahora encontrada en otro planeta, por lo que su valor es muy elevado. Cada eslabón es igual de importante para el mantenimiento del equilibrio que la suma de todos ellos, ya que todo el sistema se encuentra interrelacionado.

Todas las formas vivientes, al compartir un mismo espacio, el planeta Tierra, cumplen la función de mantener los recursos que éste proporciona. La biosfera es un sistema autosuficiente que provee energía y materia orgánica e inorgánica, así como un hábitat libre de sustancias contaminantes, al permanecer en equilibrio constante, permitiendo la evolución.

Para el ser humano,  representa un abanico de recursos, ya que proporciona alimento, refugio, abrigo, vestuario, indumentaria, medicamentos, transporte, distracción, energía, en fin, todo lo que necesita para sobrevivir, de allí la importancia de su cuidado y mantenimiento.

Autores consultados

  • Alexandre, F. (2014)
  • Biblioteca Pública de Cuenca. (2006)
  • Gómez, F. (2012)
  • Machado, A. (2001)
  • Richard, W. (2012)
  • Rodríguez, A. (2011)
  • Sánchez, J. (2019)
  • Svensk, K. (2010)