Biotopo: definición, clasificación y componentes

Biotopo
Biotopo

Definición de biotopo

La palabra biotopo deriva del griego: “bios” que significa vida y “topos” que significa lugar. Este término es de gran importancia en la biología de la conservación, la ecología y, en la actualidad, algunos geógrafos se han apropiado de este término también, ya que puede ser aplicado en dicha área. Está íntimamente relacionado con el concepto de biocenosis pues juntos constituyen el ecosistema.

BIOCENOSIS + BIOTOPO = ECOSISTEMA

De lo anterior se puede concluir que el biotopo es un componente básico del ecosistema. Pero ¿a qué nos referimos con biotopo?

El biotopo es el espacio físico o geográfico, es decir, sin vida, que ocupa una comunidad de organismos y que es afectado por un conjunto de factores físicos y químicos, como por ejemplo, las condiciones ambientales que, a su vez, determinan los tipos de organismos allí presentes y sus adaptaciones: En un desierto, con condiciones ambientales tan adversas para un ser vivo, los cactus se adaptaron para sobrevivir allí, las hojas evolucionaron en espinas para reducir la superficie por la cual pierden agua y sus tallos se engrosaron para ser almacenadores de agua. En cambio, la biocenosis es la fracción con vida del ecosistema, en la cual podemos encontrar conjuntos de especies que forman poblaciones y comunidades. Por lo tanto, es válido afirmar que la biocenosis habita en el biotopo.

El término biotopo se suele confundir con el hábitat y el nicho ecológico pero hay que destacar que no se tratan de lo mismo a pesar de que estén relacionados y su significado sea similar.

El hábitat es un lugar específico que engloba un conjunto de condiciones que favorecen y condicionan la permanencia de una determinada especie. Entonces, la diferencia principal entre el biotopo y el hábitat es el nivel de organización de la vida al cual hacen referencia: El biotopo a comunidades (conjunto de organismos de diferentes especies o conjunto de poblaciones que comparten determinada área) y hábitat a especies. El nicho ecológico es, simplemente, el conjunto de variables ambientales que influyen sobre una especie, éstas pueden ser de carácter biótico o abiótico, por lo que no se puede confundir de ninguna manera con el concepto de hábitat o biotopo.

En una selva, por ejemplo, el biotopo es conformado por el lugar en el que los organismos habitan bajo determinado tipo de suelo, composición de minerales, pH, estado hídrico y se ve afectado por el clima allí presente y característico de ese lugar como la humedad, temperatura, luminosidad, entre otros. Para un mismo biotopo estas variables deben ser muy similares o iguales. Existe un equilibrio muy delicado entre los factores ambientales que influyen en el biotopo y en el ecosistema, por este motivo si un factor del biotopo varía, seguramente los otros factores variarán también.

Clasificación de los biotopos

Entre los diferentes biotopos y la variedad de los factores que los afectan se pueden reconocer dos tipos básicos: acuático y terrestre. El medio acuático puede ser separado en oceánico, es decir, marino o de agua salada y continental, o de agua dulce. Éste se caracteriza principalmente por la salinidad del agua, por la cantidad de luz que atraviesa, temperatura del agua, cantidad de oxígeno y nutrientes disueltos. El medio terrestre también se puede dividir en epigeo (por encima del suelo) e hipogeo (por debajo del suelo). Éste se caracteriza, entre otras cosas, por poseer un tipo de suelo específico con una composición determinada de nutrientes y otros compuestos, sea o no sea el sustrato en el que se establece el organismo, humedad, luminosidad y temperatura del aire.

Componentes de un biotopo

Medio: Es el entorno que rodea a los organismos; puede tratarse de aire o agua.

Sustrato: Es la superficie sobre la cual se asientan o fijan los organismos. Entre ellos se pueden mencionar el agua, el aire, el suelo y otros organismos. En este componente es importante detenernos: en el medio terrestre los organismos pueden asentarse en el suelo, como lo hacemos los humanos, así como en el aire, como es el caso de algunos microorganismos. Del mismo modo, en el medio acuático los organismos pueden utilizar como sustrato el agua, por ejemplo, la mayoría de los peces, algunas algas microscópicas y plancton en general. En el agua los organismos como los caracoles, estrellas de mar, corales, muchas algas y otros organismos sésiles pueden utilizar el suelo de fondo como sustrato. Por otra parte, tanto en el agua como en la tierra existen organismos cuyo sustrato es otro organismo: los parásitos, plantas epífitas y muchos hongos son ejemplos de ellos ya que necesitan, de alguna u otra manera, otro organismo para vivir, esté vivo o en descomposición.

Factores ambientales (abióticos): Ya se habían mencionado anteriormente, se trata de la presión atmosférica, humedad, la salinidad, el pH, la luminosidad, la temperatura, etc.

Bibliografía

F. A. y A. G. 2009
Jiménez A., J. 2015
Martínez, M. 2015
Ministerio de Educación de Ecuador. 2016
Enciclopedia Océano. 1999