Qué es la ecología, historia y tipos o divisiones

Ecología
Ecología (Daniela Matache (sp.depositphotos.com))

El término ecología tiene su génesis en el griego, producto de la fusión de dos vocablos, “oikos” y “lógos”, que significan casa y tratado respectivamente. De esta manera, de acuerdo a su significado etimológico la ecología es el tratado o estudio de las casas.

Concepto de ecología

La ecología la podemos definir como una ciencia interdisciplinaria, que relaciona la biología con otras ciencias como la geología, climatología, química, fisiología, genética, evolución, matemática, estadística, economía, entre otras, ya que se encarga, aparte del estudio científico de las relaciones o conexiones entre los diversos seres vivos, del medio ambiente en que desarrollan éstos su existencia.

Esta disciplina, se ocupa del análisis de los niveles de organización que se encuentran por encima del organismo individual, es decir, abarca poblaciones, comunidades, ecosistemas y la biosfera en general. Por lo tanto, la ecología emplea el método sintético, ya que estudia como un todo, como una unidad con entidad propia.

Historia de la ecología

Aunque antes del siglo XIX o XX no se había usado el término ecología, su campo de conocimiento fue objeto de estudio por numerosos científicos desde la antigüedad e incluso por el hombre primitivo preocupado por su subsistencia. Diversas obras contienen material claramente ecológico como por ejemplo Leeuvewenhoek en 1687, con sus estudios de reproducción y crecimiento de gorgojos, moscas y piojos; Linneo (1707-1778) con sus análisis de distribución de especies vegetales y su relación con el entorno, Darwin (1809-1882) con sus observaciones de colonización y distribución de algunos ejemplares, entre otros científicos y trabajos de interés.

La primera vez que fue utilizado y definido el vocablo data del año 1866, por un biólogo de origen alemán llamado Ernst Haeckel en su trabajo y obra “Morfología de los seres vivos”, demarcando con esa palabra el lugar en que los animales viven, sin embargo, el vocablo no resaltó en ese instante en la comunidad de científicos de la época.

Después de la definición inicial de Haeckel, diversos autores han reestructurado el término varias veces, existiendo discrepancias en algunos de ellos. Entre los investigadores que han conceptualizado este término tenemos a: Odum en 1963, Andrewartha en 1961, Krebs en 1986, Elton en 1927, entre otros.

En el año de 1877, se emplea el término biocenosis por Moebius y se realizan los primeros análisis sobre los seres vivos, y hasta la década de 1930, a partir de estudios relacionados con la acción de las condiciones físicas del ambiente (factores abióticos) sobre los seres vivos o viceversa (factores bióticos), es cuando se le otorga importancia como ciencia.

Los estudios iniciales y los avances científicos relacionados en este área se generaron gracias a trabajos aplicados en diferentes campos de importancia para el ser humano: agronomía, pesca, silvicultura, así como la medicina e investigaciones en epidemiología, propagación de enfermedades y control biológico de plagas.

A partir del año 1960, las diferentes preocupaciones ecológicas han estado en la vanguardia y han sido el motor de diferentes tipos de movimientos asociativos, ideológicos y políticos.

Tipos o clasificaciones

En el transcurso de los años, existen diferentes formas de establecer los tipos de ecología o las clasificaciones o subdivisiones que se derivan de su observación, análisis y comprensión; de esta manera, entre unos de esos tantos tipos tenemos a la ecología fundamental y ecología aplicada.

Fundamental y aplicada

La fundamental analiza todo lo referente a estructura y funcionamiento de los ecosistemas, en los cuales resulta de vital importancia la transferencia energética y de materia (cadenas alimenticias, ciclos ecológicos), puesto que es un determinante clave de la rapidez de crecimiento y biomasa (productividad). Por su parte, la aplicada analiza la acción del ser humano sobre el medio ambiente, tratando de limitar las consecuencias de su actividad, favoreciendo la gestión racional de la naturaleza.

Autoecología y sinecología

Algunos autores también dividen a esta importante ciencia en dos vertientes que son: la autoecología y la sinecología. La primera vertiente engloba el análisis de especies aisladas o individuos y su entorno; la segunda, emplea una comprensión completa a nivel de comunidades y su medio ambiente. Esta forma de subdividirla nace a partir del siglo XIX y en la actualidad se ha mantenido vigente.

Otras divisiones

Otra forma de división ha sido en base a los organismos que son protagonistas de su estudio e investigación y su taxonomía, así se puede mencionar por ejemplo una ecología vegetal, animal, microbiana, entre otros.

Otros tipo también surgen en base al hábitat que se analiza, bien sea terrestre o acuático, en el primero de los casos se llama ecología terrestre a la ciencia implicada, en el segundo ecología acuática, del cual también surge otra subdivisión: ecología marina y costera.

También se puede clasificar en referencia a los niveles de organización, desde el individual, a nivel de poblaciones, de comunidades, de ecosistemas y hasta de paisajes, denominándose en cada caso: autoecología, ecología de poblaciones, de comunidades, de ecosistemas y del paisaje.

La autoecología analiza a los individuos en base a diferentes aspectos del ambiente como la temperatura, luz, humedad, nutrientes, entre otros. La ecología de poblaciones investiga todo lo relacionado con las poblaciones, su dinámica, factores involucrados, tamaño, así como las interacciones entre sus integrantes.

La ecología de comunidades se aplica a las diferentes especies e individuos integradores de una comunidad, la composición de la misma y la relación con el entorno.

La ecología de ecosistemas analiza los flujos energéticos y de materia y los aspectos relacionados. La del paisaje comprende las peculiaridades estructurales y morfológicas de un territorio, así como de la evolución del mismo.

En todos los casos, los tipos o sus subdivisiones permiten facilitar el estudio, el análisis y la comprensión dentro de su campo de conocimiento.

Referencias:

  • Aranzábal, F. (2012)
  • Hurtado, I. (2012)
  • Marcos, C. (2014)
  • Odum, E. (1972)
  • Parra, F. (1984)
  • Reyes, L. (2007)