Eutrofización, causas (artificial o cultural). Consecuencias y ejemplos

Eutrofización
Daniel Jolivet/CC BY 2.0

El agua constituye un elemento indispensable para los seres con vida, incluyendo el ser humano, el cual ha explotado este recurso para diversos usos desde alimenticios hasta recreacionales, sin embargo, a través de los años, los cuerpos de agua han presentado cambios perjudiciales, acrecentados por causas antropogénicas, uno de estos fenómenos de gran inquietud a nivel mundial se denomina eutrofización y posee impactos desde diversos puntos de vista, económicos, ecológicos y también sanitarios. Los próximos párrafos definen este fenómeno, describen sus orígenes o causas, impactos o consecuencias, sus posibles soluciones y se mencionan algunos ejemplos.

¿Qué es la eutrofización?

La etimología del término eutrofización proviene del griego, de la fusión de dos vocablos “eu” y “trophein” que se traduce como es bien y nutrido, respectivamente, es decir, hace referencia a algo que posee muchos nutrientes. De esta manera, la eutrofización es un fenómeno en el cual un ecosistema acuático se enriquece con más nutrientes, por lo que implica un cambio en la calidad de los recursos y en la vida que allí se encuentran. Además puede producirse en periodos cortos o largos de tiempo dependiendo de las causas que la generen.

Los nutrientes implicados en el proceso de eutrofización son principalmente los elementos fósforo (P) y nitrógeno (N), pero además pueden destacar otros como lo son: el silicio (Si), el hierro (Fe), el potasio (K) y también el magnesio (Mg).

Existen algunos parámetros que se utilizan para evaluar las cantidades o concentraciones de nutrientes de un determinado cuerpo de agua, los principales son: el nitrógeno, el fósforo, el carbono, la clorofila, el oxígeno y la turbidez.

Origen o causas de la eutrofización

Se trata de un fenómeno natural de los ecosistemas, pero su generación se produce a través de largas escalas de tiempo, en un lapso comprendido aproximadamente entre 500 y 10 mil años, pero las actividades antropogénicas han acortado estos periodos a lapsos extremadamente cortos, de apenas unas décadas, es lo que se denomina eutrofización artificial o también cultural, la cual se ha acrecentado recientemente para cubrir la demanda de alimentos, productos y recursos de una población humana con crecimiento exponencial acelerado.

Eutrofización cultural o artificial

Las principales actividades antropogénicas que aumentan la eutrofización de los cuerpos de agua están relacionadas con la escorrentía de aguas residuales domésticas, así como las de origen industrial, cargadas de desechos y detergentes; las prácticas de agricultura y ganadería, la preparación del suelo con el enriquecimiento con materia orgánica, sobre todo la incorporación de abono de naturaleza animal que posee altos contenidos de nitrógeno y que no son utilizados todos por los vegetales, por lo que muchas moléculas se acumulan en el suelo, se transfieren a las aguas subterráneas o pasan a la atmósfera, además del empleo de fertilizantes de naturaleza química para las faenas agrícolas.

Otra de las causas que aumentan la eutrofización de estos sistemas son la deforestación (más información) y la quema de combustibles, que establece la salida o liberación de elementos como el nitrógeno, que luego pueden entrar al cuerpo de agua por acción de las precipitaciones.

Otros factores que también intervienen el proceso son: la temperatura, salinidad, luz o radiación solar, rango de acidez o alcalinidad (pH), la concentración de dióxido de carbono y nutrientes en general, ya que condicionan la presencia o ausencia de los factores bióticos en determinado ecosistema.

Consecuencias

Este fenómeno genera impactos negativos o desfavorables en diversos ámbitos, bien sea ecológico, sanitario y hasta económico. La adición de nutrientes al sistema genera ciertos cambios en su ecología, favoreciendo el asentamiento y desarrollo de organismos como el fitoplancton que a su vez van oscureciendo las aguas, lo que impide la captación de energía lumínica de los seres fotótrofos del fondo del cuerpo de agua, los cuales mueren.

El nuevo cambio en el ecosistema también altera la presencia de oxígeno, incluso otros seres también se ven afectados. Estas condiciones anóxicas propicia el desarrollo de microorganismos anaerobios,un ejemplo de ellos son las bacterias reductoras de sulfato que durante su metabolismo pueden producir sustancias tóxicas para otras especies. Otros microorganismos anaerobios que pueden colonizar este ecosistema son las arqueas metanogénicas, capaces de generar metano (CH4), molécula con un fuerte impacto sobre el calentamiento global.

Todo el desequilibrio ecológico anteriormente mencionado hace que el cuerpo de agua que ha sufrido eutrofización se le altere su biodiversidad, al crear condiciones desfavorables para el desarrollo y supervivencia de vegetales acuáticos y animales, tanto invertebrados como vertebrados.

Desde el punto de vista sanitario y recreativo, este fenómeno disminuye la calidad (sabor, color y olor desagradable) del recurso hídrico, por lo que hace que se pierda el valor estético del cuerpo de agua y dependiendo del uso (agua potable para consumo humano, pesca, riego) puede provocar inconvenientes para su empleo, además de generar incrementos de microorganismos y vectores dañinos y perjudiciales para la salud.

Soluciones

Ante la eutrofización se han implementado algunos métodos y estrategias que ayudan a mitigarlo, entre ellos los principales son los tratamientos del recurso hídrico, la utilización de mejores prácticas agropecuarias, el uso de plaguicidas para las algas (ejemplo de ello es el sulfato de cobre) para disminuir sus poblaciones y la biomanipulación.

Otras estrategias implementadas incluyen el tratar de reducir la entrada de nutrientes al sistema acuático (principalmente los limitantes del sistema, el N y el P) y lo que se conoce con el nombre de hipolimnética, que no es más que la movilización del agua para su aireación. Sin embargo, estas opciones pueden resultar inefectivas o poco eficientes y también costosas en algunos cuerpos de agua. Es relevante sensibilizar a las personas sobre esta problemática para tratar de prevenirla.

Ejemplos de eutrofización

Casos de eutrofización de cuerpos de agua se han observado en diversas partes del mundo, un ejemplo se tiene en el embalse del río Tercero, localizado en Córdoba, en Argentina, el cual durante varios años ha presentado incremento de la cantidad de nutrientes por causas antropogénicas, produciendo el paso del sistema hasta un estado claramente eutrófico en los años 2005 y 2006, de acuerdo a estudios realizados con evaluación de parámetros como: temperatura, pH, transparencia, además de las concentraciones de nitrógeno, fósforo y clorofila.

Otro ejemplo de este fenómeno negativo de los cuerpos de agua se encuentra en Chile, en la laguna El Peral, que había sido declarado Santuario de la Naturaleza y en la que obtenían refugio diversos especímenes de aves, incluyendo unos hermosos cisnes cuello negro, luego sufrió por varios años pérdida la calidad de sus aguas, con olores desagradables, tonos rojizos, debido a la proliferación de ciertas algas rojas, además de muerte de algunos especímenes, todo esto principalmente debido a causas antropogénicas, pero también ambientales.

Referencias

  • Chapa, C.; Guerrero, R. (2010).
  • García, F.; Miranda, V. (2018).
  • García, M. (2016).
  • Ledesma, C.; Bonansea, M.; Rodríguez, C.; Sánchez, A. (2013).
  • Urrutia, R. (2014).