Nicho ecológico: definición, características, tipos y ejemplos

Definición y características de nicho ecológico

Nicho ecológico

El concepto de nicho ecológico siempre ha sido controversial, ha evolucionado con el tiempo y, frecuentemente, es confundido con otros conceptos, como el de hábitat y biotopo. Además, estudiar los nichos ecológicos no es fácil, actualmente se utiliza la tecnología para realizar modelos complejos que incluyen las variables involucradas.

La palabra nicho se define exactamente como un agujero en el que un objeto se coloca ajustadamente. En 1917 se comenzó a usar este término en el campo de la ecología gracias al ornitólogo Joseph Grinnell, quien en la definición que planteó aún no tenía bien delimitados los conceptos de hábitat y nicho, por lo que dejó de ser válida. Diez años después, Charles Elton definió nicho como “la profesión o la función de una especie en la comunidad”.

Esta definición fue modificándose en el transcurso de treinta años aproximadamente hasta llegar al significado actual de nicho ecológico, en el que además de la función de las especies u organismos, considera cualquier tipo de variables y condiciones, ya sean bióticas o abióticas, que tienen efecto sobre el funcionamiento de dicho organismo.

Diferencias nicho ecológico y hábitat

Ahora bien, existen claras diferencias entre el nicho ecológico y el hábitat, puesto que este último es el lugar físico en el que un organismo puede vivir porque sus condiciones favorecen su crecimiento, desarrollo y reproducción. El hábitat puede ser ocupado por varias especies simultáneamente y puede llegar a ser muy amplio o muy reducido. Esto implica que en un determinado hábitat pueden existir variados nichos ecológicos, por lo que sus definiciones no se deben confundir. Por ejemplo, en un bosque (hábitat) pueden cohabitar una especie de escarabajo y una especie de ave; ambos viven en el mismo hábitat pero poseen nichos totalmente distintos debido a su fuente de alimento y lugar del bosque en el que se asientan, principalmente.

Los nichos se delimitan de acuerdo al número y tipo de variables que afecten al organismo. Un nicho ecológico puede estar formado, entre otras cosas, por las variables: temperatura, alimento y humedad; es decir, un animal puede vivir y reproducirse en un determinado rango de temperaturas, tiene definidos requerimientos de humedad y se alimenta sólo de ciertos animales que sean más pequeños que él mismo. En ese caso se presenta un nicho tridimensional que sólo es ocupado por este organismo o especie en cuestión. Cabe resaltar que un nicho está formado, además, por muchas otras variables tales como pH, salinidad, complejidad de la vegetación, competidores, espacios geográficos.

Los organismos que poseen un rango de tolerancia amplio, es decir, que pueden vivir bajo un extenso rango de condiciones, ocupan nichos más grandes que los que tienen estrechos márgenes de tolerancia. Mientras más pequeño sea el nicho ecológico de una especie más especializada es ella. Esto demuestra que un organismo puede compartir algunos o muchos de los aspectos de su nicho con otros organismos; es decir, sus nichos se solapan pero, dado que el nicho de cada especie abarca tantas condiciones, no existe una especie que comparta exactamente el mismo nicho con otras especies.

Tipos de nicho ecológico

Se conocen dos tipos de nicho ecológico: nicho fundamental y nicho efectivo.

Nicho fundamental

El nicho fundamental es el rango completo de condiciones en el que el organismo puede vivir y reproducirse. Sin embargo, siempre existe alguna especie que comparte con otra especie algún recurso limitado (nichos solapados) y esto lleva a la competencia interespecífica, que restringe a una de las especies y la obliga a no ocupar todo su nicho.

Nicho efectivo

El nicho efectivo es la parte del nicho ecológico que la especie ocupa efectivamente en presencia de especies competidoras. Esto no quiere decir que siempre que los nichos se solapen exista competencia. La competencia la determina la disponibilidad del recurso compartido. Por otra parte, si la competencia interespecífica se reduce, la especie puede comenzar a explorar áreas de su nicho a las que antes no podía acceder, entonces empieza a ampliar su nicho efectivo.

Los nichos ecológicos pueden variar de acuerdo a la etapa de desarrollo de los organismos y eso se observa mucho en los insectos, que en el transcurso de su vida pueden presentar formas y comportamientos muy distintos entre sí.

Ejemplos de nicho ecológico

La mariposa monarca es herbívora en su estado de oruga y se alimenta de la planta Asclepias curassavica. En el estado adulto, sus hábitos alimenticios cambian, se convierte en nectarívora. Esta mariposa ha desarrollado adaptaciones que le permiten alimentarse de esta planta que resulta muy tóxica para otras especies, esto es una particularidad del nicho que ocupa la mariposa monarca, producto de la competencia por el recurso alimento. A la vez, también es un ejemplo de variación de nicho en la misma especie debido al cambio en su estadio vital.

La anaconda habita en selvas tropicales de Suramérica y su nicho ecológico corresponde a un depredador omnívoro, se alimenta principalmente de capibaras y se establece en suelos y áreas inundadas. Sus competidores principales por el alimento son el caimán y el cocodrilo.

El Petirrojo europeo habita principalmente en los bosques de piceas, parques o jardines en Europa, Asia y norte de África. Su nicho ecológico es compartido en parte con la especie humana, pues coexiste en entornos humanos gracias a su tipo de alimentación, que va desde invertebrados a frutas y semillas, esta ave suele estar ras de suelo cazando los pequeños invertebrados que allí se encuentran.

Bibliografía

  • Ainsworth, N. M. 2010
  • Audesir, T., Audesir, G. y Byers, B. E. 2008
  • Levano, A. 2016
  • Morello, J. 2015
  • Morlans, M. C. 2004
  • Nebel, B.J. y Wright, R.T. 1999
  • Smith, T.M. y Smith, R. L. 2007