Niveles de organización de la ecología, características y ejemplos

Niveles de organización de la ecología
Paradais Sphynx/CC BY 2.0

La ecología puede considerarse una rama de la biología que se encarga de estudiar el total de las relaciones que tienen los seres vivos con el medio ambiente. Son muchas las ciencias que están relacionadas estrechamente con la ecología, incluyendo entre estas la genética, la evolución la fisiología, la conducta animal, la taxonomía…, siendo los límites de esta disciplina más bien difusos debido a que la naturaleza no está en compartimientos separados. En esta ocasión, estudiamos los niveles de organización de la ecología.

Los niveles de organización de la ecología hacen referencia a los campos de estudio de la misma. En muchos casos se considera que la ecología inicia en el nivel de organización de “individuo” y finaliza con el estudio de la biosfera completa. Otras opiniones indican que el área de estudio de la ecología engloba los niveles de organización intermedios, donde se incluyen la población de una especie en cuestión, comunidades provistas por varias poblaciones de distintas especies y ecosistemas completos.

Cada uno de los niveles de organización de la ecología tiene una serie de atributos claramente separados y diferenciados con respecto al nivel de organización anterior.

En general, cuando se estudia un nivel particular, se buscan mecanismos que expliquen este nivel de organización en niveles más bajos y la importancia biológica del nivel de organización estudiado en otros más complejos.

Individuo

Los individuos conforman la unidad base en los niveles de organización de la ecología y se refiere a todo organismo con vida propia. Este término significa que los organismos son indivisibles, en un sentido teórico, y que su vida se compone de etapas definidas, como el nacimiento, crecimiento, reproducción y muerte.

El estudio de este nivel de organización de la ecología se conoce como autoecología, y se encarga del estudio ecológico de una especie, desde el nivel de organismo individual, el desarrollo biológico y fisiológico y la relación de dichos organismos con las condiciones ambientales. Los individuos tienen diversas formas de ser estudiados, desde la observación de sus formas y estructuras, hasta la función de sus órganos, desarrollo, crecimiento, comportamiento y la forma en que se distribuyen. El estudio del individuo nos proporciona un gran cantidad de información que contribuye al conocimiento ecológico de la especie.

Poblaciones

Las poblaciones constituyen uno de los niveles de organización de la ecología que obtienen mayor interés de estudio. Se puede definir a una población como un grupo de individuos de una misma especie que comparten un área y periodo de tiempo definidos.

Todas las poblaciones tienen un área de distribución definida, por ejemplo, se puede hablar de la población de bagres de un estanque o la población de ratones de un granero, sin embargo, en la naturaleza a veces no resulta tan sencillo delimitar poblaciones de una misma especie que se encuentran muy cercanas entre sí.

Este nivel de organización de la ecología presenta algunas características únicas que se conocen como propiedades emergentes, entre las que se consideran la densidad, distribución espacial, natalidad, mortalidad, migración, proporciones de sexo y edad y curva de supervivencia. Además, dentro de las poblaciones se estudian otros aspectos como las interacciones entre los individuos, las cuales se conocen como interacciones o relaciones intraespecíficas. La población se considera, además, como la unidad evolutiva del siguiente nivel que es la comunidad.

Niveles de organización de la ecología: Comunidades

El siguiente nivel de organización de la ecología es la comunidad, que puede definirse como el conjunto de especies diferentes que ocurren juntas en un espacio y tiempo determinados, o como la totalidad de componentes bióticos que viven en un ecosistema.

Las especies de una comunidad presentan constantes interacciones ecológicas interespecíficas, y gobierna el flujo de energía y reciclado de elementos dentro de un ecosistema. Además, son capaces de influir en procesos propios de la población, determinando sus abundancias relativas. Entre las propiedades emergentes de las comunidades se encuentran:

– Diversidad de especies, lo cual se trata de una medida de la variedad de organismos que componen la comunidad, relacionando la riqueza y abundancia de los mismos.

– Riqueza, el número de especies de la comunidad.

– Abundancia, es la proporción o porcentaje con que aparece cada especie dentro de la comunidad. Esta propiedad permite analizar la dominancia y rareza de las especies dentro de la comunidad.

– La composición, es una lista de las especies totales que se encuentran en una comunidad.

– Estructura trófica, permite organizar la comunidad en función de los niveles tróficos y crear redes alimentarias.

– Estabilidad, es la persistencia de la comunidad en general, frente a las perturbaciones. Permite analizar los niveles de resistencia y elasticidad de las comunidades.

Las comunidades se caracterizan, además, por ser heterogéneas y estar conformadas por especies de distintas unidades taxonómicas (plantas, animales y microorganismos). Además, es uno de los niveles de organización de la ecología más estudiados, donde pueden analizarse interacciones importantes como la depredación, competencia por recursos, parasitismo, mutualismo, etc.

Ecosistemas

Este nivel de organización de la ecología, comprende las relaciones bióticas y abióticas, y a partir de estas, a la comunidad y el ambiente físico. El ecosistema puede definirse como una comunidad que interactúa con el ambiente abiótico de un área determinada. Al considerar tanto los componentes bióticos como el componente ambiental, se produce un sistema relativamente auto-estable, es decir, que sus componentes no requieren la interacción de factores externos al ecosistema para mantener su estabilidad. Pueden reconocerse cuatro (4) constituyentes en las estructuras de las comunidades, que son:

– Sustancias abióticas, elementos básicos y compuestos y variables ambientales.

– Productores, son los organismos autotróficos, como las plantas verdes.

– Consumidores y macro-consumidores, se refiere a organismos heterótrofos, que deben consumir otros organismos para obtener nutrientes y energía.

– Desintegradores, conocidos también como saprófitos, son microorganismos tipo hongos y bacterias, heterótrofos que ingieren complejos componentes de la materia orgánica en descomposición y los transforman en sustancias simples que son usadas por los productores.

Sin embargo, esto no significa que los ecosistemas sean homogéneos, ya que dentro de ellos pueden encontrarse variaciones en cuanto a la composición de especies y variables microambientales como la temperatura, luminosidad y humedad relativa. El ecosistema se caracteriza por la dinámica energética entre sus componentes, que se encuentra representada a su vez por los niveles tróficos.

Niveles de organización de la ecología: Biomas

Los biomas conforman el siguiente de los niveles de organización de la ecología, y consisten en un conjunto de ecosistemas que se determinan por sus características climáticas y un tipo de vegetación característica. Dichos ecosistemas realizan intercambios de algunos de sus componentes como el agua, nutrientes y componentes biológicos. Los biomas suelen ocupar grandes zonas de terreno y sobrepasar fronteras geográficas entre países y continentes.

Existen un conjunto de factores que intervienen en la formación los distintos patrones de vegetación que caracterizan a los biomas, y pueden clasificarse de la siguiente forma:

– Circulación atmosférica, específicamente la direccionalidad de las masas de aire cargadas de distintos niveles de humedad.

– Distribución de la luminosidad y el nivel de estacionalidad de las regiones.

– Factores geológicos, como la presencia, disposición y altitud de las montañas.

Biosfera

La biosfera es el mayor de los niveles de organización de la ecología y abarca al ecosistema conformado por el planeta completo. Este término engloba los componentes de la naturaleza en su totalidad y comprende desde la parte inferior de la troposfera, la hidrosfera, y la porción superior de la litosfera.

La ecología se centra en este nivel de organización de la ecología para estudiar a grandes rasgos, las consecuencias de la contaminación y el cambio climático y sus efectos en la vida que habita el planeta. Desde el punto de vista ecológico se diferencian tres biociclos en la biosfera que son:

  • Aereociclo, que estudia el medio aéreo.
  • Geociclo, estudia el medio terrestre y todos sus componentes.
  • Hidriciclo, donde se estudia el medio acuático del planeta.

Los límites de la biosfera se encuentran a 5000 metros (5 km) sobre el nivel del mar, en la troposfera, donde se han encontrado esporas vivas, y a 1800 metros de profundidad en la litosfera. La hidrosfera que se encuentra entre la troposfera y la litosfera, alberga vida hasta a 8000 metros (8 km) de profundidad.

Referencias

  • – Krebs, C. J. (1985).
  • – Miller, T. Jr. (1994).
  • – Raven, P. H., Evert, R. F., & Eichhorn, S. E. (1992).