Pérdida de biodiversidad ¿Qué es? Causas y consecuencias

Ecología, pérdida de la biodiversidad

La palabra biodiversidad o su sinónimo diversidad biológica, es un término amplio que abarca todos los especímenes vivos del planeta, desde los ejemplares microscópicos hasta los grandes animales y plantas, incluyendo todos sus niveles, así como sus dimensiones. Esta gran diversidad de organismos ha sido cambiante a lo largo del tiempo, desde su aparición, a través de procesos evolutivos y adaptativos a los diferentes ambientes existentes. Pero el ser humano con sus actividades económicas y recreativas ha impactado de forma negativa en el desarrollo y subsistencia de múltiples especies, presentándose un incremento de estas circunstancias durante las últimas décadas, lo que ocasiona tres tipos de efectos, los cuales son la degradación, transformación o pérdida de biodiversidad.

Cuando se habla de pérdida de biodiversidad se hace referencia al cese de la existencia o la eliminación de la viabilidad de algún organismo acompañado de toda su especie, lo que trae diferentes impactos al planeta. Estos párrafos describen esta problemática, sus causas, consecuencias y posibles soluciones.

Causas de la pérdida de biodiversidad

La pérdida de biodiversidad es un fenómeno que puede propiciarse por causas tanto naturales como antropogénicas, a continuación se resaltan los principales aspectos de cada una.

Relacionadas con fenómenos naturales

Desde la existencia de la vida se han generado pérdidas continuas de biodiversidad (denominadas extinciones de fondo) aunque con tasas muy bajas, las cuales han sido complementadas y algunas veces hasta superadas por la especiación. Sin embargo, se han evidenciado 5 picos de extinciones en masa en distintas etapas de las eras geológicas (al final de Ordovícico, así como del Devónico, el Triásico, el Pérmico y también culminando el Cretácico), ocasionadas principalmente por fenómenos relacionados con cambios climáticos u orogénicos, así como también al impacto de meteoritos de grandes proporciones.

Fenómenos antropogénicos

Diversas son las causas que producen pérdida de biodiversidad de la mano del ser humano, generando cifras alarmantes en menores lapsos de tiempo que las que se producen por fenómenos naturales. Entre estas causas destacan los que se detallan seguidamente.

Transformación de ecosistemas naturales

Múltiples actividades realizadas para satisfacer la alta demanda de recursos, debido al creciente poblacional del hombre generan un cambio negativo en los ecosistemas transformando el hábitat de especies, las cuales en muchas ocasiones no se pueden adaptar a los cambios o sus medios quedan muy empobrecidos, lo que no les permite la supervivencia.

Ejemplo de las actividades anteriores tenemos: la deforestación de bosques, las faenas mineras y petroleras, el desarrollo de infraestructura, la cual a su vez incluye tanto la construcción de carreteras, edificios, viviendas, centros y todo tipo de obras terrestres como las actividades relacionadas con la hidroenergética, con la construcción de represas y embalses que cambian los cursos de las aguas (tanto en flujo como en calidad) y que conllevan a afectar a los organismos acuáticos.

De igual manera otra de las actividades antropogénicas de alto impacto que transforman los ecosistemas naturales son el empleo y tenencia de la tierra para cultivos, pastoreo o usos diversos. Estas actividades generan efectos negativos sobre la biodiversidad al utilizar tecnologías y métodos que no cuidan al medio ambiente, empobreciendo los suelos y erosionándolos.

La introducción de especies invasoras

El ser humano ha movilizado especímenes (de forma intencional o no) que logran reproducirse, se disipan y colonizan estos nuevos ambientes, llegando a invadir y causando efectos negativos sobre los ejemplares autóctonos, al competir con ellos por los recursos o convertirse en sus presas y también pueden verse afectados por nuevas enfermedades, estas circunstancias pueden generar pérdida de biodiversidad.

La contaminación ambiental

La contaminación planetaria, es decir, de la hidrosfera, la litosfera y la atmósfera altera en diferentes grados la salud de los seres vivos, afecta su hábitat y puede llegar a desencadenar pérdida de biodiversidad.

El cambio climático

Generado principalmente por la contaminación de la atmósfera con las emisiones de gases de invernadero, también posee efectos negativos en la abundancia y distribución de especímenes en los múltiples ecosistemas del planeta, tanto terrestres como acuáticos y llegar a ocasionar la disminución o extinción de muchos de ellos.

La explotación sin control de los recursos naturales

Actividades como la tala, la pesca y la caza entre otras ya mencionadas se traducen en pérdida de biodiversidad, sobre todo cuando afectan a organismos endémicos o especies ya amenazadas de extinción.

Consecuencias de la pérdida de biodiversidad

La pérdida de biodiversidad trae consecuencias graves para el equilibrio del planeta y para la vida del ser humano, ya que los seres vivos son los responsables de la regulación del clima, el mantenimiento de los suelos, así como su formación, el reciclado y movimiento de nutrientes a través de los diferentes ciclos biogeoquímicos y el flujo energético en los ecosistemas, por lo que dicha pérdida genera un caos ambiental y ecológico (que es mayor dependiendo de los especímenes implicados, por ejemplo si se trata de especies claves), con una mayor incidencia de desastres, reducción de agua, empobrecimiento de suelos y alteración de los ciclos.

Además, la diversidad biológica provee al ser humano recursos indispensables para su supervivencia como lo son: alimentos, compuestos terapéuticos, fibras, madera, entre otros productos, por lo que la pérdida de biodiversidad genera hambre y mayor incidencia de enfermedades, afectando también la salud y bienestar del hombre.

Soluciones a la pérdida de biodiversidad

Ante la problemática abordada en estas líneas sobre pérdida de biodiversidad, en 1992 en la Conferencia de la Cumbre de Naciones Unidas celebrada en Río de Janeiro se acordó la creación de un Convenio Internacional sobre la Diversidad Biológica, con tres fines principales como son la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad, así como la distribución equitativa de los recursos obtenidos de la misma. Dicho convenio exige a los gobiernos la implementación de diferentes estrategias para lograr alcanzar los tres objetivos; sin embargo, su cumplimiento no ha sido efectivo, gracias al abordaje inadecuado de la mayoría de los países y el problema continúa agravándose.

Es necesaria una gran concientización de los gobiernos y de las personas en general, para lo cual la educación y la ciencia cumplen un rol fundamental, por lo que se hace necesario instruir y dar a conocer este hecho y sus efectos nocivos sobre el ser humano y el planeta.

Acciones como la creación de más huertos familiares que ayuden a abastecer las necesidades, la utilización de altas tecnologías para cultivar o la implementación de una agricultura orgánica, junto al uso eficiente de recursos, reducción del desperdicio y de las emisiones de gases de invernadero, mayor protección a espacios naturales y especies en peligro, la adopción del reciclado de materiales como estilo de vida, mayor empleo de energías limpias y un cambio en la dieta ajustado a los productos disponibles son medidas y actos que contribuyen a solucionar la pérdida de biodiversidad.

Autores consultados

  • Andrade, G.; Castro, L. (2012).
  • Badii, M.; Guillén, A.; Rodríguez, C.; Lugo, O.; Aguilar, J.; Acuña, M. (2015).
  • Pascual, J. (2003).
  • Pugnaire, F. (2006).
  • Ramírez, J. (2016).
  • Tellería, J. (2013).