Uso de los líquenes – aplicaciones y beneficios para el hombre

Uso de los líquenes, aplicaciones, especie Cetraria islandica.
Björn S… (flickr.com)/CC BY-SA 2.0

Los líquenes son seres fascinantes producto de la unión de dos organismos como lo es un hongo y un individuo fotosintético, ya sea un alga o una cianobacteria, y que luego de estar juntos adquieren características y propiedades únicas que no son observadas en la individualidad, éstas propiedades van desde la morfología, anatomía, componentes bioquímicos, fisiología y a nivel ecológico. Precisamente debido a estas particularidades presentan diversas aplicaciones aprovechables por el ser humano. En este artículos abordaremos detenidamente el uso de los líquenes.

Cuando hablamos del uso de los líquenes que el hombre puede servirse, es preciso destacar, entre otras cuestiones, sus características morfológicas, anatómicas, fisiológicas y bioquímicas, que permiten utilizarlos como bioindicadores de contaminación ambiental, además de otorgarle propiedades medicinales y cosméticas, gracias a las moléculas que son capaces de sintetizar.

A continuación se menciona el uso de los líquenes y su importancia para los humanos

Importancia en el suelo y como alimento

Los líquenes son los primeros organismos en colonizar el suelo desnudo, contribuyendo de esta manera a ayudar a su degradación y formación, además que por ser organismos capaces de sobrevivir en ambientes extremos, como la tundra, donde es más escasa la vida vegetal, les sirven de alimento a animales como los renos, además de a otros seres vivos en otras regiones como insectos, arañas, moluscos, entre otros.

Se ha documentado el uso de los líquenes en algunos humanos, en la medida que tienen predilección por ellos como sustento y como saborizante, es el caso de líquenes como Usnea y Umbilicaria.

Usos de los líquenes como bioindicadores de contaminación

Gracias a su anatomía, los líquenes presentan un talo descubierto de cutícula, lo que los hace sensibles a las sustancias y gases externos y les permite estar expuestos a los cambios ambientales, acumulando en su cuerpo sustancias atmosféricas como las contaminantes que afectan tanto a líquenes jóvenes como adultos, por lo cual, actualmente estas características son usadas para determinar la contaminación ambiental que presente alguna zona geográfica, hecho por el que son llamados bioindicadores, además de poseer otras cualidades idóneas para este tipo de estudio como lo es su perennidad, que permite un muestreo en cualquier época del año y su longevidad, que garantiza una visión de largos períodos de tiempo del medio ambiente.

El uso de los líquenes como bioindicadores también permite la aplicabilidad de su análisis en epidemiología y salud pública relacionada con la contaminación del aire.

Entre los compuestos que se pueden monitorear tenemos al dióxido de azufre, fluoruro, polvo alcalino, amoníaco, hidrocarburos clorados, metales pesados y radioactivos, entre otros, por lo cual, pueden ser protagonistas de diversos estudios ambientales: lluvia ácida, eutrofización, cambio climático e incluso como indicadores de continuidad ecológica en cambios ocasionados por fuego, manejo de bosques y estabilidad de superficies.

El grado de sensibilidad observado en los líquenes es más acentuado en unas especies de líquenes que en otras. Entre algunos líquenes susceptibles a los contaminantes podemos mencionar a las especies de los géneros Usnea, Umbilicaria, Dictyonema, Omphalina y a las especies de las familias Lobariaceae y Cladoniaceae, entre muchos otros.

Uso en medicina

Producen compuestos denominados ácidos liquénicos, por tal razón el uso de los líquenes ha estado presente ampliamente en la medicina tradicional desde épocas remotas, compuestos fenólicos, triterpenos poseen diferentes propiedades aplicables en medicina, ya que algunos presentan actividad antibiótica, antifúngica, antiparasitaria, antiinflamatoria, antitumoral e incluso antiviral.

En algunas partes del mundo el uso de los líquenes se describen desde la antigüedad, especies como Xanthoria parietina para tratar la ictericia, Peltigera aphthosa para curar úlceras en la boca, Lobaria pulmonaria para las enfermedades respiratorias, de la vejiga y para estimular el apetito, y algunas de ellas se usan todavía en la actualidad. Pero el metabolito extraído de estos seres vivos que ha sido objeto de mayores estudios, es el ácido úsnico, aislado en el año de 1844 inicialmente de Usnea, aunque que ha sido encontrado en otras especies y que posee la capacidad de combatir bacterias Gram positivas.

Otras especies de importancia médica son Evernia prunastri, Pseudevernia furfurácea y Parmelia physodes utilizadas para combatir la fiebre, enfermedades parasitarias y la epilepsia. Uso de los líquenes se observa también en Peltigera aphthosa, de utilidad antifúngica, además de antiparasitario, Cetraria islandica como potente antidiarreico y para la tos, entre muchas otras especies de hongos liquenizados con importantes cualidades medicinales.

Aplicaciones de los líquenes en perfumería

De los hongos liquenizados también se pueden extraer compuestos con propiedades aromatizantes, además de estabilizadoras y prolongadoras de las fragancias, por consiguiente el uso de los líquenes presenta beneficiosos en la fabricación de perfumes.

Entre usos de los líquenes para este propósito destacan algunas especies utilizadas desde la antigüedad como es el caso de las familias Cladoniaceae, Stictaceae, Parmeliaceae y Usneaceae. Mientras que en la actualidad las especies usadas a nivel mundial son Evernia prunastri, Pseudevernia furfurácea, Parmotrema nilgherrensis, Parmelia nepalensis, Parmelia hottentotta, Lobaria pulmonada, distintas especies de los géneros Ramalina y Usnea.

Los compuestos extraídos de los líquenes que poseen propiedades aromatizantes son el orcinol, el β-orcinol y el metil 3,6-dimetilresorcilato.

Otras aplicaciones o uso de los líquenes

En cuanto a otras aplicaciones o uso de los líquenes, hay que destacar que poseen la capacidad de producir sustancias colorantes, que han sido aplicadas en la industria textil y de papel, para teñir lana y papel tornasol respectivamente. Incluso los taninos que sintetizan además de ser utilizados en la perfumería, también se aprovechan para curtir pieles, en la fabricación de jabones y de otros productos cosméticos, como dendríticos, champúes, acondicionadores, cremas exfoliantes, cremas para la celulitis, cremas rejuvenecedoras, máscaras faciales, productos de manicura y pedicura, lociones para después del afeitado, protectores solares, entre otros, la mayoría con el líquen Cetraria islandica en su composición, pero algunos también incluyen a Cladonia nevada, Cetraria nivalis.

También se ha reportado el uso de los líquenes como potentes venenos, es el caso de Letharia vulpina o Briorya tortuosa.

Biografía consultada

  • Coutiño, B.; Montañez, A. (2000)
  • Hawksworth, D.; Iturriaga, T.; Crespo, A. (2005)
  • Illana, C. (2016)
  • Illana, C. (2012)
  • Lijteroff, R.; Lima, L.; Prieri, B. (2009)
  • Moreno, E.; Sanchez, A.; Hernandez, J. (2007)