Ascomicetos (Ascomycota): características, morfología y reproducción

Ascomicetos, Ascomycota

Características y morfología de los ascomicetos

Al ser la división ascomicetos (Ascomycota) con mayor número es especies del reino Fungi, existen gran variedad de formas y tamaños que van desde microscópicas hasta talofitas, los grupos más evolucionados de esta división producen cuerpos fructíferos (ascocarpos o esporocarpos).

La estructura macroscópica de los ascomicetos es muy variada, entre los que forman setas se encuentran los que se caracteriza porque sus cuerpos fructíferos tiene una consistencia membranosa, suelen ser quebradizos y poco perfumados, por otra parte no suelen tener la forma tradicional de champiñón en su lugar se encuentran formas de vasos, colmenas, copas, etc; también los hay con cuerpos fructíferos duros de consistencias coriáceas y leñosas; finalmente se encuentran los que tienen hábitat subterraneo con morfología de tubérculo como en el caso de las trufas. También hacen parte de este grupo la mayor parte de los mohos marrones, verdes, rosas y azules que se encuentran en alimentos en descomposición y la mayoría de las levaduras.

En las especies de ascomicetos que forman setas existen dos tipos de formaciones, los apotecios que se producen en las setas de tipo carnoso y los estromas que producen estructuras coriáceas y duras.

Apotecios

Los apotecios tienen dos partes bien diferenciadas

Himenio: Es la parte fértil donde se producen las ascas que alojan las ascosporas y los parafístos, los cuales son estructuras estériles que tiene como función ayudar a la dispersión de las esporas y se ubican intercaladas entre estas.

Excípulo: Es la parte estéril del apotecio, constituye la parte carnosa de este y tiene como función servir de sostén al himenio. El excípulo está formado a su vez por el excípulo interno, que forma el tejido que sostiene al himenio y le da la consistencia carnosa al hongo, y el excípulo externo que forma la cutícula del pie y el sombrero de la seta, estas hifas que se ubican en la superficie suelen tener una morfología diferente a las internas formando pelos, escamas, gránulos entre otros.

Estromas

En su interior se forman esporas pero no están sostenidas por un himenio, en su lugar se ubican en unas cavidades llamadas apotesios, al igual que los apotecios tiene dos partes diferenciadas, el peritecio o parte fértil y la trama o carne que corresponde al cuerpo fructífero.

Peritecios son estructuras de tamaño pequeño (1 a 2 mm) que pueden tener forma esférica, piriforme o de botella, en su interior se producen las ascosporas que se alojan en las ascas y los parafistos, la salida de las ascosporas tiene lugar por una estructura en forma de cuello o prominencia ubicada en el ápice del peritecio.

Ascas y ascosporas

En los apotecios suelen ser cilíndricas, alargadas y dispuestas en forma perpendicular al excípulo, generalmente se abren para liberar las ascosporas por un pequeño poro o en otros casos por un opérculo, que es un poro con tapa en el extremo del asca, en algunas especies no existe el opérculo y el asca simplemente se abre en el extremo. En el interior del asca se alojan ocho o cuatro ascosporas dispuestas en serie, en el caso de alojar un mayor número de ascosporas se ubican en paquetes.

En el caso de los estromas las ascosporas salen de las ascas por un pequeño poro apical, el número de ascosporas varía mucho dependiendo de la especie.

La morfología de las ascas varía mucho entre especies, por esta razón se utiliza para clasificarlas características diferenciadoras relacionadas con su tamaño, forma, color, tipo de poro, número de ascosporas por asca, ornamentaciones, entre otros.

Reproducción de ascomicetos (Ascomycota)

Los organismos pertenecientes al grupo ascomicetos, Ascomycota, pueden reproducirse sexual o asexualmente

Asexual

Es el tipo de reproducción más frecuente, en la reproducción asexual los ascomicetos producen unas esporas haploides denominadas conidios, cuando las condiciones ambientales son propicias germinan produciendo micelios hapliodes.

Sexual

La reproducción sexual inicia con la atracción y posterior fusión de un anteridio y un ascogonio, que son dos estructuras formadas por micelio hapliode, este fenómeno se denomina plasmogamia.

En cada micelio se desarrolla una célula con varios núcleos llamados gametangios, cuando están en contacto dos gametangios, uno de ellos se transforma en ascogonio y forma una evaginación en forma de cabello llamada tricógina, que se extiende hacia el otro gametangio llamado anteridio, los núcleos de este último migran por la tricógina al interior del ascogonio, en este momento el ascogonio produce hifas diploides septadas que se incorporan al ascocarpo, que es parte su cuerpo fructífero y está formado por hifas hapliodes del micelio productor del ascogonio.

En el interior del ascocarpo se forman unos sacos denominados ascas que se forman al aumentar de tamaño los extremos de las hifas dicariotas donde se encuentra el gamentangio, en el interior de estas ascas se produce la meiosis de las células diploides, este fenómeno se llama cariogamia, los núcleos ya haploides sufren mitosis originando ocho núcleos que se convierten en ascosporas, cuando estas germinan producen nuevos micelios haploides.

Bibliografía

  • Almeida., A, López-Galvis., L. (2018)
  • Tarazona., I. (2018)
  • Watkinson., S. (2015)