Helvella leucomelaena, Pucheruelo, un habitante entre coníferas

Pucheruelo, Helvella leucomelaena
Pucheruelo, Helvella leucomelaena
Björn S…(flickr.com)/CC BY-SA 2.0

El pucheruelo, también conocido como Helvella leucomelaena, es un hongo de pequeño tamaño, típico de los bosques de coníferas, y con capacidad de adaptación a casi todo tipo de suelo. Aunque puede ser comestible previo un riguroso y largo tratamiento de cocción con relevos de agua, se considera altamente tóxico. En algunos lugares también se le conoce con el nombre de copa de elfos de pie blanca.

Se integra en la clase Pezizomycetes que a su vez comprende el orden Pezizales y familia Helvellaceae.

Descripción del pucheruelo

Es pequeño, de aproximadamente 3,5 centímetros de diámetro en la parte superior con forma de copa. La altura es variable según la calidad del sustrato donde se halle, con un pie corto y blanco, de aproximadamente 1 centímetro, con surcos muy discretos.

La pared interior de esta parte hueca es de textura fina y muy suave, con una coloración parda oscura o marrón casi negruzca, mientras que el borde superior es oscuro, decolorándose gradualmente en la cara externa hasta tornarse de color blanco en la conexión con el pie.

Hábitat del pucheruelo

Es un hongo que tiene un área de distribución relativamente amplia en al menos 3 continentes, con mayor presencia en casi toda Europa. También puede hallarse en suelo norteamericano, pero en localidades muy puntuales de la costa oeste, como California y Alaska. Hay reportes de estos ejemplares para Suramérica.

El pucheruelo puede desarrollarse en cualquier tipo de suelos dentro de bosques secos premontanos o bosques caducifolios, también puede crecer dentro de bosques de coníferas. Su aparición está sujeta a la estación primaveral, cuando surgen en grandes colonias similares a pequeñas copitas incrustadas en el suelo.

Tiene un rango de distribución muy amplio y puede ser tolerante a la actividad antrópica, por lo tanto puede crecer en zonas intervenidas, campos abiertos y a las orillas de los caminos en los bosques.

Desarrollo y ciclo de vida de Helvella leucomelaena

El Helvella leucomelaena hace su aparición en el final de la temporada invernal y a principios de las primavera, cuando se presentan moderadas precipitaciones. Por lo general, salen en grupos bastante numerosos en una amplia extensión de terreno. La presencia de este espécimen depende de las lluvias y la acidificación de los suelos o el medio de cultivo.

¿Es comestible?

Es una especie muy tóxica, aun así se considera comestible después de al menos 2 horas de cocción, con relevo de agua para ir desechando las toxinas liberadas en el líquido. Su sabor es fuerte, pero agradable al paladar. El pucheruelo no debe ser consumido por personas de estómago sensible o que tenga alguna afección gástrica, ya que la ingesta de este hongo podría causarles malestares asociados a la indigestión, así como otros efectos secundarios.

Generalmente, quienes consumen el Helvella leucomelaena lo recomiendan como complemento en un revuelto de huevos, así como en la preparación de tortillas o salteado de vegetales. Es importante tener en cuenta que esta especie puede tener adheridos restos de arena o tierra, por lo que es recomendable hacerles una muy buena limpieza antes de llevarlos a la cocción.

Confusiones

Los individuos de Helvella leucomelaena suelen ser confundido por otras especies de hongos del mismo género taxonómico, pero hay una que es particularmente muy parecida: el Helvella acetabulum. Solo pueden ser diferenciados por una leve variación en el color y por la presencia de surcos en el pie que pueden extenderse hasta la base de la copa.

Otros datos interesantes de Helvella leucomelaena

Su carne es de color blanco y estructuralmente muy frágil y, a pesar de su toxicidad, es muy preciada como complemento en ricas preparaciones gastronómicas. En algunas localidades se cree que solo es tóxico el espécimen H. acetabulum, también conocido como falso pucheruelo, pero la realidad es que ambas especies tienen el mismo grado de peligrosidad, por lo que deben ser consumidas cocidas, jamás crudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *