Rocas sedimentarias: tipos, formación y clasificación

Rocas sedimentarias
Rocas sedimentarias
Beatrice Murch/CC BY 2.0

Las rocas sedimentarias se forman al sedimentarse y depositarse partículas de diversos tipos y tamaños que son transportadas por el aire, viento o agua, que por un proceso denominado diagénesis produce materiales consolidados que están formados por capas que se llaman estratos.

Se encuentran en la superficie del manto cubriendo más del 75%, pero por volumen su cantidad es pequeña al compararlas con el volumen de las rocas ígneas.

Se encuentran en las orillas y fondos de los ríos, mares y lagos, y en el fondo de valles y barrancos. Suelen contener fósiles y ser permeables al agua y otros fluidos como los hidrocarburos.

Dependiendo de cómo se realiza la sedimentación, son las características del sedimento la variable que más incide en la formación de las rocas y las condiciones fisicoquímicas del medio donde ocurre la sedimentación.

Existen dos tipos de ambientes de sedimentación terrestre, el glaciar y el desértico, estos tipos presentan estratificaciones cruzadas como el abanico aluvial formado al pie de las montañas, el fluvial, el lacustre en el fondo de lagos, el palustre en el fondo de pantanos, albufera y deltaico. En cuanto a los ambientes marinos encontramos: el nerítico sobre la plataforma continental, el barial sobre el talud continental, el artistral en las planicies con influencia de acuíferos y abisal en los fondos alejados de la costa.

Componentes de las rocas sedimentarias

Componentes terrígenos o clásticos: estos son fragmentos de cristales, su morfología y tamaño se relacionan directamente con cómo fueron transportados desde su lugar de origen.

Componentes ortoquímicos: formados por precipitación bioquímica o química que tuvo lugar durante o inmediatamente después de la precipitación.

Componentes aloquímicos: de origen químico o bioquímico formados en la cuenca de sedimentación y que se incorporan al sedimento como clastos.

Clasificación de las rocas sedimentarias

Las rocas sedimentarias pueden clasificarse de tres formas, según cómo se formaron (génesis) o por el tipo de partículas de las que están formadas (composición) y por el tipo de componente químico que las forma (composición química).

Clasificación por su génesis

Según su formación las rocas sedimentarias se clasifican en:

Dendríticas o clásticas: Se caracterizan por estar formadas por restos de otras rocas que por haber estado expuestas a condiciones de erosión formaron sedimentos o partículas que finalmente fueron transportados y depositados, por lo que estas rocas presentan una textura denominada clástica. Las subdivisiones de las rocas dendríticas o clásticas son los conglomerados, areniscas y rocas arcillosas y dependen del tamaño de las partículas que las forman

Químicas o no clásticas: Estas rocas se forman a partir de depósitos de sustancias disueltas, en este caso los cristales de los minerales, que permanecen unidas por enlaces químicos y que se pierden al disolverse en el agua, estos minerales disueltos se transportan, sedimentan y concentran formando nuevos minerales que se acumulan en agregados y posteriormente se transforman en rocas por el proceso de litificación.

Organógenas o bioquímicas: Son las rocas que se han formado a partir de los restos de seres vivos por procesos de biomineralización. Estas se subdividen en dos tipos: las formadas a partir de esqueletos y las que se formaron del material celular.

Margas: Son rocas sedimentarias mixtas formadas por mezclas de rocas dendríticas y químicas, están formadas por calcita y arcilla, siendo más abundante la primera en proporción, esta característica les confiere un color blanquecino.

Clasificación por su composición

Las rocas sedimentarias teniendo en cuenta su clasificación por su composición pueden ser:

Terrigenas: se componen principalmente de partículas de silicio y granito, estos dos componentes tienen altas cantidades de cuarzo. El tipo más abundante de estas rocas son los conglomerados como las areniscas que están formadas por clastos que son granos de arena.

Carbonáticas: compuestas principalmente por minerales de carbonato de calcio, aunque también pueden estar formadas por otros tipos de carbonatos, los ejemplos más comunes de este tipo de rocas son las calizas y dolomitas.

Silíceas: formadas por partículas orgánicas de sílice, se caracterizan por ser compactas y muy duras como los granitos.

Orgánicas: Compuestas por material orgánico de esqueletos o material celular de seres vivos, entre este tipo de roca encontramos a el petróleo, el carbón y el coral.

Ferro-alumínicas: Formadas por la ruptura o desintegración de otras rocas (procesos de meteorización).

Rocas fosfáticas: compuestas por derivados de compuestos fosfatados, no suelen ser muy abundantes.

Clasificación por su composición química

En este caso las rocas sedimentarias se clasifican en:

Rocas silíceas: compuestas principalmente por sílice.

Rocas calizas: compuestas principalmente por carbonatos de calcio y magnesio.

Rocas arcillosas: compuestas principalmente por silicatos de aluminio hidratado y alúmina coloidal.

Rocas salinas: compuestas principalmente por cloruros sódicos y potásicos, sulfatos sódicos etc. Estas rocas se forman principalmente por evaporación de mares y lagunas.

Rocas combustibles: compuestas principalmente por hidrocarburos y carbón.

Otros criterios clasificatorios

Igualmente se pueden clasificar las rocas sedimentarias en: detríticas, formada por acumulación de materiales de otras rocas mediante transportación por agentes geológicos (ejemplo areniscas, lutitas). Rocas no detríticas, su formación tiene lugar por acumulación de materiales pero en el mismo lugar de su sedimentación, en este caso tenemos a las rocas carbonatadas como la caliza o marga, evaporíticas como la sal o el yeso y orgánicas, por ejemplo el carbón o el propio petróleo.

Bibliografía

Fernandez, B. (2018)

Tarbuck, E., Lutgens, F. (2012)