Agua de los océanos, características y tipos de movimientos

Agua de los océanos
Agua de los océanos
Deb Stgo/CC BY 2.0

Los océanos tienen una antigüedad de más de 4000 años y deben su origen a la condensación del vapor de agua que se encontraba en la atmósfera tras el descenso de la temperatura terrestre. Estas grandes masas de agua de los océanos constituyen la mayor parte de agua en estado líquido del planeta.

Existen cinco grandes océanos que, entre otras funciones, tienen la de regular el clima en la Tierra y permitir la vida en nuestro planeta: el océano Atlántico, el océano Índico, el Antártico, el Ártico y el Pacífico.


Por su parte, los mares forman parte del agua de los océanos y reciben este nombre aquellas zonas más próximas a la tierra, localizadas sobre la plataforma de los continentes y que por su cercanía a la tierra tienen menos profundidad que los océanos. Ejemplos de mares pueden ser el Mar Mediterráneo, el Mar de Alborán o el Mar Cantábrico.

Características del agua de los océanos

Temperatura

La temperatura del agua de los océanos varía en función de la profundidad de sus aguas. En este sentido, los océanos poseen una primera capa de agua cuya profundidad es de 10 a 500 metros y cuya temperatura varía de 10 a 30 ºC. A partir de los 500 metros de profundidad, la temperatura es más fría pudiendo llegar a temperaturas por debajo de los 0º.

Si bien es cierto, la temperatura del agua de los océanos varía en función de la latitud terrestre, siendo mayor en zonas próximas al ecuador y a los trópicos, y más fría cuanto más cerca de los polos o cuanto más alejadas de las zonas templadas.

Salinidad

La salinidad hace relación a la proporción de sales disueltas en el agua, siendo las que se presentan en mayor cantidad el Cloro y el Sodio aunque también están presentes otras sales como el Sulfato de Azufre y el Magnesio. La salinidad de los mares es de 35g/l, si bien, esta proporción cambia en función de la evaporación que concentra las sales. Por ejemplo, el Mar Muerto tiene una salinidad de 226g/l, frente a 38g/l que tiene el Mar Mediterráneo.

Densidad

La densidad del agua es una cualidad que varía en función de la salinidad, por lo que el agua de los océanos tiene una densidad mayor que el agua dulce, como la de los ríos, lagos o acuíferos. La densidad también varía en función de la temperatura del agua, siendo el agua más densa a mayor temperatura y menos densa a más temperatura. Las diferencias de densidad provocarán que las masas de agua más densas se sitúen por debajo de las menos densas. Estas diferencias de densidad serán las que establezcan el movimiento de los océanos, que entre otras cosas, influye en la atmósfera y tiene el objetivo de regular la temperatura en la Tierra.

Oxigenación

Diferentes gases se encuentran presentes en el agua de los océanos, como por ejemplo, el oxígeno y el hidrógeno. Si bien, la temperatura del agua y su salinidad son factores que determinarán la presencia de éstos gases en el agua oceánica. Por regla general, el O2 encuentra su mayor concentración en la superficie del agua, mientras que disminuye progresivamente en función de la profundidad.

En definitiva, como características generales del agua de los océanos es de destacar que se trata de agua salada, su temperatura es variable y presenta gases disueltos, bien por el oleaje, que mezcla agua y aire, bien por los propios organismos que habitan en el agua de los océanos, por ejemplo, los considerados fotosintéticos tienen capacidad para la producción de oxígeno, además cuando respiran los seres vivos en el propio agua de los océanos emiten dióxido de carbono.


Los movimientos del agua de los océanos

Como apuntábamos anteriormente, el agua de los océanos se encuentra en constante movimiento. Gracias a este movimiento, se regula la atmósfera y el clima en la Tierra. En este sentido, podemos distinguir varios movimientos oceánicos, concretamente los siguientes tipos de movimientos: corrientes marinas, olas, mareas y corrientes costeras.

Corrientes marinas

En primer lugar encontramos las corrientes marinas, que son provocadas por el movimiento de rotación de la Tierra, por el viento y por las diferencias de temperatura y salinidad del agua. De este modo, distinguimos las corrientes superficiales y las corrientes profundas.

Las corrientes superficiales tienen su origen por efecto del viento sobre la superficie del agua. Del mismo modo, el movimiento de rotación de la Tierra en sentido contrario a las horas del reloj influye en la formación de estas corrientes marinas.

También podemos encontrar las corrientes profundas, que son aquellas corrientes que se producen a gran profundidad, debido a la diferencia de densidad de las diferentes capas de agua de los océanos. Las aguas más frías y con mayor salinidad se localizan en zonas más profundas, mientras que las aguas menos frías y con menor nivel de salinidad se posicionan en zonas menos profundas ascendiendo y generando de este modo desplazamientos de agua y provocando corrientes en las profundidades marinas.

Olas

Las olas son movimientos del agua superficial de los mares provocados por el viento o por movimientos o perturbaciones en el fondo del agua de los océanos, producen que el agua se desplace hacia la costa, donde rompe al tocar el fondo. Aquellas olas provocadas por violentos movimientos oceánicos pueden alcanzar grandes dimensiones, en muchas ocasiones conducen a catastróficos desastres, por ejemplo los tsunamis.

Mareas

Por su parte, las mareas tienen su origen en la fuerza de gravedad de la Luna, entre otros factores. Las mareas desplazan grandes cantidades de agua y pueden llegar a provocar que determinadas áreas del litoral queden cubiertas de agua durante periodos de tiempo concretos.

Corrientes costeras

Por último, podemos encontrar corrientes que tienen lugar en las líneas de costa o en zonas muy próximas al litoral, las cuales contribuyen a la conformación o modelado de los diferentes accidentes costeros, como las playas, los acantilados o los estuarios debido al gran poder de erosión y al transporte de todo tipo de materiales.

Una respuesta a «Agua de los océanos, características y tipos de movimientos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *