Aguas continentales, características y tipos

Aguas continentales
Aguas continentales
Matthew Bowden

El agua presente en los continentes supone el 3% del agua que conforma la hidrosfera, distribuyéndose básicamente en ríos, lagos, aguas subterráneas y glaciares. En este artículo abordamos el estudio de las aguas continentales, sus tipos y características principales.

Lagos

Los lagos deben su origen a la acumulación de agua procedente de diversos medios. De este modo, según la procedencia del agua que conforma el lago, podemos establecer una clasificación, así tenemos que si el agua procede de precipitaciones, se los denomina pluviales; si proceden del deshielo de la nieve son lagos de origen nival; si se alimentan de ríos se consideran fluviales; si se forman por el derretimiento de glaciares reciben el nombre de lagos glaciares y, por último, si su origen es freático, es porque se alimentan de las aguas continentales subterráneas.

Generalmente este tipo de aguas continentales no tienen salida a ningún río ni al mar, salvo ciertas excepciones en los que se comunican con ríos que, a su vez, desembocan al mar. Aquellos lagos que no reciben aportes continuos de agua tienden a desaparecer con el tiempo. En función de su tamaño, los más pequeños suelen denominarse lagunas, mientras que aquellos que son muy extensos suelen calificarse como mares interiores. Generalmente, reconocemos los siguientes tipos:

Lagos tectónicos: se localizan en zonas donde, debido a los movimientos de las placas terrestres, se han conformado fracturas en el terreno o depresiones en la corteza.

Lagos glaciares: son aquellos que deben su origen al movimiento de los glaciares cuando las lenguas de estas grandes masas de hielo erosionan el terreno, conformando zonas depresivas en las que se acumula el agua del deshielo. Este tipo de lagos presentan dimensiones variadas en función del tipo de erosión provocado por el glaciar.

Conformados en el cráter de volcanes: suelen originarse en la depresión formada por el cráter de los volcanes. Presentan profundidades variables, en función de la amplitud del cráter.

Endorreicos: se forman debido a que en determinadas depresiones, sin evacuación o salida, se almacena agua procedente de las precipitaciones. Suelen ser aguas continentales saladas debido a la gran cantidad de sales que se han acumulado.

Lagos embalsados: tiene su origen al quedar cubierta o sellada la corriente de agua en determinados valles, debido a la acumulación de sedimentos o materiales terrestres, magma solidificado procedente de erupciones volcánicas, masas de hielo glaciar, etc.

Cársticos: son por regla general subterráneos debido a que nacen en zonas hundidas, principalmente de materiales calizos, grietas o fallas, donde el agua subterránea va erosionándolas y conformando grandes lagos subterráneos o cuevas.

Fluviales: este tipo de aguas continentales fluviales suelen encontrarse en valles con poca pendiente, donde la subida de los ríos anegan los márgenes del mismo quedando masas aguas estancada.

Residuales: generalmente se han formado por la desecación progresiva de mares interiores. Por este motivo tienden a desaparecer y suelen ser aguas continentales saladas.

Ríos

Los ríos se forman, entre otros casos, gracias a manantiales que deben su origen al emanamiento de aguas subterráneas. Igualmente pueden constituirse gracias a las precipitaciones y al deshielo de nieves y glaciares.

Normalmente son aguas continentales que desembocan en el mar, si bien, en determinadas ocasiones, pueden desembocar en otros ríos más caudalosos. Por regla general, los ríos nacen en zonas montañosas y tienen un cauce que propicia su desembocadura gracias a la pendiente o morfología del terreno. Esta pendiente suele ser más evidente en los primeros tramos del río y se hace más llana u horizontal a medida que va acercándose la desembocadura. Su caudal es variable, siendo mayor en estaciones lluviosas o de deshielo, y menor en épocas de sequía o en el periodo estival.

En cuanto a su recorrido, llamamos cuenca hidrográfica a todas aquellas regiones por las que pasa un río y aquellos ríos que desembocan en él. En este sentido, hablamos de sistema de drenaje, al sistema conformado por el río y los afluentes que dependen de él. Estos sistemas fluviales arrastran todo tipo de materiales provocando la erosión del terreno por el que transcurren. Debido a la erosión de los ríos, por un lado, se modelan los valles fluviales, por otro, la erosión junto al transporte de sedimentos, hace que el cauce de los ríos suela ser cóncavo, generalmente.

Aguas subterráneas

Las aguas subterráneas son aguas continentales que surgen por la filtración en el terreno del agua de lluvia o de ríos y lagos. Parte de esta agua filtrada en el terreno, emerge a través de la evapotranspiración o a través de manantiales que forman ríos y lagos.

El agua que se filtra en la tierra pasa gracias a la permeabilización del suelo y a su composición. En cambio, aquellos poco permeables o cuyos materiales impiden que el agua filtre, la estancan y no la dejan pasar. La zona de suelo permeable se llena de agua a través de los poros de las rocas y materiales existentes, conformando lo que se llama capa freática. Cuando esta capa se encuentra llena de agua, emerge a la superficie a través de manantiales que nutren a ríos y lagos.

Aguas continentales tipo glaciares

Se trata de grandes superficies de hielo originadas por la acumulación de nieve, las cuales se ha convertido en hielo debido a la presión que provocan y las condiciones atmosféricas de la zona. Esta nieve, una vez convertida en hielo queda depositada de forma permanente.

Para la formación de aguas continentales tipo glaciares, es imprescindible la acumulación de capas durante diferentes periodos de tiempo, que las mismas no se derritan gracias a bajas temperaturas y que las precipitaciones de nieve sean generosas, con el objetivo de que sigan acumulándose capas. Las aguas continentales que forman glaciares en zonas polares se denominan casquetes glaciares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *