Estás aquí: Inicio » Hidrosfera terrestre » Olas, cómo se forman, partes y tipos

Olas, cómo se forman, partes y tipos

Olas del mar
Anna Chinaroglu/sp.depositphotos.com

Las olas corresponden a características resaltantes y fascinantes de los cuerpos de agua, principalmente de los mares y océanos, capaces de recorrer distancias hasta llegar a las playas, donde resultan las protagonistas para el disfrute y las prácticas deportivas como el surf, también transmiten gran cantidad de energía que puede ser aprovechada para transformarla en energía eléctrica. Estas ondulaciones son el tema de este artículo, en el que se aclara la definición, su formación, parámetros o elementos caracterizadores, así como los principales tipos o maneras de clasificarlas.

¿Qué son las olas?

Para dar una definición de olas, se puede afirmar que son simples ondulaciones que se evidencian y movilizan a través de la superficie de los mares y océanos principalmente, pero también pueden generarse en otros espacios acuáticos, por acción de diferentes tipos de fuerzas que actúen sobre el agua.

Olas del mar

Las olas de mar, como su nombre lo indica, se generan en los mares y por lo general tienden a recorrer distancias hasta llegar a las zonas costeras, en las playas, donde se desvanecen.

A los movimientos que se producen en la superficie de las aguas oceánicas y que tienen suficiente energía para propagarse largas distancias, también se les llama con la palabra oleaje.

¿Cómo se forman las olas?

Las olas pueden ser formadas en cualquier superficie acuática por causas diversas, la más común es el viento, sobre todo en las aguas oceánicas; pero también otras fuerzas pueden intervenir para su origen como la gravedad del Sol y la Luna, los movimientos sísmicos, tormentas, volcanes, entre otras.

Las radiaciones solares en su incidencia sobre la atmósfera hacen que se generen cambios de temperatura, que son el génesis de los vientos. El viento que las origina, lo hace en su paso por la superficie del agua, inicialmente con las llamadas olas capilares, que pueden crecer y desarrollarse más dependiendo de otros elementos como la gravedad, velocidad del viento o la duración del mismo, así como el área en que se producen, entre otros.

Este proceso es el que explica la existencia o el motivo de las olas en estos ambientes, porque las hay en el mar gracias a los vientos. Pero otros fenómenos como los geológicos pueden ser el génesis de una ola del mar, algunas tienden a ser pequeñas y otras incluso de grandes dimensiones.

Las olas se caracterizan por transportar cuantiosa energía y se movilizan por medio de movimientos circulares.

Propiedades, parámetros o partes de las olas

Poseen diferentes parámetros bien definidos que las caracterizan, estos son:

Cresta: corresponde al extremo de mayor altitud de la ola.

Seno, valle o depresión: es por el contrario la región con mayor profundidad que se produce entre dos ondas u olas seguidas.

Longitud de onda: está representada en la ecuación con la letra L (mayúscula), es la distancia que se mide entre dos crestas de las olas, medida en sentido horizontal.

Amplitud: es otra medida, pero esta vez desde el nivel normal del agua quieta, hasta la parte de la cresta, es decir, que equivale a la medida o altura de media ola.

Altura: corresponde a una medida de diferencia entre dos elementos, en este caso la cresta y el valle. Su símbolo es la H mayúscula.

Periodo: se trata de la medida temporal del transcurso de un par de crestas consecutivas por el mismo punto.

Velocidad de onda, de fase o celeridad: es la rapidez con la que la ola es propagada. Se puede calcular por una simple ecuación, dividir la longitud entre el periodo.

Esta medida de velocidad puede variar en base a la profundidad de las aguas en las que se producen las olas; de esta manera, si son profundas interviene también la longitud, siendo la velocidad proporcional a ella; mientras que si son muy superficiales van a depender únicamente de la profundidad.

Tipos de olas

Pueden clasificarse en varias categorías o tipos atendiendo a distintos factores, por ejemplo la dirección de rompimiento, la fuerza que las genera, así como la duración, la longitud de onda, entre otras. Los tipos principales son los siguientes:

En relación a la dirección de rompimiento

En este caso, se pueden generar 4 tipos diferentes de olas, estas son:

De derecha: en las que como su nombre lo indica su rompimiento en las costas se efectúa orientadas hacia el sentido derecho.

De izquierda: ocurre el caso contrario al anterior y su rompimiento se da hacia la izquierda.

Mixtas: que rompen en ambas direcciones (tanto izquierda como derecha).

Cerrote: las cuales rompen de forma brusca o de golpe y se caracterizan por carecer de pico.

De acuerdo al tipo de fuerza que generan

En este ítem se pueden obtener 3 tipos que son:

Generadas por el viento: como su nombre hace referencia su fuente de formación son los vientos. Se pueden generar cerca de la costa y en periodos cortos de tiempo.

Generadas por tormentas y movimientos sísmicos: las tormentas y terremotos producen olas que poseen periodos largos de tiempo, generalmente en mar adentro y desde allí se dirigen hacia las regiones costeras.

Generadas por las fuerzas de gravedad: en este caso obtienen su energía mayoritaria de la gravedad que ejercen dos astros importantes, la luna y el Sol.

Según el tiempo de duración de la fuerza generadora

Se pueden clasificar en dos tipos principales:

Ondas libres o de oscilación: se producen cuando la fuerza que las genera solo se da por un breve instante, el suficiente para que la ola se forme, pero luego el desarrollo de la misma sigue su curso sin intervención de dicha fuerza generadora.

Olas forzadas: al contrario de las libres, poseen una fuerza generadora que incide de manera constante sobre ellas.

En base al periodo de duración

Se clasifican en 3 tipos de olas:

De periodo largo: como las provocadas por los tsunamis, por tormentas o por eventos sísmicos. Sus periodos se dan entre 5 minutos y 24 horas.

De gravedad: con periodos cortos, que generalmente oscilan entre 1 y 30 segundos. Tienen la característica de ser capaces de recorrer distancias largas.

Capilares: poseen los periodos más reducidos, de apenas 0,1 segundo, pero con la relevancia de que permiten la transferencia energética entre el aire y el agua.

Según las longitudes de onda

Existen dos tipos principales en esta categoría:

Largas: su origen es por medio de terremotos costeros. En este caso tenemos a las olas de los tsunamis y las solitarias.

Cortas: con una longitud de onda por lo general más reducida que la profundidad, además, tienden a generarse por el viento.

Resumen, esquema sobre las olas

Referencias

  • Bizama, R. (2013).
  • Fernández, A. (2018).
  • Palomino, M.; Almazán, J. (2000).
  • Sampedro, A. (2009).