Contaminación acústica ¿Qué es? ¿Cómo podemos eliminarla?

Contaminación acústica
Contaminación acústica
yevkusa/CC BY-SA 2.0

Entre las dificultades que provee la vida moderna, un desafío que aún debemos combatir como sociedad avanzada, es la contaminación acústica. Es un problema creciente que podemos observar en las grandes urbes y que afectan la calidad de vida de las personas.

Si vives en una ciudad muy activa, seguramente reconocerás algunos de los factores que describiremos a continuación.

¿De qué se trata la contaminación acústica exactamente?

La contaminación acústica es la invasión de sonidos o ruidos que se destacan por su persistencia e intensidad, que son resultado de las actividades humanas. Estos pueden elevar el nivel de estrés, si no se reducen o minimizan, provocan grandes alteraciones de salud mental y física.

La actividad humana no cesa, prácticamente las grandes ciudades están activas las 24 horas del día y su nivel acústico comienza a afectar de la misma forma a la vida natural. Por lo tanto es esencial identificar estas fuentes y hacer algo al respecto para combatirlas.

¿Qué tipos de ruidos son contaminación acústica?

Debido a la gran concentración de población que genera todo tipo de actividades, las grandes metrópolis son la fuente indiscutible de la contaminación acústica. Ya sea por actividades relacionadas con el trabajo o con pasatiempos humanos, las grandes urbes emiten sonidos molestos las 24 horas del día, y esto es lo que contribuye con este problema.

Por ejemplo, el ruido que hacen las grandes fábricas, que manejan maquinaria pesada, es una de las causas de perturbación frecuente en los terrenos que las rodean. Algo parecido provocan los equipos de construcción de edificios o para la reparación de calles. Seguramente más de una vez, habrás pasado junto a una obra que empleaba una increíblemente molesta máquina que levanta el pavimento.

El sonido de innumerables vehículos, que van y vienen por la ciudad también son motivo de alteraciones y molestias frecuentes. Además, no podemos dejar de lado los ruidos causados por espectáculos musicales, que incluso desde estadios modernos, pueden invadir la paz de vecindarios familiares. Seguramente te suena familiar, ¿verdad?

Qué es lo que provoca

La contaminación acústica puede ser el origen de diversos problemas y enfermedades mentales y físicas, además de problemas de aislamiento social. En todos los casos se ve afectada la calidad de vida de una población, e incrementa la necesidad de recibir diversos tratamientos y terapias.

Cuando el ruido supera los 60 decibelios, y un individuo está expuesto continuamente a esta fuente de sonido, es común que sufre de respiración acelerada, taquicardia, alteraciones gastrointestinales, problemas de coordinación y problemas del corazón. Todo esto causa un nivel profundo de estrés, con una constante alteración de los nervios, insomnio, depresión, disminución del rendimiento en tu propio trabajo. Sumado a esto, cuando los ruidos son frecuentes, surgen los problemas de comunicación, por los cuales las personas evitan hablar y por lo tanto se aíslan.

¿Qué es lo que se puede hacer?

Puedes hacer tu parte para disminuir la contaminación acústica. Puedes aminorizar su impacto en tu hogar usando materiales aislantes adecuados. Si todos los días te ves expuesto a estos sonidos, puedes usar tapones para tus oídos, de este modo reducir su acción en tus tímpanos.

Colabora bajando el nivel de música que escuchas y no suenes la bocina de tu auto indiscriminadamente. También consulta la legislación de tu ciudad y averigua que contempla en materia de esta invasión de ruidos.

Ten en cuenta que en la actualidad, los países desarrollados crean normas sancionadoras, precisamente para mitigar los daños causados por contaminación acústica.