Tsunami, definición y ejemplos de estos fenómenos catastróficos

Tsunami
David Rydevik

Desde la antigüedad se tienen registros de diferentes fenómenos naturales que han azotado a la humanidad, uno de ellos, afecta a las diferentes costas del planeta, son los tsunamis, los cuales ocasionan grandes desastres con pérdidas tanto económicas como humanas y con consecuencias medioambientales, su gravedad depende de la fuerza y magnitud con que se originen. Las próximas líneas describen estos fenómenos, analizando la definición de tsunami, origen, así como algunos ejemplos de estos fenómenos que se han generado en el mundo.

Definición de tsunami

La palabra tsunami tiene su origen etimológico en la lengua japonesa y proviene de la fusión de dos vocablos, “tsu” y “nami” que significan “puerto” el primero y “ola” el segundo para hacer referencia a una ola de puerto. Un tsunami por lo tanto, son las olas de grandes dimensiones que golpean las costas con gran fuerza y energía. Término admitido en 1963 durante un Congreso.

Las olas de un tsunami poseen la capacidad de recorrer distancias considerables, llegando a afectar zonas costeras situadas a miles de kilómetros de donde se originaron. Estas olas no son producto del viento ni de las mareas, sino de desplazamientos de grandes masas de agua (tanto superficiales como del fondo) producidos en el lecho marino por diversas causas, generalmente naturales. Su alcance es proporcional al tamaño del movimiento que les sirve de génesis, por lo que a mayor magnitud es más grande la ola y realiza recorridos mayores.

Las olas generadas en un tsunami, tienen la peculiaridad de medir cientos de kilómetros en las costas donde arriban, mientras que en alta mar apenas llegan a alcanzar unos cuantos centímetros.

Los tsunamis se pueden clasificar en base a su tiempo de viaje desde su lugar de origen en locales (menos de una hora), regionales (menos de 12 horas de viaje o menos de 1000 Km recorridos), remotos (cuando superan las 12 h y los 1000 Km de viaje) y de acuerdo a su intensidad, clasificación que varía dependiendo del autor, existiendo varias escalas como la Imaura (1949), Lida (1963), Imaira y Lida (1970), Soloviev (1970).

Para algunas personas un tsunami es sinónimo de maremoto o mareada, sin embargo, estos últimos términos hacen referencia solo a sacudidas del mar producidas por un terremoto que pueden ocasionar inundaciones costeras, mientras que la palabra tsunami es más general, al aludir a diferentes orígenes del fenómeno, así como abarca más medios donde ocurren, aparte de los mares (como lagos, embalses).

¿Cuándo se produce un tsunami?

Como se mencionó previamente, un tsunami se genera cuando se produce un desplazamiento de volúmenes de agua que son ocasionados por múltiples fenómenos, principalmente sísmicos (bien sea que se produzcan en el fondo oceánico o en regiones circundantes) o deslizamientos bruscos de terreno en el lecho marino (generados por rocas que caen al agua o trozos de icebergs cuando se derrite el hielo), que provocan que estas aguas pierdan el equilibrio y se formen olas enormes.

El nivel del agua también puede ser perturbado cuando ocurre una explosión o erupción de procedencia volcánica, impactan meteoritos o hasta por origen humano durante explosiones submarinas de origen nuclear.

Con respecto a los tsunamis de origen sísmico, se afirma que no todos los terremotos asociados al lecho marino o a zonas circundantes generan este tipo de eventos, ya que dependen del tipo de falla tectónica, de la profundidad tanto focal como del agua y de la magnitud (mayor a 5.5 en la escala de Richter).

Las olas producidas durante un tsunami poseen la característica de tener longitudes de onda largas y períodos largos, en el rango de los 60 minutos o incluso más. Cuando las olas se van a acercando a la costa se van acortando las longitudes, decrece su profundidad y la energía se concentra lo que genera un aumento en tamaño de la altura de la misma. En las costas con poca inclinación esta clase de eventos son menos acentuados, ya la fuerza y altura de las olas disminuye, por su parte a mayor inclinación o en costas más empinadas, más altura alcanzarán las olas.

Durante los tsunamis se diferencian tres fases o etapas, la generación de los mismos por las causas ya descritas, la propagación o recorrido de las olas por las aguas y el alcance en tierra denominado run-up, en el que antes de la llegada de la primera ola se tiende a visualizar un retiro de varios metros del mar de la costa, similar a una marea baja, luego de este primer contacto, el agua continúa entrando y subiendo produciendo una inundación.

Existen registros a nivel mundial que indican que el mayor número de estos eventos han ocurrido en el océano Pacífico, desde el año 1901 hasta el 2000 esta cifra representaba aproximadamente un 76%, mientras que solo un 9% transcurrieron en el Atlántico. También se han producido en el Índico y en menores proporciones en el mar Mediterráneo. Los tsunamis son más comunes en el océano Pacífico debido a que este alberga el llamado cinturón de fuego, donde se ubican los lugares con mayor actividad tanto sísmica como volcánica, y debido a su localización geográfica los sitios más vulnerables de ser afectados por este océano son Japón, Perú, Chile y Hawai.

Ejemplos a nivel mundial

Históricamente existen cifras a nivel global, entre los años 1628 A.C. y 2004 se han documentado aproximadamente 1965 de estos fenómenos catastróficos, algunos más devastadores que otros, a continuación algunos ejemplos:

Tsunami en el océano Índico

Ocurrido en el año 2004, específicamente el 26 de diciembre. Producido por un terremoto de magnitud 9,1-9,3 (el tercero mayor registrado), a aproximadamente unos 1300 Km del límite de las placas Indo-australiana y Euroasiática, que provocó un levantamiento de esta última placa generando una serie de olas que afectaron a todo este océano y causó una gran catástrofe que dejó más de 280 mil muertes.

Las olas en alta mar oscilaban los 80 cm de altura, pero fue de tal magnitud que generó olas de enormes proporciones, así por ejemplo, en la zona costera de Banda Aceh las olas alcanzaron los 50 metros, en Tailandia 16, en Sri Lanka y la India 12, en Somalia 9, en Sudáfrica de 1,6. Este tsunami ocasionó desastres y muertes en las costas del océano Índico y además recorrió grandes distancias, llegándose a propagar por los océanos Atlántico, Pacífico y Antártico y produzco tsunamis en regiones muy retiradas como algunas costas de América.

Tsunami en la presa de Vanjoct (monte Toc, Venecia)

Ocurrido en el año 1963 (9 de octubre), fue originado por deslizamiento de roca, tierras y árboles a la presa que ocasionaron un desplazamiento de agua y un tsunami con una ola de 250 m que causó inundación y destrucción de varios pueblos, con una cifra lamentable de aproximadamente 2 mil personas fallecidas.

Isla Krakatoa (Indonesia)

Sucedió en el año de 1883 (26 y 27 de agosto), se generó por la erupción del volcán Krakatoa, donde cada explosión ocasionó un tsunami, destruyendo parte de la isla y su archipiélago y dejando alrededor de 36 mil víctimas.

Océano Atlántico

Se produjo en el año de 1755 (1 de noviembre), fue asociado a un movimiento sísmico en ese océano, en el cabo de San Vicente, generado en la falla Azores-Gibraltar, con una magnitud de 8,3 con una gran destrucción de las áreas de la costa de la península ibérica y Marruecos, siendo Lisboa uno de los lugares más afectados.

Te recomiendo esta lectura sobre volcanes: https://naturaleza.paradais-sphynx.com/informacion/volcan-definicion-terminologia-tipos-y-ejemplos.htm

Autores consultados:

  • Amaro, P.; Fernández, F.; Gabasa, P.; Lago, R.; Montés, M.; Veiga, M. (2015).
  • Bárcenas, G. (2009).
  • Cantavella, J. (2015).
  • Carreño, E. (2005).
  • Peña, P.; Espinal, J. (2005).