Antoceros, Anthocerotophyta, ciclo de vida, características y reproducción

antoceros
Antoceros

Antoceros. Características generales

Los antoceros (Anthocerotophyta) son un grupo poco conocido, que por muchos años fueron incluidos dentro del grupo de los briofitos, y aunque todavía muchas referencias los determinan así, estudios recientes están demostrando que son un grupo aparte, que si bien no tienen todas las estructuras propiamente de las plantas actuales, comparten un antecesor traqueófito común, además guardan genéticamente y estructuralmente cierta similitud con las plantas superiores, siendo considerado uno de los grupos clave evolutivamente más ancestrales.

Las plantas antoceros están distribuidas por todo el mundo, con un aproximado de 300 especies ya descritas, encontrados en zonas cálidas, de temperatura templada, pocas veces en zonas muy frías o con mucha humedad, relacionadas por lo general a fuentes de agua, o lugares con constante lluvia, aunque su organismo es resistente a periodos de sequedad, donde entran en latencia, para con cualquier cantidad de agua recibida retomar actividades metabólicas.

Las especies de antoceros (Anthocerotophyta) presentan dos generaciones, gametoítica y esporofítica, unidos de manera intima e insoluble, característica propia de las plantas superiores; sus especies pueden ser monoicas (los anteridios y los arquegonios se desarrollan en la misma planta) o dioicas (los anteridios y los arquegonios de forman en plantas diferentes).

Antoceros. Biología. Reproducción sexual y asexual

Los antoceros son plantas de reproducción sexual y asexual; en la reproducción sexual, las esporas son formadas por meiosis, de células haploides; liberadas para anclarse en un lugar (sustrato) rico en alimento, nutrientes, iones, agua, minerales, entre otros, donde desarrollan primeramente el talo, ya que estas son al igual que algunas hepáticas, talosas en la generación gametofítica, dominante y permanente durante todo el ciclo de vida.

Antoceros, Anthocerotophyta
Antoceros, Anthocerotophyta

Este talo es irregular, lobulado, sin tejidos propios de conducción (xilema y floema). Su cara ventral se ancla por rizomas al sustrato y su cara dorsal tiene unos poros medianos, que no son estomas, aunque de similar tamaño, donde en su interior se desarrollan los órganos sexuales, arquegonios y anteridios, en el caso de los arquegonios quedan inmersos en la estructura hueca con forma de botella que tiene su ovocélula en lo más profundo, los anteridios resultan expuestos a la superficie que contiene en su ápice el anterozoide flagelado.

La fecundación de los antoceros, al igual que los briofitos, se da gracias a una cubierta (o película) de agua, que arrastra los anterozoides por atracción química hasta el poro donde se encuentra el arquegonio, este entra hasta encontrar la ovocélula y la fertiliza; pasando al desarrollo de la segunda generación, esporofítica, haploide, en el cual los esporangios (cápsulas) contiene estomas, propio de las plantas superiores; crece en forma de cuerno y es alimentado del talo por medio del pie, que también sirve como estructura de soporte para el mismo.

A diferencia de los musgos y las hepáticas, los antoceros no poseen una seta, sino que gracias al meristemo, tejido de crecimiento, el esporangio se desarrolla ininterrumpidamente, siempre que cuente con las condiciones externas e internas necesarias para el crecimiento.

Dentro de la cápsula se forman y maduran las esporas, al estar en las condiciones precisas tanto del medio ambiente como de desarrollo y madurez. La cápsula se abre en dos partes en un proceso lento, que obedece a la humedad del exterior, escisión del ápice a la base, donde se liberan de manera controlada las esporas ya maduras, que son transportadas a nuevos lugares (sustratos) por intervención del viento y el agua. No todas las esporas generaran nuevos individuos, pero si aquellas que logren anclarse a un buen sustrato.

La reproducción asexual, que se da por mitosis, ocurre cuando del talo se desprende un propágulo o parte de la planta, que tiene la capacidad de producir otra planta con idénticas características a su progenitora, no existe recombinación de genes, se da principalmente cuando las condiciones del ambiente no son aptas para la reproducción sexual o cuando por un factor mecánico externo existe un desprendimiento en la planta.

Antoceros. Botánica

A continuación figurarán las clases de antoceros (Anthocerotophyta) descritos por la ciencia, proceso que lleva un largo tiempo, desde descripciones básicas en 1829 con el botánico belga Barthélemy Dumortier y 1958 con el botánico Janus Rosenvinge. Hasta estudios moleculares actuales por los biólogos especialistas en botánica en 2005 Crandall Stotler y 2007 por Joel Duff, Carlos Villareal, Christine Cargill y Karen Renzaglia, grandes autoridades en el tema.

Clase Leiosporocerotopsida

Característicamente de plantas verdes, de talo ancho y con cloroplastos, que acumulan almidón en la margen, desarrollan un gran número de esporangios con estomas y cloroplastos, cuenta con un solo orden y una sola familia.

Clase Anthocerotopsida

Plantas que poseen gran cantidad de poros que no poseen órganos sexuales, sino que sirven de reserva para gran cantidad de sustancias; células con cloroplastos y asociadas a cianobacterias. Se divide en tres subclases y cuatro órdenes, nombrados en paréntesis: Anthocerotidae (Anthocerotales), Notothyladidae (Notothyladales), Dendrocerotidae (Phymatocerotales y Dendrocerotales).

Bibliografía

  • Delgadillo, M. C. y Juárez, M. C. 2014

Una respuesta a «Antoceros, Anthocerotophyta, ciclo de vida, características y reproducción»

Los comentarios están cerrados.