Flor de navidad (Pascua), poinsettia, Euphorbia pulcherrima

Flor de Navidad, Euphorbia pulcherrima, poinsettia, flor de pascua
Flor de Navidad, Euphorbia pulcherrima
Jacinta Lluch Valero/CC BY-SA 2.0

Euphorbia pulcherrima, también conocida como poinsettia, flor de pascua, flor de navidad y estrella de navidad, es una de las plantas más populares a nivel mundial y suele estar asociada con las fiestas navideñas de invierno en regiones templadas, ya que el proceso de floración y la aparición de sus vistosos colores coincide con dichas festividades.

Fue descrita por Willd. ex Klozsch en 1834 y el nombre poinsettia se debe al botánico J. Roberts Poinsett, quien la introdujo en Estados Unidos en 1828, para luego ser comercializada durante las décadas de 1950 y 1960. Hay evidencia que sugiere que el cultivo de esta planta, flor de Navidad, comenzó hace muchos años, durante la época prehispánica.

Euphorbia pulcherrima, por lo general, suele usarse como arbusto ornamental de jardinería en áreas templadas, también como planta de maceta de interiores en climas fríos.

La flor de Navidad pertenece a la familia Euphorbiaceae, la cual contiene cerca de 2000 especies. Es originaria de los bosques tropicales del sur de México y América Central. Se cultiva ampliamente en trópicos y subtrópicos, aunque en algunas lugares de África, India y las Islas Canarias se ha convertido en una especie invasora.

Características generales de la flor de Navidad

E. pulcherrima o flor de Navidad se desarrolla como un pequeño árbol o arbusto perenne de ramas robustas, que puede llegar a alcanzar los 5 metros de altura.

Hojas de la flor de Pascua

Presenta 2 tipos de hojas, que surgen de tallos erectos y lisos. Un tipo de hojas grandes y ovaladas, de color verde oscuro, dispuestas en forma alternada, con puntas agudas y un tamaño aproximado de 7 a 20 cm de largo y de 4 a 10 cm de ancho. El otro tipo, consiste de hojas modificadas denominadas brácteas, que en ocasiones suelen confundirse con los pétalos de la flor. Las brácteas a su vez exhiben distintos colores brillantes, que van desde el rojo carmesí, blanco, verde pálido, hasta el rosa o bicolor.

Flores y frutos de la flor de Pascua

Las verdaderas flores, que en realidad son inflorescencias (ciatio) de aspecto sencillo y pequeño tamaño, tienen un tono amarillo y están rodeadas de brácteas de vivos colores. Las frutas tienen forma de cápsulas trilobuladas, que contienen 3 semillas ovoides, de textura lisa y color gris pálido.

Propagación de la flor de Navidad

Para lograr una buena propagación de poinsettia o flor de Navidad, es necesario contar con esquejes de buena calidad, además de acondicionar el espacio físico donde se desarrollará la planta. Esta preparación incluye una limpieza a fondo del área a cultivar, así como la eliminación de todo tipo de maleza, desperdicios y plagas.

Un buen esqueje en la flor de Navidad o flor de pascua determinará la calidad de las raíces y para obtenerlo se puede tomar directamente de la planta madre o adquirirlo de algún proveedor. Algunas de las características del esqueje que asegurarán un buen enraizamiento, están relacionadas con el diámetro del tallo, la longitud del mismo y la presencia de hojas maduras. Sin embargo, estos parámetros varían dependiendo de la variedad de planta de flor de Navidad que se esté cultivando. Es de suma importancia mantener los esquejes bien hidratados hasta el momento de la propagación. Para que el enraizamiento tenga lugar, aproximadamente 2.5 cm de los esquejes se insertarán en el medio adecuado y acondicionado para tal fin. Hecho esto se procederá a establecer los cuidados y condiciones de temperatura, luz y aire necesarias para un buen desarrollo y crecimiento.

Cuidados de Euphorbia pulcherrima

Euphorbia pulcherrima, flor de Navidad, es una especie que debe mantenerse en un lugar cálido. Además es fotoperiódica, por lo que el color de las hojas y las flores cambia dependiendo de la temperatura y de la duración del día.

Al ser plantas de lugares tropicales, se beneficiarán de la luz solar y deberán mantenerse alejadas de corrientes calientes o frías de radiadores, aires acondicionados, puertas y ventanas abiertas, ya que fluctuaciones en la temperatura pueden causar caída prematura de las hojas.

Por lo general, la flor de Navidad es una planta muy sensible a temperaturas inferiores a los 10°C, en cambio crece muy bien a temperaturas que oscilan entre los 14 y 28 °C. Así mismo, si la planta está en suelo seco y bajo luz directa será necesario regarla todos los días sin excederse, ya que un alto contenido de humedad puede provocar pudrición en las raíces.

Cuando la planta pierde sus hojas, se sugiere suspender el riego y efectuar las podas. Los tallos que quedan pueden emplearse para una posterior propagación de la flor de Navidad a partir de esquejes.

Un buen sustrato ácido (pH 5.5-6.5), poroso, rico en bioelementos (nitrógeno, fósforo, potásio, calcio, magnesio, etc) arcilla y humus, es necesario para asegurar el buen crecimiento y desarrollo de la planta flor de Navidad.

La producción y crecimiento de Euphorbia pulcherrima puede verse afectada por la presencia de algunas plagas como la araña roja (Tetranychus urticae y Eotrtranychus lewisi) y la mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum y Bemecia tabaco).

Debido a que la flor de Navidad es una planta de interés comercial, hay ciertas características que deberán tomarse en cuenta en la producción y propagación de Euphorbia pulcherrima, como son el número y color de las hojas, la altura de la planta, el tamaño de las brácteas, presencia de plagas o enfermedades, entre otras.

Usos de la flor de Pascua

Algunas culturas han considerado a la flor de Pascua símbolo de pureza y amistad, empleándola sobre todo como una planta decorativa, mientras que otras la han utilizado como remedio para el tratamiento de algunas enfermedades respiratorias y de la piel.

Toxicidad de la flor de navidad

La toxicidad de la flor de Navidad es relativamente leve. Su ingestión puede provocar malestar estomacal y vómitos en algunos casos, o reacciones alérgicas a nivel de la piel cuando se está en contacto directo con la savia blanca de la planta.

Bibliografía

– Laura Trejo-Hernández y col. (2015)
– Jaime Canul Ku y col. (2014)
– Steinmann, V. M. y Porter, J. M. (2002)
– Taylor, J. M. y col. (2011)
– Serrato-Cruz, M.A. (2004)