Frambuesa, propiedades y beneficios. Rubus idaeus, características y crecimiento

Frambuesa, Rubus idaeus
Frambuesa, Rubus idaeus
Ole Husby/CC BY-SA 2.0

Taxonomía, distribución y hábitat de la planta de la frambuesa

La frambuesa es un ser vivo que pertenece al reino Plantae, filo Tracheophyta, clase Magnoliopsida, orden Rosales, familia Rosaceae, género Rubus, especie Rubus idaeus. Fue descrita inicialmente por Linneo, aparentemente en el monte Ida de la isla de Creta en Grecia, de allí proviene su nombre científico idaeus, aunque para algunos autores el lugar fue la montaña Ida de Turquía. Es conocida también como frambueso rojo, frambueso rojo europeo o fresa del bosque.

La frambuesa es nativa del continente Europeo y parte de Asia, en la actualidad se ha extendido su cultivo a varios lugares del mundo, tanto en el hemisferio norte como en el sur. Rubus idaeus es una planta oportunista, que crece en climas templados y es capaz de colonizar algunos espacios como los claros de bosques, entre altitudes que pueden oscilar entre el nivel del mar y por encima de los 1000 metros.

Características morfológicas de la frambuesa

A continuación describimos los elementos más relevantes que conforman este arbusto.

Arbusto

Se trata de una planta de porte arbustivo que puede llegar a alcanzar los dos metros de altura, con una abundante amplitud, el sistema radical de la frambuesa se encuentra principalmente en la superficie del suelo, está compuesto tanto por raíces leñosas como por raíces de consistencia más finas. El tallo presenta consistencia leñosa, gracias a su estructura anatómica formada por gran cantidad de fibras o vasos, y contiene algunas espinas.

Hojas

Rubus idaeus posee hojas de compuestas pinnadas, con cinco o siete foliolos de forma ovalada y margen dentado o aserrado. Las hojas presentan filotaxis alterna en sus ramas. El color de las hojas de la frambuesa es verde en la epidermis superior, con tonalidades blanquecinas en la epidermis inferior.

Flor

Posee flores agrupadas en inflorescencias, aproximadamente en un número de diez por grupo y con un tamaño de 1 cm de diámetro por flor. Son completas, ya que están formadas por los cuatro verticilios florales (cáliz, corola, estambres y pistilos), además que son hermafroditas.

Las flores de la frambuesa poseen una corola integrada por cinco pétalos de color blanquecino, que resultan llamativos tanto por su aspecto como por su olor y su néctar a los insectos polinizadores (más información sobre polinización en invertebrados). El cáliz de Rubus idaeus está integrado por cinco sépalos que se mantienen durante toda la floración, por lo que se denominan persistentes.

Fruto

El fruto de la frambuesa es un fruto comestible agregado, formado por la unión de varios frutos individuales a un receptáculo o tálamo. Cada unidad constituye un fruto carnoso tipo drupa, jugoso, con agradable olor y sabor, en cuyo interior se ubica una semilla. El color del fruto como algunos de sus nombres comunes lo indican es rojo.

Crecimiento de Rubus idaeus

Las condiciones de temperatura que el frambueso necesita para su desarrollo no son tan exigentes, ya que es una planta que puede tolerar diferentes rangos, pero por lo general necesita permanecer ciertas horas en frío, específicamente entre 750 y 1300 a menos de 7°C. La temperatura mínima para el crecimiento son 10°C, presentándose la óptima entre los 18 y los 24°C, y el límite máximo a los 32°C.

Rubus idaeus puede adaptarse también a varios suelos diferentes, aunque es exigente en cuanto a algunos parámetros como oxígeno, materia orgánica (por encima del 2%) y que la salinidad se encuentre por debajo de los 1,2 dS/m. Prefiere suelos con una acidez entre 6 y 7, presentándose el valor óptimo entre 6,2 y 6,8 , el máximo tolerado es la neutralidad.

La duración de su ciclo vegetativo suele oscilar entre 220 y 250 días. Dependiendo de la edad y la etapa de desarrollo, los brotes pueden conocerse con dos términos diferentes. Así, se llaman como primocanes a aquellos que se encuentran en el primer año de desarrollo, es decir, los brotes más nuevos, son de color verde. Por su parte, las ramas del segundo año de crecimiento se denominan floricanes, y ya poseen apariencia leñosa, su coloración es marrón.

Existen dos tipos de variedades, las llamadas remontantes o reflorecientes y las no remontantes o no reflorecientes. Las remontantes, en el primer año, podrían obtenerse dos colectas de frutos. Las no remontantes, se genera una cosecha al año, en las ramas floricanes, es decir, aquellas durante el segundo año de desarrollo, lo que se denominaría a estos tallos bianuales.

Algunas condiciones climáticas pueden afectar las características organolépticas del fruto de la frambuesa de forma negativa, lo que afecta a su calidad, por ejemplo veranos muy calurosos o lluvias en la etapa de cosecha.

Propiedades alimenticias de la frambuesa

Es un fruto comestible que es apreciado desde la antigüedad, específicamente desde la época del paleolítico como se constata con las pruebas arqueológicas encontradas. En la actualidad, la frambuesa es consumida a nivel mundial.

Rubus idaeus posee un elevado contenido de agua, por lo que es una fruta altamente jugosa (aproximadamente entre un 85 y un 90 %), lo que la hace importante para mantener una buena hidratación del cuerpo.

En cifras, el porcentaje de carbohidratos es reducido (5%), siendo la fructosa y la glucosa los que se encuentran en mayores proporciones. Su consumo, además, aporta proteínas, vitaminas y minerales; en ella se encuentran vitaminas como la A, ácido ascórbico o vitamina C, E y la filoquinona o vitamina K, ácido fólico y minerales entre los que destacan el calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio y manganeso, moléculas indispensables para diferentes rutas metabólicas del cuerpo.

Contiene poca cantidad de sodio al igual que de lípidos y no posee colesterol, lo que permite su ingesta en personas con regímenes dietéticos especiales. La frambuesa también aporta fibra que contribuye al buen funcionamiento del sistema digestivo, junto a los ácidos orgánicos que la constituyen.

La frambuesa posee entre sus mayores beneficios capacidad antioxidante, que es brindada por la vitamina C y por moléculas como los polifenoles, compuestos que además cumplen otras funciones importantes en la fisiología del cuerpo. Se ha documentado que el consumo de frambuesa también aporta otra ventajas por sus propiedades antimicrobiana, antiinflamatoria, neuroprotectora y preventiva de enfermedades como el cáncer.

Biografía consultada

  • García, J.; García, G.; Ciordia, M. (2014)
  • Hassler, M. (2019)
  • Manzano, M. (2013)
  • Morales, C. (2009)
  • Trujano, D.; Trinidad, A.; López, R.; Velasco, C.; Becerril, A.; Cortés, C. (2017)