Clasificación de los bonsáis, tipos según escuela japonesa

Clasificación de los bonsáis
Clasificación de los bonsáis

La clasificación de los bonsáis puede realizarse en función de diversas características como el tamaño, la forma, el número de plantas o troncos… Sin embargo, lo más habitual es hacerlo por tamaño, por forma del tronco, por presentación de las raíces o bien por otras características.

Clasificación de los basáis por tamaños

Se puede realizar una clasificación de los bonsáis por la altura, en este caso hay que tener en cuenta que el bonsái nunca puede superar los 100 centímetros de altura, siempre dentro de la clasificación según la escuela tradicional japonesa, dichas medidas corresponden desde la base del tronco al ápice.

De este modo la clasificación de los bonsáis obedece a los siguientes nombres japoneses:

Shito o Keshitsubu: Se trata del tamaño más pequeño de bonsái que existe, comprende aquellos de menos de 5 centímetros de altura. La maceta va acorde al tamaño soliendo tratarse de cuencos o tazones que caben en la yema del dedo. Son realmente escasos.

Mame: El siguiente tamaño comprende desde los 5 a los 15 centímetros. Se puede traducir literalmente como “bonsái que cabe en la palma de la mano”.

Shohin: Es uno de los tamaños más habituales y que a la vez tiene un rango muy estrecho de tamaños, ya que debe estar entre los 15 y los 21 centímetros de alto.

Komono: El rango de alturas va desde los 21 a los 40 centímetros (30 según algunos autores). Este tamaño también suele ser habitual en la mayoría de bonsáis.

Chumono: Se trata de bonsáis de tamaño mediano al comprender alturas entre los 40 (30 según algunos autores) y los 80 centímetros.

Omono: Es el tamaño más grande, sus medidas oscilan entre 80 y 100 centímetros.

Hachi-Uye: Según la escuela tradicional japonesa, se tratan de árboles a todas aquellas plantas que superan los 100 centímetros aunque nunca superen los 120 centímetros. Por ello es considerado en Japón como “árbol modelado como bonsái”.

Lo más habitual es que se encuentren los tamaños shohin y komono, siendo menos habituales tanto los chumono como los mame, y muy raros de ver los shito.

Clasificación de los bonsáis por tronco

Para esta clasificación de los bonsáis se toma en consideración exclusivamente la forma que adquiere el tronco. Así podemos encontrar:

Chokkan: Conocido comúnmente como vertical formal. Presenta un tronco recto de mayor a menor diámetro desde la base hasta el ápice.

Moyogi: Su descripción en español es vertical informal. Posee un tronco que mantiene la verticalidad y que mientras se va de la base al ápice presenta un tronco con curvas, suavizándose estas según se aproxima al ápice.

Shakan: Se trata de bonsáis con inclinación inferior a los 45º, y que suelen caracterizarse por presentar potentes raíces en el lado contrario al de inclinación.

Fukinagashi: Se conoce comúnmente como “barrido por el viento”. Exteriorizan un tronco inclinado, con toda la masa de verde orientada hacia un lado. Simula un árbol que se ha visto sometido a fuertes vientos.

Han-Kengai: También denominado semi-cascada. Son bonsáis con un tronco que culmina en un ápice ligeramente por debajo del borde superior de la maceta.

Kengai o cascada: El ápice se sitúa por debajo de la base de la maceta. Suelen presentar macetas cilíndricas y altas para compensar el peso de las ramas que discurren hacia abajo.

Bunjin o Literati: De origen chino, busca simular la caligrafía oriental con un tronco largo y delgado y una copa verde prácticamente inexistente.

Hokidachi: Posee una copa en forma de escoba con múltiples ramificaciones, por lo que acaba dando un aspecto redondeado al bonsái. Pese a lo que pueda parece puede ser el estilo más complicado.

Nejikan: Se trata de un tronco retorcido, que es lo que significa esta palabra, con crecimiento en forma de espiral.

Clasificación por raíces

Aunque se trata de una clasificación de los bonsáis un tanto menor o inusual, se pueden distinguir distintos diseños orientados también a una clasificación de los bonsáis, así tenemos:

Neagari: Es aquel que tiene todas sus raíces expuestas, es decir, presenta un gran número de raíces aéreas simulando a arboles que han crecido sobre terreno muy pedregoso.

Ishizuki: El bonsái está montado sobre una piedra pero sus raíces llegan al sustrato inferior. Simula a las plantas cuya semilla nace sobre una roca y desarrolla raíces hasta llegar al suelo.

Seki-Joju: Está sobre una piedra o roca, pero al contrario que en el anterior, se alimenta del sustrato que hay en la propia roca, simulando los árboles que nacen y crecen sobre cordilleras o acantilados.

Ikadabuki: Parecen distintas plantas, sin embargo, todos los tallos nacen de un mismo tronco horizontal, simulando a aquellas plantas que han resultado derribadas, y siguen creciendo al no haber perdido totalmente el contacto de las raíces con el sustrato.

Otro tipo de clasificación

Además de las clasificación de los bonsáis anteriormente descritas también podemos encontrar los siguientes diseños:

Sokan: Se trata de bonsáis con doble tronco, normalmente con un tronco más desarrollado que el otro por lo que también se conoce como “estilo padre-hijo”.

Yose-Ue: Es el estilo “bosque”. Se compone de diversos bonsáis plantados en la misma maceta o piedra, siempre en número impar, salvo el 2, que es aceptado como bosque también.

Foto: Ted