Diferencias entre plantas vasculares y no vasculares

Cuadro comparativo con las diferencias entre plantas vasculares y no vasculares

El reino Plantae constituye un taxón múltiple y diverso que abarca desde tamaños, morfologías, anatomías, fisiología y hábitats, que se ha intentado jerarquizar de acuerdo a los grupos que poseen patrones comunes de diferenciación. Una de las características para clasificarlo corresponde al sistema vascular, es decir, el que se encarga de la movilización de agua y los nutrimientos indispensables para el crecimiento y desarrollo del vegetal; en base a ello, se han dividido a los integrantes de este reino en dos grandes grupos, los vasculares y no vasculares. Estas líneas abarcan precisamente las diferencias entre plantas vasculares y no vasculares, con delimitación en cuanto al sistema vascular, las alturas obtenidas, el aspecto u organización corporal, mecanismos de regulación hídrica, reproducción, finalizando con los tipos de cada una.

El sistema vascular, la primera de las diferencias entre plantas vasculares y no vasculares

Algunos vegetales constan dentro de su cuerpo de elementos conductores tanto de agua como de nutrientes, lo que se conoce como sistema vascular, mientras que otras carecen por completo de células del xilema y del floema que cumplen dicho rol, y realizan el transporte por medio de la superficie corporal mediante ósmosis y difusión; carácter por el que reciben los nombres de plantas vasculares o traqueofitos y no vasculares o atraqueofitos, respectivamente. Por lo tanto, la principal diferencia entre plantas vasculares y no vasculares es la presencia o carencia del sistema vascular (xilema y floema), el cual también contienen estructuras que permiten el sostén del vegetal, por lo que de esta característica se derivan otras desigualdades como el tamaño y la morfología.

Algunas plantas no vasculares constan de un células conductoras de agua y sustancias orgánicas, pero la organización es muy primitiva, sin llegar a conformar un xilema y floema, estas células reciben el nombre de hidroides y leptoides, respectivamente, poseen paredes engrosadas que también permiten cierto soporte.

Diferencias entre plantas vasculares y no vasculares en relación a su tamaño

En lo referente a la altura que alcanzan también se presentan diferencias entre plantas vasculares y no vasculares, y esto viene delimitado precisamente por el sistema vascular, ya que las plantas que carecen de él, no pueden crecer a gran magnitud y son de menores proporciones, con tamaños que no superan los 20 o 30 centímetros; en cambio, las que poseen xilema y floema pueden tener diferentes portes desde pequeñas plantas hasta grandes y robustos árboles capaces de alcanzar más de cien metros de longitud, gracias al gran soporte estructural que les permite este sistema.

¿Cómo es la organización corporal de las plantas vasculares y no vasculares?

En su organización corporal también se presenta otra de las diferencias entre plantas vasculares y no vasculares, las primeras con una conformación más simple, cuerpos talosos o foliosos, cuyas partes no llegan a organizarse como órganos verdaderos, aunque algunos pueden poseer estructuras sencillas denominadas rizoides, caulidios y filoides, análogos a lo que serían las raíces, tallos y hojas que sí poseen las plantas vasculares o traqueofitas, estas también suelen nombrarse con el término cormófitos, por disponer en su cuerpo de una raíz y un vástago, una parte subterránea y otra aérea, respectivamente.

Algunas traqueofitas también producen flores, frutos y semillas, característica que las diferencia claramente de las atraqueofitas que no pueden hacerlo, esto les ha permitido una fecundación no dependiente del líquido vital, el agua.

Sus mecanismos de regulación hídrica

Las formas de evitar la pérdida de agua también es otra de las diferencias entre plantas vasculares y no vasculares, las primeras carecen de estructuras para este fin, por lo que necesitan estar en ambientes húmedos, poseen células capaces de almacenar grandes cantidades de agua, por lo que pueden tolerar ciertos cambios ambientales, con un mecanismo poiquilohídrico, aunque algunas no toleran estos cambios y son más dependientes de entornos acuáticos, incluso de forma exclusiva, mientras que otras se encuentran mejor dotadas, incluso con la presencia de algunos poros en la epidermis y también de estomas para el control gaseoso.

Las plantas vasculares sí poseen estructuras que les permiten un mejor control hídrico, lo que permitió la colonización de la parte terrestre del globo con gran éxito, ya que alcanzaron diversificarse en estos lugares y en la actualidad son el grupo que domina los mismos. Entre las estructuras que poseen las traqueofitas o cormofitas para tal fin, se encuentra un patrón bastante uniforme en los grupos, ya que constan de una cutícula protectora que cubre la epidermis y cuyo rol es limitar el escape de agua, también estomas en la epidermis para efectuar el cambio de gases.

Reproducción en plantas vasculares y no vasculares

En cuanto a la reproducción encontramos algunas diferencias entre plantas vasculares y no vasculares, las atraqueofitas necesitan del aporte de agua para su fertilización, puesto que son vegetales muy ligados a la humedad u ocupantes de sitios acuáticos; por su parte, en la mayoría de las traqueofitas el agua carece de necesidad para ello, solo algunas vasculares como las pteridofitas si comparten este carácter con las no vasculares.

Por otra parte, las plantas no vasculares corresponden a vegetales criptógamos, es decir, que durante todo su crecimiento y desarrollo no son productoras de flores, ni de semillas, disimilitud que presentan con las vasculares, en las que la mayoría son fanerógamas, solo algunas carecen de esta característica. Estas estructuras reproductivas también poseen la ventaja que pueden entrar en una etapa de dormancia o latencia hasta que las condiciones sean las adecuadas para la germinación.

¿Quiénes son las plantas vasculares y no vasculares?

Para terminar con las diferencias entre plantas vasculares y no vasculares es necesario conocer cuáles organismos corresponden a cada grupo. Según las clasificaciones modernas las plantas que poseen características que las hacen no vasculares o atraqueofitas son las algas (con los taxones Charophyta, Chlorophyta, Glaucophyta y Rodophyta) y las Briofitas (con las divisiones Anthocerotophyta , Bryophyta y Marchantiophyta); mientras que las vasculares se incluyen dentro de la división Tracheophyta e incluyen a los helechos y afines (dentro de las clases Lycopodiopsida y Polypodiosida), las gimnospermas (Cycadopsida, Ginkgoopsida, Gnetopsida y Pinopsida) y las angiospermas (Liliopsida y Magnoliopsida).

Referencias

– Gamboa, M. (2007).

– Lindorf, H.; de Parisca, L.; Rodríguez, P. (1999).

– Lucas, W.; Groover, A.; Lichtenberger, R.; Furuta, K.; Yadav, S.; Helariutta, Y.; He, X.; Fukuda, H.; Kang, J.; Brady, S.; Patrick, J.; Sperry, J.; Yoshida, A.; López, A.; Grusak, M.; Kachroo, P. (2013).

– Stanton, D.; Reeb, C. (2016).

– Villaseñor, J. (2004).