Gimnospermas (Gymnospermae) – plantas con semillas desnudas

Gimnospermas, gimnospermae
Gimnospermas, gymnospermae

Características de las plantas gimnospermas (gymnospermae)

Las gimnospermas son un grupo amplio y diverso dentro de las plantas, que comprenden aproximadamente 64 géneros y alrededor de 721 especies vivientes. Al igual que las angiospermas, son plantas espermatófitas, ya que producen semillas, pero en este caso están desnudas, al no presentar ovarios y por lo tanto no desarrollarse dentro de un fruto, de esta característica distintiva proviene su nombre, pues la palabra gimnosperma deriva de dos palabras griegas, «gymnos» que significa desnudas y «sperm» que significa semillas.

La distribución de las gimnospermas en el planeta es variada y depende del tipo de gimnospermas que sea, así podemos encontrar algunas en regiones tropicales y hasta en regiones templadas, algunas otras especies pueden ser endémicas de zonas desérticas de África.


Las formas presentes en este tipo de plantas no es tan variada, son por lo general plantas arbóreas con crecimiento secundario siempre presente, aunque algunos pocos especímenes son arbustos y lianas. Por lo tanto, su tamaño puede ser heterogéneo, con plantas que pueden medir desde menos de 1 cm, hasta otras que llegan a alcanzar los 100 metros o más de longitud.

Con respecto a la morfología, en las gimnospermas se puede distinguir una raíz, tallo y hojas como parte de su cuerpo vegetativo. La raíz puede presentarse en forma superficial o poseer un sistema radical profundo, éste órgano les sirve para la absorción de los nutrientes y del agua, y la fijación de la planta al suelo; por lo general, las raíces de las gimnospermas presentan también crecimiento secundario. También pueden encontrarse asociaciones simbióticas entre algunas gimnospermas y los hongos, lo que se conoce con el nombre de micorrizas.

El tallo de las gimnospermas es el órgano que le brinda soporte y sostén a la planta, y presentan generalmente abundante crecimiento secundario. Las hojas son los órganos más vistosos de las gimnospermas, su función es realizar la fotosíntesis y la transpiración, presentan variedad de formas, se pueden encontrar hojas pequeñas, sésiles y sencillas, o de forma lanceolada, escamosa, aciculares o hojas compuestas pinnadas en formas de palmeras.

Las estructuras reproductoras masculinas y femeninas denominadas conos o estróbilos son similares, las estructuras masculinas, constan de un eje central con hojas modificadas a los lados, las cuales encierran los granos de polen. Las estructuras reproductoras femeninas de igual manera están formadas por un eje central del cual nacen las hojas o brácteas que contiene los óvulos, no hay presencia de ovarios. Pueden existir plantas monoicas o dioicas. Algunos investigadores consideran a estas estructuras de las gimnospermas como flores primitivas, mientras que otros no las consideran flores.

Las semillas pueden ser aladas para dispersarse con el viento, pueden poseer cubiertas seminales carnosas para la dispersión por animales o carecer de adaptaciones para la dispersión. Las gimnospermas también son consideradas plantas sifonógamas por la presencia de un tubo polínico transportador de los gametos masculinos durante la fecundación, característica que comparten con las angiospermas.


En cuanto a su anatomía, las gimnospermas son plantas vasculares o traqueofitas, lo que quiere decir que su sistema conductor está formado por xilema, pero éste es homogéneo, solo formado por traqueidas en casi todas las especies, sólo con la excepción de tres géneros que además de las traqueidas también presentan vasos.

Reproducción de las plantas gymnospermae

La reproducción de las gimnospermas es por medio de las semillas, lo que les da el término de plantas fanerógamas. La polonización se da a través del viento de manera general, sólo hay pocos casos en los que interviene los animales, así el grano de polen llega hasta la cámara polínica en la que emiten el tubo polínico para que los gametos masculinos puedan acceder al óvulo, se produzca la fecundación y se forme el cigoto, luego se transforme en embrión, el cual se ordena en un eje embrional y cotiledones y las capas exteriores del óvulo se transforman en la cubierta seminal, luego de este proceso la semilla se desprende y se dispersa, dependiendo de las adaptaciones que posea para ello.

Cuando las semillas encuentran las condiciones ambientales adecuadas en el suelo, germinan dando origen a una nueva plántula. En las gimnospermas se da una sola fecundación, a diferencia de las angiospermas que es doble.

Clasificación de las gimnospermas

La clasificación de las plantas en general ha sufrido grandes cambios a través de los años, incluyendo a las gimnospermas. En algunos sistemas de clasificación Gymnospermae ocupa el rango de división y también se le conoce como Pynopthyta. Según la clasificación de Conquist, Takhtajan y Zimmermann (1966), la división abarca tres subdivisiones que son:

Cycadidae: donde están incluidas las cícadas, las cuales se encuentran en regiones tropicales y subtropicales del planeta. Poseen aproximadamente 9 géneros y 100 especies.

Pinicae: que involucra a las coníferas o pinos y al género Ginkgo que posee una sola especie (Ginkgo biloba), nativa de Japón y China. Los pinos son abundantes en las zonas templadas. La subdivisión está representada por aproximadamente 50 géneros y 550 especies.

Gneticae: la cual abarca los géneros Gnetum, Ephedra y Welwitschia. Gnetum crece en América del Sur, India, Asia y África. Ephedra habita en la región mediterránea, China y Norteamérica. Welwitschia es endémica de las regiones desérticas de África. Puede contener un total deb 71 especies aproximadamente.

Importancia para el hombre

Las plantas agrupadas en Gymnospermae presentan gran importancia sobre todo en la industria de la madera y el papel, sin embargo, algunas semillas de algunas especies son comestibles y se utilizan como alimento, así como algunos especímenes tienen valor ornamental.

Referencias

– Cubas, P. (2008).
– Jensen, W.; Salisbury, F. (1994).
– Lindorf, H.; de Parisca, L.; Rodriguez, P. ( 1999).
– Real Jardín Botánico. (2012).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *