Partes de las plantas, estructura, crecimiento vegetativo y reproductivo

Partes de las plantas
Partes de las plantas
Ibib flors/CC BY-SA 4.0

Partes de las plantas

En las partes de las plantas se distinguen los siguientes elementos fundamentales:

Rizoma

El rizoma es un entramado de raíces que se forma en plántulas o plantas adultas, tienen un nivel de diferenciación mayor a una planta recién emergida de la semilla. Las raíces en su epidermis presentan pelos radiculares, estos por procesos osmóticos y de cavitación, captan el agua del suelo que tiene diluidos elementos necesarios para el crecimiento vegetal, así mismo, las raíces pueden aumentar el área de absorción diferenciando células de la región apical (caliptra) que contiene células indiferenciadas; por consiguiente, es un elemento fundamental desde el punto de vista de las partes de las plantas.

La savia captada por la raíz es considerada savia no elaborada que será transportada por el xilema hasta las hojas, y allí, por el aporte energético de la luz, estos elementos son transformados en sustancias de reserva o sustratos energéticamente disponibles, como lo son los carbohidratos; estos carbohidratos o sustratos, podrán ser transportados a otra región de la planta por medio del floema que transporta la savia elaborada, el cual es el otro canal tubular representativo de los haces vasculares en conjunto con el xilema.

El rizoma como partes de las plantas dependerá del tipo de planta en cuestión y podrá tener raíces de diferentes clases. Por ejemplo, los mangles, forman entramados de raíces adventicias o aéreas que no están inmersas en el suelo, pero salen de los tallos de las plantas y quedan sobre la superficie del agua o del suelo. Las otras clases de raíces pueden ser superficiales que se forman sobre el suelo y no penetran en gran medida el interior; el otro tipo, es subterráneo y forma un entramado de raíces al interior del suelo.

Tallo

Entre las partes de las plantas, el tallo es considerado como el cuerpo de la planta, este contiene los haces vasculares necesarios para el transporte de las sustancias. Así mismo, sobre el tallo se disponen los nodos donde se generan las ramas o las hojas para la captación de la luz.

Los tallos tienen dos tipos de crecimiento, primario y secundario; el primario, consta de la elongación del tallo y esto se da durante el inicio del desarrollo vegetal; el secundario, es un crecimiento del tallo a lo ancho, aumentando su diámetro. Cuando la planta ha desarrollado prácticamente toda su estructura aérea, se inicia el crecimiento secundario, sin embargo, ambos crecimientos se van dando mancomunadamente, pero siempre uno de los dos prima por encima del otro, dependiendo de la edad de la planta.

Hojas

Otro elemento fundamental en las partes de las plantas, desde el punto de vista del funcionamiento vegetal, son las hojas, que constituyen probablemente el componente principal para el metabolismo y desarrollo de las mismas, por esto, son indicadoras directas de la productividad vegetal y contienen la mayoría de sustancias y estructuras de defensa contra patógenos y herbívoros.

Las hojas expuestas directamente a la luz, tienen la función de captar la mayor cantidad de radiación que será utilizada para la fotosíntesis. Generalmente, las hojas que reciben más radiación, disponen muchas células en palizada y células mesófilas contenedoras de gran cantidad de cloroplastos dotados de clorofila para captar la mayor cantidad de radiación posible. Así mismo, las hojas presentan estomas, estructuras que se pueden abrir y cerrar para permitir la respiración de la planta, por lo tanto, captación de CO2 y liberación de O2.

Flores

Es de destacar que en las partes de las plantas, las flores son las estructuras reproductivas de las mismas, cuentan con estructuras especializadas para la captación del polen proveniente de otra planta de la misma especie. Sin embargo, algunas plantas son autógamas y pueden fecundarse a sí mismas.

El proceso general de fecundación consta de la llegada del polen con una célula diploide y dos células haploides. La porción diploide forma el tubo polínico cuando es captado por el estigma en el pistilo de la flor, el tubo polínico, transporta las células haploides, una de estas, fecundara la célula huevo (ovocélula) generando un embrión y la otra fecundará una de las células polares de la flor generando el endospermo (alimento del embrión).

Crecimiento vegetativo

Una vez abordado el estudio de las partes de las plantas, es preciso destacar que la estructuración de la planta depende del momento del ciclo de vida en la que esta se encuentre. Muchas veces se divide en dos etapas, un periodo vegetativo y un periodo reproductivo.

El periodo vegetativo es la formación o crecimiento de las partes de las plantas, como el tallo, las hojas y las raíces. Inicialmente, una semilla germina e inicia el proceso de adhesión al suelo por generación de raíces verdaderas y se inicia el crecimiento aéreo de la planta. Primero, la planta forma un cotiledón o dos (hojas falsas), dependiendo si es monocotiledónea o dicotiledónea, respectivamente. En la porción cotiledonar se genera un entramado celular (meristemo) de células indiferenciadas y totipotentes, que pueden generar cualquier tipo de tejido dependiendo de las concentraciones de las hormonas de crecimiento. Posteriormente, dada la cantidad de luz y agua, la planta inicia el crecimiento primario del tallo, que consiste en un alargamiento del tallo por encima de los cotiledones (epicótilo), hasta formar un nodo con células meristemáticas que se diferenciará para formar la o las primeras hojas verdaderas de la planta, las cuales serán fotosintéticamente activas. No obstante, la elongación del epicótilo tiene implícita la formación estructural de los haces vasculares que son tubos conductores de sustancias de la planta.

A medida que pasa el tiempo y surgen hojas verdaderas, inicia la fotosíntesis que tiene como necesidad la captación de agua y elementos básicos del suelo, los cuales son transportados a través de los haces vasculares (xilema, floema), por lo tanto, las raíces crecen y generan pelos radiculares que aumentan la superficie de absorción.

Crecimiento reproductivo

Las etapas que se usan normalmente para categorizar o dividir el desarrollo vegetal pueden incluir el crecimiento reproductivo, lo abordamos de manera general por considerarlo relevante en el estudio de las partes de las plantas. Muchas veces la generación de flores como estructuras reproductivas, depende de la zona en la que la planta crece y las características genéticas propias de la planta. Algunas plantas son anuales, por lo tanto, crecen y se reproducen una vez al año, posterior a la generación de la estructura reproductiva la planta muere.

Las plantas que no son anuales, reconocen las horas que reciben dicha radiación. Cuando la planta percibe que la radiación disminuye en cuanto a tiempo del estímulo, entonces se activa la maquinaria de regulación hormonal que estimula la formación del florigen (hormona de crecimiento), que funcionara como un factor de diferenciación celular, buscando que en entramados celulares indiferenciados (meristemos) se formen flores en vez de hojas o en lugar de elongarse el tallo.

Funcionamiento general de una planta

Las plantas basan su funcionamiento y estructuración en el proceso fotosintético, el cual proveerá la energía necesaria para el metabolismo de la planta y su crecimiento. El proceso fotosintético también es relevante en el estudio de las partes de las plantas.

El funcionamiento puede ser dividido en dos etapas, no sin antes mencionar el papel regulatorio que pueden tener las hormonas de crecimiento vegetal en cuanto a diferenciación celular, división y desarrollo. Las etapas pueden dividirse en: una etapa de captación energética de la luz y una etapa de captación de átomos y moléculas presentes en el medio. A partir de ambas etapas se genera la estructuración de la planta, dado que, cada estructura estará involucrada en alguna de las dos etapas antes mencionadas.

En otras palabras, se puede decir que existe una fase de fotoabsorción y una de fotoasimilación; en la fotoabsorción, las hojas, captan los fotones y los dirigen directamente a los centros de reacción de los fotosistemas, dicha energía de los fotones se transforma en electrones y protones que generan moléculas con poder reductor (NADPH) y poder de enlace (ATP), utilizados en la siguiente fase; en la fotoasimilación, se asimilan elementos tanto en raíces como hojas para la biosíntesis de moléculas implicadas en el metabolismo.

Referencias abordadas en el estudio sobre las partes de las plantas

Lira, R. H., & Saldívar, R. H. L. (1994). Fisiología vegetal (No. QK 711.2. L57 1994).

Taiz, L., Taiz, E., Zeiger, E., Uhart, S. A. E., Uhart, H. E. S. A., Echeverría, H. E., & Solanich, F. P. (2006). Fisiología vegetal/Plant physiology (No. 581.1). Universitat Jaume.