Plantas de exterior, características, cuidados y tipos

Plantas de exterior
Plantas de exterior
Eduardo A. Pacheco/CC BY-SA 2.0

Definición de plantas de exterior

Las plantas son seres vivos pertenecientes al reino Plantae que han sido aprovechadas por el hombre para su comercialización por la variedad de usos y beneficios que éste ha obtenido de ellas, entre los que podemos mencionar alimentos, algodón, madera, medicamentos y algunas especies para fines decorativos. En el presente artículo trataremos precisamente lo que se conoce como plantas de exterior o como plantas ornamentales de exterior. Se definen a aquellas plantas que por sus características morfológicas, anatómicas y también fisiológicas son utilizadas por el ser humano en los jardines y espacios externos para hacerlos más agradables y llamativos.

Este tipo de plantas aparte de usarse en nuestros jardines, también decoran las plazas, espacios públicos y las zonas verdes de los asentamientos urbanos, además presentan gran diversidad en cuento a formas, tamaños y colores.

Características de las plantas de exterior ornamentales

Las plantas de exterior presentan las siguientes características:

– Poseen gran diversidad en cuanto a su morfología, de esta manera las encontramos de distintos tamaños, consistencia del tallo, formas y colores de hojas y frutos, es decir, en general, diferentes tipos de plantas.

– De acuerdo a su forma de vida o lo que también se conoce como porte de la planta, podemos encontrar plantas de exterior herbáceas, arbustos, árboles, trepadoras, suculentas, palmas y hasta epífitas.

– Algunas plantas de exterior son muy llamativas gracias a los colores, aspecto y aroma de sus flores, y el hombre ha logrado desarrollar técnicas para manipular y modificar a las plantas a nivel de su ADN para resaltar y mejorar estas cualidades. Otras plantas de exterior son atrayentes por los follajes que presentan y algunas especies pueden presentar una combinación de estas características, es decir, vistoso follaje y flores.

– Otras características que pueden presentar las plantas de exterior es su fácil cultivo o capacidades para resistir a patógenos y enfermedades, para lo cual, algunas también sido modificadas intrínsecamente en sus genes.

– Las plantas de exterior pueden ser sembradas tanto directamente en el suelo, como en macetas.

– Las plantas de exterior pueden ser plantas nativas de la zona o región en la que se encuentran, pero en la mayoría de los casos, se trata de especies introducidas, es decir, no autóctonas.

Cuidados generales

Como todas las plantas, las plantas de exterior necesitan ciertos cuidados para que se desarrollen de la mejor manera posible, entre ellos podemos mencionar:

Luz solar: las plantas al ser organismos autótrofos, tienen que cubrir las exigencias diarias de energía lumínica necesaria para realizar la fotosíntesis y así obtener las moléculas indispensables para su metabolismo, pero dependiendo de la especie, dichas exigencias varían, existiendo plantas de exterior de sombra, de sol y de condiciones intermedias.

Agua: de acuerdo a la fisiología, todos los seres vivos necesitamos de agua para sobrevivir y las plantas de exterior no se escapan de ello, algunas por su anatomía poseen partes carnosas que son capaces de almacenar grandes cantidades de agua, por lo que son más resistentes a la falta de éste vital líquido, otras sin embargo, necesitan de riegos más regulares para garantizar un correcto crecimiento y desarrollo. Para ello, el hombre ha logrado desarrollar varios tipos de sistemas de riego que minimizan el trabajo y controlan la presión, intensidad y uniformidad.

La frecuencia del riego también es otro factor a tener en cuenta para un correcto cuidado de las plantas de exterior, y que depende no solo del tipo de planta o de su etapa de crecimiento (por ejemplo, si se encuentra en floración las necesidades de agua aumentan), sino también de la estación del año o condiciones climáticas en general.

Nutrientes: algunas plantas de exterior necesitan minerales que pueden ser implementados con la utilización de un buen abono orgánico, o sembrándolas en suelo fértiles aptos para su crecimiento. También tenemos que mencionar las exigencias hormonales que son cubiertas gracias a los suplementos distribuidos comercialmente.

Poda: Las plantas de exterior también necesitan que se les pode regularmente para mantener su follaje en buen estado.

Agentes patógenos: Las plantas de exterior también pueden necesitar cuidados especiales frente a agentes patógenos, tanto microscópicos como es el caso de bacterias y hongos, como macroscópicos en el caso de los insectos, para lo cual pueden requerir de sustancias repelentes de artrópodos o con propiedades bactericidas y fungicidas.

Ejemplos representativos

La diversidad de especies utilizadas por el hombre para fines decorativos es inmensa, se ha reportado como cifra aproximadamente cerca de 30000, de las cuales a continuación se listan algunos ejemplares representativos que son utilizados a nivel mundial:

Helechos: son plantas talofitas que no producen flores, ya que su reproducción es por medio de esporas, poseen hojas compuestas de gran tamaño, densidad y variedad de formas que las hacen ideales para los jardines. Entre las especies de helechos de interés decorativo podemos mencionar a Dryopteris filixmax, conocido popularmente como helecho macho.

Orquídeas: son plantas pertenecientes al filo Tracheophyta, clase Liliopsida, orden Asparagales y familia Orchidaceae. Se trata de plantas epífitas de pequeño tamaño, con gran variedad de flores, con colores, aromas y formas atractivas ideales para los jardines; necesitan un soporte para desarrollarse, sombra y luz de manera equitativa y un riego por lo general de aproximadamente cada dos días.

Allamanda cathartica: conocida comúnmente como trompeta de oro y copa de oro, por sus bonitas flores de color amarillo con forma de trompeta, es un planta trepadora perteneciente al filo Tracheophyta, clase Magnoliopsida, orden Gentianales, familia Apocynaceae, género Allamanda.

Palmas: muchas especies de palmeras son comercializadas en todo el mundo para ser utilizadas por el atractivo follaje de hojas de gran tamaño que presentan, como ejemplo de ello podemos mencionar a Washingtonia robusta, popularmente llamada palmera de abanico o palmera mexicana, agrupada dentro del filo Tracheophyta, clase Liliopsida, orden Arecales, familia Arecaceae, género Washingtonia, es una planta de sol, cuyas hojas pueden alcanzar hasta los dos metros de diámetro y que puede resistir condiciones de sequía.

Referencias bibliográficas

– Arredondo, A.; Avila, R.; Muñoz, L. (2012)

– Ballester-Olmos, J. (1999)

– Rubio, J.; López, M. (2015)

– Tzunún, M. (2014)

– Velazquez, E.; Aguirre, E. (2015)

– Velez-Restrepo, L.; Herrera, M. (2015)