Plantas no vasculares, características, definición y tipos

Plantas no vasculares

El término plantas no vasculares engloba a todos aquellos seres vivos pertenecientes al reino Plantae, los cuales, en su estructura anatómica, no poseen tejidos conductores especializados como lo tienen otros tipos de plantas más avanzadas. Estos tejidos conductores incluyen los transportadores de agua y nutrimentos como son el xilema y el floema.

En algunos textos se puede encontrar el término atraqueofitas como sinónimo de referencia de este tipo de plantas, pero en la actualidad no es común su empleo. En las próximas líneas se desarrolla este tema y todo lo relacionado con ellas, las características particulares y generales, los tipos, así como se mencionan algunos aspectos de las plantas no vasculares terrestres y acuáticas.

Características

– La característica que define la palabra no vascular, es como ya se mencionó la carencia de tejidos conductores especialistas, en concreto el xilema y el floema, pero aparte de ello, también poseen otras peculiaridades que se mencionan a continuación.

– Ausencia de órganos verdaderos, raíces, tallos y hojas, en cambio, poseen estructuras menos complejas que tampoco se encargan de las funciones que ellos tienen en los vegetales más desarrollados. Así, en algunas plantas no vasculares existen estructuras como los rizoides, cauloides y filoides.

– Carecen de tejidos especializados para evitar la desecación y para el sostén, por lo que este tipo de vegetales están ligadas a ambientes húmedos.

– El mecanismo de regulación hídrica que poseen se denomina poiquilohídrico, ya que anatómicamente no están equipadas para regular la pérdida del líquido vital, por lo que son dependientes de la humedad presente en el medio. Sin embargo, son más tolerantes a las fluctuaciones ya que algunas plantas no vasculares tienen la capacidad de entrar en un periodo de inactividad si las condiciones no son las adecuadas, entrando en un estado de latencia o dormancia para lograr sobrevivir, y cuando las circunstancias hídricas son convenientes reactivan su metabolismo, desarrollo y crecimiento.

– Su distribución en el globo terráqueo es amplia, algunas tienen la peculiaridad de localizarse en zonas desérticas y árticas y crecer en suelos ácidos y también en depósitos de metales pesados.

– Con respecto a su tamaño, son vegetales que no logran alcanzar grandes dimensiones, es decir, son especímenes pequeños, debido a su morfología y anatomía, en contraposición con las plantas vasculares.

– En el caso de las plantas no vasculares terrestres presentan un ciclo de vida donde se alternan el esporofito y el gametofito, siendo este último el dominante.

– Son vegetales criptógamos, lo que quiere decir que no producen en ninguna etapa de su ciclo de vida semillas, ni tampoco flores.

Tipos de plantas no vasculares

Los tipos de plantas no vasculares difieren dependiendo de los autores y los caracteres empleados para sus sistemas de clasificación, así debido a los grandes cambios de los seres vivos a lo largo del tiempo, inicialmente en las primeras clasificaciones se incluían en reino vegetal a las algas, hongos y líquenes, y con los avances en las investigaciones siguientes estos organismos mencionados fueron incluidos en otros reinos, quedando el Plantae solo con los representantes briofitas y traqueofitas, para algunos investigadores, mientras que otros incluyen además a individuos talofitos como algunas algas.

Por lo tanto, dependiendo del punto de vista, los tipos de plantas no vasculares pueden variar y situarse tanto en lugares terrestres (aunque algunos relacionados de alguna manera con humedad) como por acuáticos en su totalidad.

Terrestres

Para algunos científicos sistemáticos las plantas no vasculares incluyen únicamente a las briofitas (otros las consideran un grupo intermedio entre talofitas y traqueofitas), por sus características sencillas de organización y la mayoría abarca seres terrestres o epífitos.

Algunos autores los consideran en rango de división (Bryophyta) subdividida en tres clases (Anthocerotopsida, Hepaticopsida y Bryopsida), por considerarlas anteriormente como organismos monofiléticos. En los últimos años, los avances en estudios filogenéticos han demostrado que la evolución en este grupo es parafilética, por lo que las clasificaciones más recientes subdividen a estas plantas no vasculares en divisiones independientes, las cuales son: Anthocerotophyta, Bryophyta y Marchantiophyta (dependiendo del sistema de clasificación).

Plantas no vasculares acuáticas

Aunque la mayoría de las briofitas son terrestres, algunas tienen la característica de ser organismos estrictamente acuáticos. Sin embargo, con respecto al sistema de clasificación o sistemático que se tome como punto de referencia, para algunos investigadores las algas constituyen además otro tipo de plantas no vasculares acuáticas.

Las algas incluidas dentro del reino Plantae en algunos de los sistemas de clasificación modernos involucran a lo que se denomina algas propiamente dichas, por referirse a individuos pluricelulares con capacidad fotosintética. Así, algunos científicos incluyen dentro de dicho reino al subreino Chlorobionta y dentro de éste a dos divisiones que abarcan las algas verdes, la división Chlorophyta y la Charophyta. Otros basándose en estudios filogenéticos anexan a dos clados apartes (fuera del subreino Chlorobionta y con características distintivas de las mencionadas) con el rango de división, las llamadas algas rojas dentro de Rhodophyta y unas microalgas dentro de Glaucophytas.

Referencias

  • Benitez, C.; Cardozo, A.; Hernández, L.; López, M.; Rodríguez, H.; Ruiz, T.; Torrecilla, P. (2006).
  • Fernández, G. (2018).
  • Lindorf, H.; De Parisca, L., Rodríguez, P. (1999).
  • Motito, A.; Rivera, Y. (2017).
  • Patrick, K.; Brian, L.; Simpson, A. (2009).
  • Sánchez, C. (2012).