Polinización, conceptos y tipos o formas

Polinización, tipos o formas
Polinización

Qué es o en qué consite

La polinización es un evento necesario en la reproducción sexual de las angiospermas (plantas con flores) y de las gimnospermas. Es un proceso de gran importancia en la naturaleza, ya que permite la creación de nuevas semillas, que se convertirán en nuevas plantas.

El proceso ocurre antes de que se produzcan semillas o frutos y comprende la combinación de gametos masculinos con gametos femeninos.

Según el origen o la fuente de polen, la polinización puede denominarse autopolinización, si ocurre en una misma planta, en este caso los granos de polen de las anteras (estructuras masculinas) caen directamente en el estigma (estructura femenina) de la misma flor, lo que resulta en una disminución de la diversidad genética, ya que tanto el esperma como el óvulo de la planta comparten la misma información hereditaria. A su vez estas plantas pueden dar origen a una descendencia autofértil. Este tipo de polinización se ha observado en legumbres, cacahuetes y plantas de soja.

Por otro lado, en aquellas plantas que no poseen ambos sexos, ocurre lo que se conoce como polinización cruzada, proceso que comprende la transferencia de polen entre dos plantas de una misma especie, dando como resultado un considerable aumento en la variabilidad genética y en consecuencia plantas más fuertes. Una gran variedad de árboles frutales dependen de esta forma de polinización. En ambas formas, autopolinización y polinización cruzada, y en plantas angiospermas, el polen germina formando un tubo polínico en la superficie del estigma, el cual se dirige hacia el óvulo de la planta, para finalmente fertilizarlo. En el caso de las gimnospermas el polen llega al micrófilo, donde es impregnado de una sustancia e introducido en el ovario de la planta. En algunos casos ocurrirá la fertilización exitosa de la flor, seguido del crecimiento de las semillas y los frutos. En otros casos puede ocurrir que la planta no sea polinizada y por lo tanto no se reproduzca.

La transferencia natural de polen desde el estambre hacia el estigma puede estar mediada por agentes abióticos como el viento y el agua, aunque mayormente se realiza a través de agentes bióticos, por ejemplo los animales, los cuales buscan recompensas nutricionales como el polen y el néctar, además de otros recursos como la protección, fragancias, aceites o resinas. En este último caso, los colores, formas, tamaños y aromas de las flores, son características que facilitan esa transferencia.

Tipos de Polinización

Dependiendo del agente de polinización, esta puede ser clasificada en abiótica o biótica. La abiótica ocurre sin participación de otros organismos. Alrededor del 20% de las plantas con flores son polinizadas de esta manera. Las formas más comunes de polinización abiótica son las que ocurren a través del viento (anemofilia) y del agua (hidrofilia). Sin embargo el 80% de la polinización es biótica y requiere de la presencia de organismos para que ocurra.

Polinización a través del viento o anemofilia

Cerca del 98% de las especies abióticas se valen del viento para transferir el polen. En este caso el viento recoge el polen de una planta y lo dispersa en otra. En los ecosistemas de baja diversidad, la polinización por el viento puede ser más efectiva. Este tipo de polinización predomina en gramíneas, coníferas y árboles de hoja caduca. Las plantas polinizadas por el viento suelen tener largos estambres y pistilos. Además como no requieren atraer animales polinizadores, presentan colores apagados, no poseen fragancia y los pétalos tienden a ser pequeños o en algunos casos carecen completamente de ellos.

Polinización a través del agua

Es un proceso poco común que ha llegado a observarse en algunas algas del género Potamogeton spp. Posee ciertas ventajas respecto a los otros mecanismos, ya que cuando el polen se transporta sobre la superficie del agua, se desplaza en dos dimensiones, en vez de tres, lo que aumenta la posibilidad de caer en las flores que se encuentran en el agua.

Polinización a través de animales

Las flores en las que se lleva a cabo este tipo de polinización, se destacan por presentar vistosos colores y aromas fuertes, además de proporcionar un medio adecuado para que los insectos polinizadores (abejas, moscas, escarabajos, polillas, mariposas, etc.,) se sientan atraídos por ellas.

La abeja europea es el principal polinizador de cultivos agrícolas y hortícolas a nivel mundial. A pesar de esto, los insectos no son los únicos polinizadores en la naturaleza, ya que pequeños vertebrados como murciélagos, ratones y aves como los colibríes también pueden participar en el proceso. Sin embargo se ha observado que para aquellas especies de plantas que están dispersas en grandes áreas, la polinización mediada por insectos o entomofilia es la más eficiente.

Por lo general, cuando los animales polinizadores se están alimentando de las flores, los granos de polen se adhieren a sus cuerpos, y luego cuando el animal visita otra flor por la misma razón, el polen puede caer accidentalmente sobre el estigma de esa flor, dando como resultado una reproducción exitosa de la planta, la cual dependerá también de las propiedades específicas de la misma. Algunas flores tienden a tener estructuras especializadas, de manera que solo pueden ser polinizadas por ciertas especies de insectos, aves o mamíferos.

Bibliografía

– Baker, N. (2004)

– Chinery, M. (2005)

– Tudge, C. (2006)

– Mark Goodwin (2012)

– Uma Shankar y Dharam P. Abrol. (2016)

– David W. Inouye. (2007)

– Dafni, Amots y col. (2005)

– Labandiera CC. y col (2007)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *