Aguacate, Persea americana, propiedades y beneficios, cultivo

Aguacate, Persea americana

La planta Persea americana mejor conocida como aguacate es un árbol del grupo de las angiospermas, que es aprovechada por el ser humano desde tiempos remotos, hace alrededor de nueve mil o diez mil años atrás, y en la actualidad todavía su importancia económica está vigente, principalmente por su uso alimenticio, pero también en la industria cosmética.

Esta planta tiene su génesis en América Central y su país productor más destacado es México. El aguacate o Persea americana corresponde al tema central de este artículo, donde se resaltan sus características, tanto taxonómicas como botánicas, las peculiaridades de su cultivo, así como las propiedades y beneficios que trae su consumo para el ser humano.

Características taxonómicas

El aguacate es un organismo incluido en el reino Plantae, división Tracheophyta, clase, Magnoliopsida, orden Laurales, familia Lauraceae, género Persea. Las lauráceas incluyen más de 3000 especies que habitan áreas tropicales y subtropicales, siendo la especie Persea americana la de mayor importancia entre todas ellas, desde el punto de vista económico.

Algunos científicos consideran que existen aproximadamente 8 variedades basadas en diferencias morfológicas, ecológicas y moleculares, de las cuales 5 carecen de interés comercial (P. americana var. Floccosa, P. americana var.zentmyerii, P. americana var.steyermarkii, P. americana var.nubigena y P. americana var.tolimanensis), y las otras 3 sí poseen importancia (P. americana var. Americana, P. americana var.guatemalensis y P. americana var. drymifolia). También se han originado algunos híbridos que corresponden a cultivares de gran relevancia económica.

El aguacate es también conocido popularmente con otros términos que son: aguacatero, palto, zaboca o avocado (en inglés).

Características de la planta Persea americana

El aguacate es una planta de tipo árbol perenne, que puede alcanzar extensa altitud, dependiendo de la variedad pueden medir de 10 a 15 metros (algunos incluso hasta los 30 metros), con copa frondosa. Los caracteres morfológicos que distinguen a Persea americana son los siguientes:

Sistema radicular: con poca profundidad y extensión, sin embargo, posee algunas raíces que pueden llegar a profundidades de hasta 3 o 4 metros para el anclaje de la planta al suelo.

Tallo: es erecto, de consistencia leñosa, con cubierta áspera o rugosa, grueso y de morfología cilíndrica.

Hojas: son simples, con filotaxis alterna, de grandes dimensiones (entre 6 y 30 cm de longitud), pecioladas, pero con peciolos delgados que pueden alcanzar hasta los 6 cm de largo.

La morfología de las hojas de Persea americana es entera, sin vellosidades y aspecto liso, difieren en la coloración y contextura dependiendo de su estado de juventud, así, cuando están más jóvenes son de color rojizo, pero posteriormente se van tornando más duras, de contextura coriácea y de color verde oscuro.

Flores: son pequeñas (1 a 3 cm de anchura), de simetría actinomorfa, dispuestas en racimos pedunculados de tipo panículas axilares o terminales, con coloraciones entre blancas y verdosas, pubescentes. Los pedúnculos o pedicelos son delgados y miden de 3 a 6 mm.

Las flores del aguacate son bisexuales o hermafroditas, con un perianto formado por 6 tépalos. El androceo está formado por 12 estambres insertados bien sea debajo o alrededor del ovario, pero solo 9 de ellos son funcionales. El gineceo consta de un estigma de aspecto lobulado, un estilo delgado y un ovario súpero, con un solo lóculo y un único óvulo.

Fruto y semilla: el fruto es carnoso, de tipo baya, de forma heterogénea, bien esférica, ovalada o piriforme. Su exocarpio es grueso, de color variable (tonalidades verdosas y de violetas a negras), mesocarpio comestible, grasoso, de color amarillento a verduzco y un endocarpio delgado.

Persea americana posee una única semilla dura, de forma ovalada, oleosa y recalcitrante, ya que no soportan la deshidratación, además que conservan por un periodo corto de tiempo su capacidad germinativa.

Cultivo del aguacate

Dependiendo de la variedad, se desarrolla en climas que van desde cálidos, templados o hasta fríos. Con respecto al tipo de suelo, sus exigencias no son tan marcadas, ya que puede crecer en amplias texturas, siempre que exista un buen drenaje y algo de materia orgánica, con un pH ligeramente ácido, por lo general cercano a 6.

El aguacate o palto germina en un lapso aproximado de 3 semanas, su etapa de fructificación comienza desde los 3 o 4 años y puede extenderse incluso hasta los 50 años. Se puede propagar o multiplicar por medio de dos formas, a través de semillas o injertos.

El cultivo puede afectarse negativamente por algunas plagas, entre las más importantes se encuentran: algunos hongos del suelo que atacan sus raíces (Phytophthora cinnamoni o Rosellinia necatrix), ácaros como el cristalino (Oligonychus perseae) que puede hasta secar el follaje, insectos como la araña roja (Oligonycus yothersi) que perjudica la capacidad fotosintética de la hoja, los thrips como Heliothrips haemorrhoidalis, Selenothrips rubrocinctus, S. aceri y Scirtothrips persea, los cuales son también insectos que lesionan hojas y frutos.

Propiedades y beneficios del aguacate

El aguacate (palto) es una planta cuya composición en nutrientes aporta aspectos positivos al ser humano que lo incluye en su dieta, ya que se le atribuyen múltiples y heterogéneas propiedades. Contiene gran cantidad de lípidos, destacándose el ácido oleico y carece de colesterol, lo que se traduce en un aporte calórico y en beneficios para el sistema cardiovascular. Los minerales que contienen son en su mayoría el potasio, satisfactorio para el sistema nervioso y muscular, así como fósforo y calcio, y en menores proporciones hierro, magnesio, zinc, sodio, yodo, entre otros.

Igualmente el aguacate es una rica fuente de vitaminas, principalmente C, E y B6 indispensables para el funcionamiento satisfactorio del sistema inmune, del crecimiento y la reparación de tejidos, para incrementar la cantidad hemoglobina, así como mantener cifras normales de glucosa en el fluido sanguíneo. Además de poseer propiedades antioxidantes destacadas, beneficiosas para la piel, el cabello, así como en la prevención de enfermedades como el cáncer, entre otras.

A esta planta también se le ha atribuido efectos antibacterianos, antihelmínticos o vermífugos, emolientes y cualidades positivas para afecciones respiratorias cutáneas y menstruales, entre otros usos.

Biografía:

  • Alcaraz, M. (2009).
  • Chil-Nuñez, I.; Molina-Beltrán, S.; Ortiz-Zamora, L.; Dutok, C.; Souto, R. (2019).
  • Perez, R.; Villaneva, S.; Cosio, R. (2005).
  • Perez, S.; Avila, G.; Coto, O. (2015).