Caqui, Diospyros kaki, cultivo, fruto y sus propiedades

Caqui, Diospyros kaki

Diospyros kaki, popularmente llamada caqui, es una planta originaria de Asia, que se conoce desde la antigüedad y que ha sido aprovechada por el hombre, bien sea como árbol ornamental, maderero o frutal, con una producción anual mundial estimada en aproximadamente 4 millones de toneladas, siendo China el productor más importante, con entre un 75 y 80% de ésta.

El fruto del caqui se puede consumir de forma natural o procesada, tras la obtención de pulpas, yogures, mermeladas, helados, jarabes, entre otros, o bien en pasteles, galletas y demás tipos de postres. Sus hojas también son valoradas para hacer té. Además D. kaki tiene cualidades medicinales y benéficas para la salud. A continuación se especifican los caracteres taxonómicos y morfológicos de esta planta, así como su cultivo, propiedades y beneficios.

Notas taxonómicas

El caqui está clasificado taxonómicamente dentro del reino Plantae, división Traqueophyta, clase Magnoliopsida, orden Ericales, familia Ebenaceae, género Diospyros, especie Diospyros kaki, la cual posee diferentes sinónimos, de los cuales algunos son: Diospyros amara, Diospyros argyi, Diospyros bertii, Diospyros costata, Diospyros sinensis, Embryopteris kaki.

El nombre de su género proviene de dos vocablos griegos, “Dios” y “Spyros” cuya traducción es Dios y comida, respectivamente, por lo que etimológicamente significa comida de dioses.

Popularmente es conocido con otros nombres a nivel mundial, estos son: palosanto, permsimonio, persimón, loto del Japón, zapote, entre otros.

Características morfológicas del caqui

La planta de Diospyros kaki puede llegar a alcanzar hasta los 10 o incluso los 15 metros de altura, cuyo crecimiento es lento. Las características de su tallo, hojas, flor, fruto y semilla son las siguientes:

Tallo

El caqui posee un tallo recto, que algunas veces puede llegar a encorvarse. Puede presentarse con ramificaciones o sin ellas y sus ramas son quebradizas.

Hojas

Diospyros kaki consta con hojas simples, pecioladas, de peciolo corto, generalmente de forma ovalada, margen entero, cuyas dimensiones aproximadas son 17 centímetros de longitud y 10 de anchura, de color verde, que durante la juventud se tornan pálidas y con el paso del tiempo alcanzan tonalidades más oscuras. En el haz son glabras y por el envés un poco pubescentes y poseen filotaxia alterna.

Esta planta tiene la peculiaridad de que sus hojas son caducas, ya que se desprenden antes del tiempo de recolección del fruto, generándole una destacada belleza ornamental en ese periodo.

Flor

Por lo general, el árbol posee flores masculinas o femeninas, pero en algunos casos se pueden encontrar plantas hermafroditas, ya que poseen ambos tipos. Las flores femeninas son simples, presentan un pedúnculo cilíndrico y de aspecto leñoso que sirve de sostén al resto de las partes. El cáliz es grueso, de color verde, pero tonalidades claras y con forma de copa. La corola es de color crema, formada por cuatro pétalos soldados en la parte inferior.

Por su parte, las flores masculinas son de menor tamaño en comparación con las femeninas y están agrupadas en inflorescencias, en grupos de 3, son de color rosado, con estambres de forma alargada, muy numerosos (entre 16 y 24). Las flores hermafroditas del caqui tienen un androceo constituido en números por ocho estambres simples y sencillos.

Fruto y semilla

El fruto de D. kaki es carnoso indehiscente, de tipo baya, cuyo peso, tamaño y forma varía en función de la variedad. La forma puede ser desde globosa, redondeada o hasta puntiaguda. Su superficie se recubre de una capa de pruina cuando está maduro.

La fruta del caqui puede ser amarilla, anaranjada o de tonalidades rojas, con piel delgada y pulpa de consistencia gelatinosa. Internamente presenta ocho cavidades, tendrán semillas o carecerán de ellas, dependiendo de si la flor ha sido fecundado o no. Las semillas se encuentran en números variables, generalmente de 4 a 8, de consistencia blanda, forma oblonga y color oscuro.

Las variedades existentes del caqui, se clasifican en relación a la astringencia que poseen sus frutos, así tenemos a aquellos astringentes y los no astringentes. Los primeros, con alto contenido de taninos solubles, los cuales van disminuyendo con la maduración, entre ellos están: rojo brillante, triumph (sharon), tomatero, entre otros. Los últimos, con taninos insolubilizados como fuyu, hana-fuyu, jiro, entre otros.

Cultivo del del caqui

Diospyros kaki es un tipo de planta que debido a sus características se considera de clima tropical, con necesidades de cierta cantidad de luz solar para su desarrollo. Es capaz de crecer en altitudes que no sobrepasen los 600 metros y de resistir pequeñas heladas y períodos de sequía.

En relación al suelo para su cultivo, no es un árbol muy exigente, aunque prefiere aquellos que son profundos, permeables, con abundante materia orgánica y con pH ácido que oscile entre 5,5 y 6,5. Los suelos muy drenados o con exceso de humedad no ayudan a su crecimiento y desarrollo.

Se puede propagar tanto de forma sexual como asexual, aunque a propagación por semillas es más complicada y en los cultivares se usan generalmente los injertos.

Propiedades y beneficios del caqui, Diospyros kaki

Gracias a su composición rica en nutrientes, el consumo de Diospyros kaki resulta positivo para la salud del ser humano. Está integrado mayormente por agua al ser una baya jugosa, lo que condiciona una buena hidratación al cuerpo. A su vez, lo integran carbohidratos en gran cantidad, entre los que tenemos fructosa, glucosa y fibra, tanto soluble (pectina y mucílagos) como insoluble, que contribuyen al buen tránsito intestinal y a un alto aporte energético.

Además, el caqui es variado en vitaminas y minerales. Entre las primeras tenemos la provitamina A, diferentes tipos de B (B1, B2, B3, B6, B9), así como la C, E y K. Entre los últimos al potasio, magnesio, fósforo, calcio, hierro, zinc, sodio, selenio y manganeso.

Los anteriores compuestos le atribuyen propiedades positivas para el crecimiento, el sistema esquelético humano, circulatorio, respiratorio y para la piel. Posee poca grasa y su contenido de colesterol es 0, lo que permite su consumo en personas con regímenes dietéticos especiales.

En Japón es muy popular el té de hojas de caqui con excelentes propiedades curativas para diversos males como detener el sangrado, la parálisis, quemaduras, diabetes y congelación, además de atribuírsele capacidad antioxidante y antialérgica a algunos de sus componentes.

Referencias:

  • Carvo, A.; Vidal, O. (1976).
  • Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). (2006).
  • Govaerts, R. (2017).
  • Martínez-Calvo, J.; Badenes, M.; Llácer, G. (2012).
  • Martinez, R. (2016).