Estás aquí: Inicio » Plantas » Tomillo (Thymus), características, planta, cultivo, propiedades

Tomillo (Thymus), características, planta, cultivo, propiedades

Tomillo (Thymus)
Juanjo R (flickr.com)/CC BY-SA 2.0

En el Reino Plantae existen ejemplares muy provechosos por sus propiedades, útiles a la hora de cocinar y por los cuantiosos beneficios medicinales, los cuales se han conocido desde las antiguas civilizaciones. Entre ellos tenemos los del género Thymus, que popularmente se conoce como tomillo, vegetales que ayudan a aliviar síntomas y problemas de salud molestos.

¿Qué es y para qué sirve el tomillo?

Como ya se ha mencionado, corresponde a un nombre común de plantas, las cuales se encuentran agrupadas dentro del género Thymus, poseen generalmente pequeño porte, ya que no logran grandes tamaños durante su desarrollo, pero que igualmente resaltan por sus efectos medicinales, de esta manera se usan para preparar infusiones de tomillo, además de la extracción de sus aceites.

Aparte de su uso etnobotánico, se emplean en la industria de los perfumes, debido al aroma que producen, también es común en gastronomía, ya que sirven como condimentos, algunas se utilizan para sazonar aceitunas.

Características de Thymus

Hábitat

Incluye ambientes soleados y secos con altitudes que van desde el nivel del mar hasta los 2000 m aproximadamente. Puede ubicarse naturalmente en Europa, especialmente en la cuenca mediterránea, en parte de África y Asia, pero su cultivo ya es universal.

Existen pocas especies de Thymus que presentan ambientes húmedos, como los senderos de arroyos, de igual manera hay representantes árticos, capaces de resistir temperaturas muy frías.

Taxonomía

La clasificación taxonómica completa queda estipulada de la siguiente manera:

  • Reino: Plantae.
  • Phylum: Tracheophyta.
  • Clase: Magnoliopsida.
  • Orden: Lamiales.
  • Familia: Lamiaceae.
  • Género: Thymus.

Este género engloba 330 especies, 76 subespecies y 8 variedades. Dentro de las especies destaca el ejemplar típico Thymus vulgaris, pero también se encuentran otros como Th. membranaceus, Th. hyemalis, Th. citriodorus, Th. zygis, entre otros.

¿Con qué otro nombre se conoce el tomillo? Los nombres vulgares de esta planta son varios, entre ellos tenemos tremoncillo, tomello, tomilho, farigola y thime (en inglés).

¿Cómo es la planta del tomillo?

Los vegetales pertenecientes al género Thymus son generalmente de consistencia leñosa (al menos en la base de sus ramas), con crecimiento arbustivo, perennes y aromáticas. Los caracteres principales que las describen son los siguientes:

Tamaño: generalmente son pequeños, oscilan entre 30 y 40 cm de longitud, solo algunos ejemplares pueden sobrepasar los 80 cm.

Raíz: el sostén de la planta lo ejerce una raíz principal de consistencia leñosa, acompañada de abundantes raíces secundarias. Si las especies tienen estolones, entonces en cada nudo surgen raicillas que contribuyen con el soporte y la absorción.

Tallo: erguido o decumbente (rastrero con extremos erectos), con contorno cuadrangular o circular y que es común que esté poblado de pelos.

El aspecto de la corteza es diferente, dependiendo de la edad del vegetal, los tallos cuando son jóvenes pueden tornarse verdes, amarillentos, pardos o hasta rojizos, pero a medida que avanza el desarrollo, se observan más parduzcos y de aspecto fibroso, en este caso dicha corteza puede desprenderse en forma de tiras.

Hojas: son simples, enteras, con morfologías variables, pueden ser elípticas, lanceoladas, romboides, ovadas, lineares, etc., con márgenes planos o revolutos.

Algunos ejemplares poseen láminas con pelos o sin ellos, pueden tener unos más largos en la base de las mismas, llamados cilios. Además de constar con glándulas en la superficie.

El tamaño de este órgano tampoco es uniforme, las láminas miden entre 4 y 10 mm de largo, por 1 a 6 de ancho. La disposición de las hojas en las ramas o filotaxis es opuesta o decusada.

Flor del tomillo: se presentan formando inflorescencias o grupos compactos llamados verticilastros. Son pediceladas (presentan una ramilla que las sostiene), hermafroditas o femeninas, con brácteas parecidas a las hojas caulinares o diferentes (más anchas o coloridas).

La coloración es heterogénea en los diferentes ejemplares, pueden ser blancas, cremas, rosas o moradas.

Tanto el cáliz como la corola son bilabiados, ésta última de forma acampanada o tubular, puede poseer pelos y también glándulas superficialmente. Posee 4 estambres y un estilo bífido o dividido en dos, ambos exertos, es decir, que sobresalen.

Fruto: equivale a núculas de entre 1,5 a 1,2 mm de longitud, con forma ovoide o elipsoide, color marrón y superficie lisa y sin pelos.

Cultivo

El cultivo del tomillo es sencillo, puede realizarse de forma vegetativa a través de esquejes o sexualmente por la germinación de sus semillas, bien sea por medio de siembra en semilleros o directamente en el huerto o jardín. El tiempo en que demora la plántula en emerger es de aproximadamente 1 mes, es decir, 4 semanas.

En el caso de la siembra por esquejes se toma una rama (de 8 a 12 cm de largo) de un ejemplar joven, que se encuentre ya con raíces o se coloca a enraizar de forma previa (en un recipiente con agua en oscuridad) para proceder a su trasplante al lugar definitivo.

Algunos requerimientos son los siguientes:

Clima e iluminación: los ambientes para su desarrollo son generalmente cálidos y secos, preferiblemente bajo el sol.

Suelos: tiende a desarrollarse en diferentes clases de sustratos, desde arenosos, arcillosos, hasta en grietas de rocas, tanto en ácidos como básicos.

Riego: no es exigente en cuanto a humedad, por lo que amerita poca cantidad de agua, siendo indispensable que el sustrato posea un drenaje adecuado. Solo es necesario aplicar un riego generoso inmediatamente después de la siembra.

Propiedades del tomillo

Esta labiacea está constituida por agua, fibra, proteínas, lípidos, vitaminas (B, C, entre otras), minerales (como aluminio, magnesio, calcio, hierro, cobalto), fenoles, aceites esenciales, con grandes cantidades de timol y carvacrol entre otros componentes que les brindan efectos benéficos para la salud de las personas que las consumen.

Son numerosas las propiedades del tomillo, las principales se mencionan a continuación:

Efecto revitalizante: los aceites recuperan la vitalidad, tonifican los músculos y la piel y contrarrestan la ansiedad.

Acción sobre el aparato respiratorio: una de las principales propiedades es el efecto expectorante, lo que al sumarlo con la capacidad antibacteriana resulta un aliado efectivo en infecciones de las vías respiratorias, así como de la faringe. Además de tener acción calmante de la tos y disminuyente de las secreciones nasales.

Antiviral, antiantibacterial y antimicótico: estos vegetales posee acción demostrada frente a virus y bacterias, por lo que resulta eficaz frente a heridas e infecciones en distintas regiones corporales (respiratorias, del aparato genitourinario, digestivas, de la piel). Se ha evidenciado acción frente a hongos importantes como Candida albicans.

Antiparasitario: posee efectividad frente a helmintos como Ancylostoma duodenale, así como ante parásitos externos (piojos y pulgas) y es un insecticida eficaz.

Beneficios sobre el sistema digestivo: alivia inflamaciones, disminuye los gases y diarreas, entre otras afecciones relacionadas con este sistema.

El tomillo (Thymus) es un excelente amigo frente a diversas afecciones de la salud, pero no por esto hay que excederse con él, tampoco se recomienda su uso en caso de embarazo o lactancia. Es un vegetal con un fácil cultivo, ya que no amerita grandes requerimientos o cuidados, por lo que se puede mantener en casa sin problemas.

Ficha técnica

Ficha sobre el tomillo

Referencias

  • Blanco, J.; García, D.; Vázquez, F.; Ruiz, T. (2016).
  • Gimeno, J. (2001).
  • Inda, M. (2012).
  • Morales, R. (1986).
  • Rojas, J.; Ortíz, J.; Jáuregui, J.; Ruiz, J.; Almonacid, R. (2015).
  • Solís, P. (2011).
  • Torrente, F. (1985).