Alcachofa, Cynara scolymus,características de la planta, cultivo, beneficios

Alcachofa, Cynara scolymus
Alcachofa, Cynara scolymus
Jimmy Baikovicius/CC BY-SA 2.0

Cynara scolymus o mejor conocida como alcachofa es una planta de gran valor económico, cuyo consumo está reportado desde las antiguas civilizaciones que poblaban la tierra. Su origen se ubica en la cuenca del mar Mediterráneo y su órgano apreciado es la inflorescencia inmadura, consumo que además resulta benéfico para la salud en general.

En los próximos párrafos se caracteriza a la alcachofa o Cynara scolymus en los aspectos más resaltantes de su taxonomía, morfología, cultivo, así como a sus nutrientes y a las propiedades y beneficios de su consumo.

Características taxonómicas de la alcachofa

La alcachofa pertenece al reino Plantae, filo Tracheophyta, clase Magnoliopsida, orden Asterales, familia Asteraceae, género Cynara, el cual abarca 12 especímenes, dentro de los cuales se encuentra la alcachofa. La especie Cynara scolymus posee otros sinónimos a nivel científico como: Carduus scolymus, Cynara cardunculus subsp. scolymus, Cynara sculenta y Cynara hortensis.

Otros nombres comunes con los que es conocida Cynara scolymus son: alcachofera, alcaucil, Garten-Artischocke, Globe Artichoke, Artichaud.

Características generales de la planta Cynara scolymus

Cynara scolymus es un vegetal perenne, cuyas características morfológicas de sus partes (raíz, tallo, hojas, flores y fruto) se desglosan a continuación:

Raíz

El sistema radical es fuerte, consta de raíces principales gruesas, de forma cónica y naturaleza leñosa o subleñosa, raíces secundarias de consistencia fibrosa y múltiples raíces capilares, aparte de situarse en él un rizoma subterráneo, útil para la acumulación de reservas. Las raíces de la alcachofa son crasas, lo que da el potencial a esta planta de resistir o soportar condiciones de sequía.

Tallo

Es erecto, ramificado, de consistencia subleñosa, que puede llegar a obtener una altitud de 1,5 metros. Cuando la planta se encuentra en periodo de adultez, se distinguen dos regiones del tallo, una hipogea y otra epigea, la primera contiene yemas que originas a hijuelos y de la segunda nacen las hojas.

Hojas

Las estructuras foliares son simples, con vellosidades, siendo de mayores tamaños las localizadas en la región basal. La coloración difiere en los distintos cultivares, por lo general presentan tonalidades verdes o grisáceas en la cara superior y más opacas en la inferior. Las hojas poseen peciolos carnosos, aplanados y con un tamaño aproximado de un quinto de la longitud de la lámina.

Las hojas de la alcachofa poseen su lámina o limbo alargado, dividido en lóbulos laterales y su tamaño y forma es heterogénea dependiendo de la variedad. De esta manera, Cynara scolymus presenta una hoja con medidas que oscilan entre 20 a 120 cm de longitud y hasta 20 cm de anchura como valores aproximados. Algunos especímenes poseen en los ápices de los lóbulos unas espinas, generalmente no punzantes y pequeñas.

Las hojas caulinares de la alcachofa tienden a ser sésiles, más enteras, y su pubescencia varía con la ubicación, presentando vellosidades en el envés y ausencia de éstas en el haz.

Flores

En esta planta las flores forman una inflorescencia de tipo cabezuela o capítulo de morfología ovoidea o globosa, con un receptáculo carnoso, que posee numerosas brácteas ordenadas de forma imbricada, cuya forma y tamaño dependen de la variedad.

El capítulo maduro da lugar a numerosas flores alógamas, entomófilas, de coloración azulada-violácea, formas tubulares, pentámeras, perfectas o hermafroditas, situadas sobre el receptáculo, cada una con una bráctea denominada palea. Su corola está integrada por un penacho de pelos llamados vilanos. El ovario es ínfero, formado por un solo lóculo y óvulo. Posee un único estilo, que se encuentra dividido en su parte superior por dos labios. Tiene 5 estambres soldados por las anteras, formando una especie de tubo.

Fruto

Con un pericarpio seco, que carece de dehiscencia, de tipo aquenio, recubiertos por pelos llamados papus o vilano.

Cultivo de la alcachofa

Los requerimientos térmicos óptimos del cultivo de Cynara scolymus se sitúan entre los 15 y 18°C, aunque también puede crecer y desarrollarse en temperaturas mayores a 8°C, pero paraliza su crecimiento y desarrollo a menos de 5°C, y se induce la apertura de la flor de esta planta con temperaturas superiores a 24°C. Las condiciones de humedad relativa ideales se encuentran por encima del 60%, ya que humedades bajas, también causan maduración de las flores.

Esta planta no tolera temperaturas de congelación, así por ejemplo entre -2 y -4°C se destruyen los órganos aéreos y a -10°C se afectan las raíces y rizomas. Las condiciones térmicas ideales para la germinación de las semillas se ubican entre 17 y 25°C aproximadamente.

La alcachofa puede desarrollarse en suelos variables, ya que no es un vegetal exigente en este aspecto, pero los más adecuados para su productividad son aquellos que son profundos y bien drenados, con un pH ligeramente alcalino que oscile entre 6,4 a 6,8, con una frecuencia alta de riego.

Presenta diversas exigencias para la formación de flores dependiendo de las variedades, normalmente requieren ciertas horas de frío (aproximadamente 250 a 7°C), pero esta etapa también se puede inducir por medio de la utilización de ácido giberélico.

Se puede propagar tanto por semillas, como por hijuelos, esquejes y por micropropagación, a través del cultivo de meristemas que ha dado buenos resultados productivos.

El adecuado crecimiento y desarrollo se puede ver afectado por plagas como: pulgones (Aphis fabae, Capitophorus elaeagni), larvas minadoras (Agromyza apfelbeckii, Liriomyza huidobrensis), cuncunillas (Copitarsia decolora, Syngrapha gammoides) y gusanos cortadores (Agrotis bilitura), entre otros y por enfermedades causadas por hongos (Fusarium, Phytium, Verticilium), entre otras afecciones.

Nutrientes y beneficios del consumo de la alcachofa

La alcachofa está compuesta por nutrimentos necesarios para mantener y mejorar la salud del ser humano, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, fibra, minerales, principalmente fósforo y potasio y en menores proporciones sodio, calcio, hierro y magnesio, entre otros. Además de concentrar en sus tallos y hojas otros componentes como esteroles, cinarina y folatos que contribuyen con algunos sistemas del cuerpo.

Entre los beneficios derivados de la ingesta de Cynara scolymus destaca su propiedad digestiva, diurética, depurativa, antirreumática, su efecto benéfico sobre el hígado y la secreción biliar, lo que contribuye al progreso de disfunciones hepáticas y biliares. Por otra parte, le hace bien al sistema nervioso, los huesos y dientes y tiene un efecto positivo sobre el metabolismo del colesterol. La alcachofa es idónea para anexarse en dietas para perder peso y para ser consumida por personas diabéticas.

Autores consultados

  • Hassler, M. (2020).
  • Martínez, I.; Poveda, C. (2010).
  • Rojas, C. (2011).
  • Saavedra, G. (2018).