Patata, Solanum tuberosum, información de la planta, propiedades

Patata, Solanum tuberosum

La patata, cuyo nombre científico es Solanum tuberosum es un vegetal ampliamente conocido por el uso que se le da a nivel gastronómico. Es originaria del continente americano, específicamente de la región donde actualmente se ubican Perú y Bolivia.

Durante la época de la conquista fue llevada hacia Europa por los colonizadores y poco a poco se fue posicionando como un ingrediente constante en la cocina. Se encuentra entre los cultivos alimenticios más importantes, conjuntamente con el trigo y el maíz.

Sin embargo, la patata no es utilizada solo en el área culinaria, sino que por sus diversas propiedades también puede ser utilizada tanto en el ámbito industrial como en el medicinal y cosmético.

Taxonomía de Solanum tuberosum

La patata es un organismo que pertenece al dominio Eukarya, dado que todas sus células son eucariotas. Esto quiere decir que en sus células se encuentra un núcleo, dentro del cual está presente el ADN empaquetado, formando a los cromosomas.

Así mismo, dentro de dominio Eukarya se ubica en el reino plantae. Los organismos de este reino se caracterizan porque en sus células poseen unos organelos llamados cloroplastos, dentro de los cuales se almacena la clorofila. Esta tiene una participación muy importante en el proceso de fotosíntesis. De manera tal que todos los integrantes del reino plantae son organismos fotosintéticos.

Tomando en cuenta que Solanum tuberosum es una planta que posee raíz, tallo, hojas, flor y fruto, entonces es correcto afirmar que se ubica dentro de la división Magnoliophyta. Las plantas de esta división reciben el nombre de angiospermas. Y dentro de estas, la patata se clasifica como una dicotiledónea, ya que pertenece a la clase Magnoliopsida. Las dicotiledóneas tienen la peculiaridad que, durante las primeras etapas de su desarrollo embrionario presentan dos cotiledones.

Ahora bien, dentro del grupo de las dicotiledóneas, la patata se ubica en el orden Solanales, específicamente en la familia Solanaceae. Las plantas de esta familia son herbáceas y tienen tubérculos subterráneos. Además tienen hojas alternas y sus flores tienden a ser hermafroditas. Siguiendo con las categorías taxonómicas más específicas, pertenece al género Solanum y a la especie Solanum tuberosum.

Composición química de la patata

Es un alimento que está presente en la dieta de manera constante. Esto gracias a su versatilidad, lo cual permite cocinarla de diferentes formas. Esta le proporciona al ser humano una gran cantidad de nutrientes y componentes químicos en distintas proporciones.

El componente que se encuentra en mayor cantidad en la patata es el agua, la cual representa el 77% de ella. El segundo elemento constituyente más abundante son los carbohidratos, que representan un 20% aproximadamente.

De igual forma, en la patata también están contenidas proteínas, grasas y fibras, aunque en menor proporción.

Solanum tuberosum igualmente contiene en su composición química algunas vitaminas como la tiamina, la vitamina C, riboflavina y niacina.

Finalmente, así como ocurre con todos los alimentos, presenta diversos elementos químicos, entre los que se destacan: hierro, calcio, potasio y fósforo.

Características de la planta de patata

La planta es tuberosa y perenne. Su tallo es herbáceo y se divide en tallo aéreo y tallo subterráneo. El tallo aéreo es recto y tiene una longitud aproximada de 60 cm.

El tallo subterráneo se encuentra modificado en estructuras de forma redonda u ovalada, con un diámetro que puede alcanzar los 10 cm. Se caracterizan porque almacenan gran cantidad de almidón.

Las hojas son compuestas y alternas, con forma lanceolada. Su superficie no es lisa, sino que presentan unas estructuras similares a pequeños vellos conocidos con el nombre de tricomas.

Las raíces son sumamente delgadas y presentan una gran cantidad de ramificaciones. Así mismo, no tienen mucha fuerza para penetrar en el suelo, por lo que se les encuentra superficialmente.

Al ser una planta angiosperma, tiene flor y fruto. Las flores son pentámeras y tienen una coloración violeta o blanca. Estas miden aproximadamente unos 3 ó 4 cm de diámetro.

Contrario a lo que muchos podrían pensar, el fruto de esta planta no es la patata como tal, sino que está representado por una especie de baya, de aspecto globoso, cuyo color es variable, pudiendo ir del verde al amarillo, e incluso en algunos casos a un color rojizo.

Cultivo de la patata

El cultivo de la patata requiere de ciertas condiciones ambientales que tienen que ver con la temperatura, la humedad y la luz, entre otros.

En lo referente a la temperatura requerida, en las etapas iniciales del cultivo, esta no puede exceder los 14°C ni estar por debajo de los 5°C. Posteriormente, el desarrollo y crecimiento de la planta se da en temperaturas aproximadas de unos 25°C.

Con respecto a la luz solar, la planta debe contar con una buena disponibilidad de esta, ya que es un requisito indispensable para poder llevar a cabo el proceso de fotosíntesis. Este proceso es sumamente importante, ya que es el que determina el desarrollo y maduración de la planta.

Es importante destacar que, a pesar de que la planta requiere de agua, como todos los cultivos, esta debe ser regulada, ya que un exceso de esta puede comprometer la viabilidad del cultivo.

Ahora bien, el método más utilizado para el cultivo de Solanum tuberosum es la multiplicación vegetativa. A través de este mecanismo, en vez de sembrarse la semilla, se siembran los tubérculos. Esto debe ser en orificios poco profundos.

Transcurrido un tiempo, que es variable y que depende de las condiciones ambientales, comienzan a emerger los brotes para posteriormente dar paso al proceso de tuberización. Luego comienzan a desarrollarse los diferentes órganos de la planta como son el tallo, las flores y el fruto.

En la medida en que la planta comienza a desarrollarse, inicia con el proceso fotosintético, a partir del cual se obtienen como productos carbohidratos. Estos se almacenan, ocasionando el desarrollo de los tubérculos subterráneos.

Los tubérculos continúan su desarrollo, influenciados por diversos factores, hasta que la planta madura y puede realizarse la cosecha. Es importante destacar que la señal inequívoca de la maduración de la planta es el cambio de coloración de las hojas, de verde a un amarillento suave.

Beneficios

Erróneamente, muchos creen que la patata, al ser un carbohidrato no es muy saludable y ocasiona un irremediable incremento del peso corporal. Sin embargo, esto no es así. La patata tiene ciertos beneficios, los cuales contribuyen a ayudar a que el individuo mantenga un buen estado de salud.

En primer lugar, presenta propiedades antioxidantes. Esto quiere decir que ayuda a evitar la producción de radicales libres, lo cual se relaciona con la prevención del cáncer. Además también fortalece al sistema inmunológico.

Así mismo, los científicos exponen que ayuda a disminuir los niveles de glucosa en sangre. Igualmente, al tener un elevado contenido de fibra, es de gran ayuda en la mejora del tránsito intestinal.

En el caso de las personas que padecen de problemas digestivos como gastritis o reflujo, se les recomienda ingerir las papas hervidas, ya que así disminuyen los síntomas de estas patologías.

Usos de la patata

Como es de esperarse, el principal uso que se le da a la patata es el gastronómico. En la gastronomía, a nivel mundial, se emplea como guarnición o contorno en muchos platos.

Entre las formas en las que se puede cocinar, una de las más reconocidas es el puré. Este se emplea como contorno en muchos platos. Igualmente, se sirven asadas o hervidas. En los restaurantes de comida rápida son muy comunes las patatas fritas.

Igualmente es utilizada en otro tipo de industria aparte de la gastronómica. Por su almidón, es utilizada en la industria papelera, para generar cartón y papel periódico.

También es utilizada en la industria cosmética en la elaboración de jabón para lavar ropa, cremas faciales, y champú, entre otros implementos.

Referencias

  1. Curtis, H., Barnes, S., Schneck, A. y Massarini, A. (2008). Biología. Editorial Médica Panamericana. 7° edición
  2. Hawkes, J.G. (1990). The potato: evolution, biodiversity and genetic resources. London.: Belhaven Press,. p. 259.
  3. Román Cortés, M., Hurtado, G. (2002). Guía técnica del cultivo de La Papa. Salvador.
  4. Umadevi, M., Sampath, P., Bhowmik, D. y Duraivel, S. (2013) Health benefits and cons of Solanum tuberosum. Journal of Medicinal Plants Studies. 1 (1)