Pepino, Cucumis sativus, planta y cultivo. Beneficios

Pepino, Cucumis sativus

El pepino, cuyo nombre científico es Cucumis sativus es una planta ampliamente conocida a nivel mundial porque se utiliza en diversas industrias como la culinaria y la cosmética.

Tuvo su origen en el continente asiático, en donde se cultiva desde hace más de 3.000 años. Posteriormente fue introducido en otras regiones gracias, principalmente a griegos y romanos.

Es importante destacar que el primer productor de pepino a nivel mundial es China, lo cual no es de extrañar, ya que este es un ingrediente muy conocido y utilizado de su gastronomía.

Taxonomía de Cucumis sativus

Cucumis sativus es una planta que pertenece al dominio Eukarya. Los miembros de este dominio se caracterizan porque sus células son eucariotas, es decir, tienen una estructura central conocida como núcleo, dentro de la cual se encuentra el material genético (ADN). Así mismo, se le ubica en el reino plantae porque sus células contienen clorofila, el cual es un pigmento que permite absorber la energía solar para poder llevar a cabo el proceso de la fotosíntesis.

En el reino plantae, el pepino pertenece a la división Magnoliophyta, también conocida como la de las plantas angiospermas. La característica principal de este tipo de plantas es que su semilla se encuentra protegida o cubierta y además son plantas que tienen flor y fruto. Dentro del grupo de las angiospermas, Cucumis sativus es una dicotiledónea, es decir, pertenece a la clase Magnoliopsida. Los miembros de esta clase, durante su desarrollo embrionario inicial presentan dos cotiledones.

Siguiendo, el pepino se localiza en el orden Cucurbitales y en la familia Cucurbitaceae. Estas se caracterizan principalmente porque son plantas trepadoras de tipo enredadera, cuyas hojas se encuentran cubiertas por pelos conocidos como tricomas, entre otras características.

Finalmente, como su nombre científico lo indica, el pepino pertenece al género Cucumis, el cual está integrado por plantas de tallos rastreros, herbáceas y monoicas. Esto último significa que cada planta posee estructuras reproductivas femeninas y masculinas. Además tienen flores estaminadas, que son aquellas que tienen estambres, pero carecen de ovario.

Composición química

Cucumis sativus es una planta cuyo fruto, que es el pepino, contiene un gran porcentaje de agua, el cual excede el 96%. Además de esto, tiene un elevado valor nutricional que viene dado por la cantidad de nutrientes que posee.

Entre sus nutrientes se pueden mencionar:

  • Vitaminas esenciales como riboflavina, tiamina, vitamina C y vitamina K, entre otras.
  • Minerales como hierro, calcio, manganeso, sodio, potasio y zinc, entre otros.
  • Grasas
  • Proteínas
  • Azúcares

Todos estos elementos se conjugan para hacer del pepino uno de los vegetales más nutritivos y efectivos que hay. Debido a lo anterior debe estar incluido en toda dieta saludable.

Características de la planta

Cucumis sativus se caracteriza por ser una planta herbácea, lo que quiere decir que no presentan tallos leñosos. Al contrario, su tallo es de tipo rastrero, es decir, crece a ras del suelo. Así mismo, presenta prolongaciones o apéndices conocidos como zarcillos, los cuales son de utilidad porque le permiten a la planta trepar y adherirse a superficies como cercas. Es importante destacar que el tallo presenta una hoja en cada nudo.

Igualmente, esta es una planta monoica. Esto implica que contiene estructuras tanto femeninas como masculinas, en lo referente a reproducción. Las flores femeninas son de color amarillo y presentan un pedúnculo corto y grueso. Así mismo, su corola está conformada por varios lóbulos y tienen un ovario de tipo fusiforme que se encuentra cubierto por vellos.

Por otra parte, las flores masculinas disponen un pedúnculo largo y delgado. Tienen 5 lóbulos y presentan, de forma general 3 estambres, los cuales son de corto filamento

Las hojas se caracterizan por estar unidas al tallo a través de un peciolo cuya longitud no supera los 8 cm. Son de poco grosor y sus bordes son dentados. El limbo es más ancho que largo y el número de lóbulos que presenta es variable, desde 3 hasta 5. A simple vista, las hojas tienen forma de corazón.

Las raíces son delgadas, largas y prácticamente no tienen ramificaciones.

Como es bien sabido, el fruto de esta planta es el pepino. Este tiene forma alargada o cilíndrica. A diferencia del resto de la planta, no presenta ningún tipo de vellosidades, por lo que es lampiño. Es de color verde cuando está inmaduro y en la medida en que va madurando, va cambiando su color a un amarillo verdoso.

Cultivo de la planta Cucumis sativus

El cultivo de Cucumis sativus es relativamente sencillo. Lo importante es tener en cuenta los diferentes factores y elementos que desempeñan un papel importante en el desarrollo del fruto.

En este sentido, el primer elemento a tener en cuenta es la temperatura. La ideal para este tipo de cultivo oscila entre los 14°C y los 28°C. Temperaturas superiores o inferiores a este rango ocasionarían que la planta no se desarrolle adecuadamente y que finalmente muera, ya sea por helamiento o por desequilibrios relacionados con la desnaturalización de ciertas proteínas.

Siguiendo con los requerimientos ambientales, el pH ideal para este tipo de plantas es ligeramente ácido, ubicándose entre 5.5 y 7.

Así mismo, los requerimientos de temperatura varían de acuerdo a la fase del cultivo. En las etapas iniciales se requieren temperaturas más bien altas, mientras que en las fases finales como la formación y desarrollo del fruto, se necesitan temperaturas más bajas.

En lo referente a la luz solar, no existe un requerimiento específico. Lo importante es que esta no sea demasiado directa como para que pueda dañar a la planta. Contrario a esto, se ha reportado que los niveles de humedad para el cultivo de esta planta deben ser elevados, pero no excesivos.

Finalmente, uno de los elementos más importantes a tener en cuenta en cualquier tipo de cultivo, es el suelo. Para que el cultivo sea exitoso, el suelo debe contener abundante materia orgánica y que sea ligero y bien drenado. En realidad, el pepino no es muy exigente en cuanto al suelo. Sin embargo es particularmente sensible a la concentración de minerales. Si esta es muy elevada, las plantas crecen lentamente y débiles, en tanto que si es muy baja, las plantas resultantes serán frondosas, pero más vulnerables a posibles infecciones por agentes patógenos.

Beneficios del pepino

Cucumis sativus es una planta que aporta una gran cantidad de beneficios, gracias a sus elementos constituyentes. En este sentido, el pepino tiene un efecto relajante sobre el sistema nervioso, debido a su elevado contenido de vitaminas del grupo B.

Así mismo, ayuda a mejorar el tránsito intestinal y a mantener los niveles de pH, gracias a su elevado contenido de agua y fibra. Gracias a su contenido de potasio y magnesio, ayuda a evitar calambres y a regular la presión arterial.

Igualmente, al contener una gran cantidad de antioxidantes previene la formación de radicales libres y, en consecuencia, la aparición del cáncer.

Finalmente, ayuda a mantener el cuerpo hidratado, debido a su elevado contenido de agua, el cual sobrepasa el 96%.

Usos del pepipo

El pepino es una planta que es ampliamente usada. Se utiliza en diferentes ámbitos como el gastronómico, medicinal y cosmético.

Desde el punto de vista gastronómico, el pepino es ampliamente utilizado en la elaboración de ensaladas. Así mismo, también es consumido como encurtido. En este caso se utiliza más que todo como acompañante o contorno en diferentes platos. Cuando se utiliza para el consumo, se recolecta antes de que el fruto haya madurado por completo. Lo ideal es consumirlo cuando aún está verde.

Tomando en cuenta ciertas características y propiedades del pepino, se utiliza ampliamente en la industria cosmética. Este es un conocido ingrediente de mascarillas y cremas que contribuyen con el cuidado e hidratación de la piel.

Y el campo de la medicina tradicional no se queda atrás. El pepino es utilizado como depurador, diurético y emoliente. Así mismo, se ha determinado que el pepino es un ingrediente frecuente en cremas dermatológicas.

Referencias

  1. Curtis, H., Barnes, S., Schneck, A. y Massarini, A. (2008). Biología. Editorial Médica Panamericana. 7° edición.
  2. López, J., Garza, S., Huez, M. y Jiménez, J. (2015). Producción de pepino (Cucumis sativus) en función de la densidad de plantación en condiciones de invernadero. European Scientific Journal 11 (24).
  3. Marcano, C., Acevedo, I., Contreras, J. y Jiménez, O. (2012). Crecimiento y desarrollo del pepino (Cucumis sativus) en la zona hortícola de Humocaro bajo, estado Lara, Venezuela. Revista Mexicana de Ciencias Agrícolas 3 (8)