Soja, Glycine max, características y cultivo. Beneficios y propiedades

Soja, Glycine max
Soja, Glycine max
Harry Rose/CC BY 2.0

Glycine max popularmente conocida como soya o soja, es una planta indispensable para la economía mundial puesto que es valorada por su composición nutritiva en ácidos grasos y proteínas que son necesarios para la alimentación, tanto del ser humano como animal.

Originaria de China y con Estados Unidos, Brasil, China y Argentina como principales productores la soja se aprovecha principalmente en la fabricación de harinas, aceites y concentrados animales, es conocida desde la antigüedad, no solo por sus propiedades alimenticias, sino también como por sus propiedades medicinales. A continuación se expresan las características taxonómicas, morfológicas, nutritivas y del cultivo de este importante vegetal, considerado el sexto de mayor producción en todo el globo.

Taxonomía de la soja

La soja está ubicada a nivel taxonómico dentro del reino Plantae, división Tracheophyta, clase Magnoliopsida, orden Fabales, familia Fabaceae, género Glycine, en el cual se incluyen alrededor de 15 especies, siendo Glycine max una de ellas.

Esta especie también es conocida a nivel científico con otros sinónimos que son: Dolichos soja, Glycine angustifolia, Glycine gracilis, Glycine hispida, Phalseolus max, S. angustifolia, S. hispida, S. japónica, S. max, S. soja, entre otros. Como taxones infraespecíficos se reconocen dos: Glycine max subsp. max y Glycine max subsp. soja. Aunque existen muchas variedades, tanto por sus características genéticas como morfológicas.

Este vegetal posee comúnmente otros nombres a nivel mundial, entre ellos tenemos a: Fejao-soja, Soya, Ekme Soya, Soyabean, Soybean, Glicine, Sojabona, Boo-mae, Soe Mare.

Características morfológicas de la planta Glycine max

Se trata de una planta anual que se puede describir morfológicamente de la siguiente manera:

Raíces

El sistema radical de Glycine max es ramificado, constituido por una raíz principal de donde emergen raíces secundarias, también puede poseer raíces terciarias, adventicias y pelos radicales. La profundidad que este sistema puede alcanzar oscila entre los 15 cm y el metro.

Las raíces de la soja presentan unas protuberancias denominadas nódulos y son producto de la simbiosis existente entre esta planta y la bacteria Bradyrhizobium japonicum, quien le fija el nitrógeno para que pueda ser aprovechado por el vegetal para su metabolismo.

Tallo

Este órgano de soporte de parte aéreas es de consistencia herbácea, de color verde, aunque de tonalidades oscuras, recto y bastante ramificado, con una altura que oscila entre los 45 y 150 cm.

Su tipo de ramificación y pubescencia es variable y depende del tipo de cultivar de soja, así podemos encontrar ejemplares con ramificación determinada o indeterminada y con pubescencia erecta, reclinada y también con pelos enrulados, que cuando la planta alcanza la madurez se pueden volver secos, quebradizos y desprendibles con facilidad.

Hojas

En Glycine max se presentan de hojas que difieren en morfología y filotaxis, las primarias poseen un solo foliolo, es decir, son unifoliadas, dispuestas en forma opuestas y se ubican en la parte de arriba, las restantes son de tipo compuestas, con tres foliolos (aunque algunas pueden poseer cuatro o cinco), pecioladas, ubicadas de forma alterna en el tallo, con bordes enteros, cuya forma de los foliolos es heterogénea en los diferentes cultivares (generalmente de ovalada a lanceolada).

Los foliolos de la soja son pubescentes (en el envés y bordes) y presentan un tamaño entre 4 a 20 cm de largo por 3 a 10 de ancho. La coloración también carece de uniformidad en función de la variedad, edad y condiciones ambientales.

Flor

Glycine max posee sus estructuras reproductivas dispuestas en flores agrupadas en racimos, por lo general en número de 5 a 10. Cada órgano floral mide entre 6 y 7 mm de largo y tiene la característica de ser autógama.

El cáliz de la soja es gamosépalo, de forma tubular y posee una corola pentámera de color blanco, púrpura, o con ambos tonos. El androceo está constituido por 10 estambres, de los cuales 1 está libre y el resto soldado. El gineceo lo conforman un estigma pequeño, un ovario libre, con un solo lóculo y de dos a cinco óvulos.

Fruto y semillas

El fruto de la soja es una vaina de forma achatada, pubescente, con una longitud de 2 a 7 cm y un diámetro entre 1 a 2,5 cm, color verde en la inmadurez, que se torna amarilla, gris o negra cuando está madura.

Cada vaina de Glycine max contiene entre 1 a 5 semillas, las cuales son de forma variable, por lo general esférica u ovalada, con una cubierta de color amarillo o de tonalidades oscuras (verdes o marrones) y con una longitud de 3 a 8 mm.

Cultivo de la soja

Es una planta que se desarrolla en altitudes que van desde el nivel del mar hasta los 1200 metros, y latitudes que oscilan desde el Ecuador a 50° al Norte y 40° al Sur, además al igual que otras plantas, necesita de algunas condiciones para que su cultivo sea satisfactorio y se obtenga un buen rendimiento del mismo. Entre ellas la humedad es uno de los factores más importantes, ya que de él dependen algunas características como la altura y diámetro del tallo, el número de nudos, flores y semillas, así como su peso. De esta manera, para una adecuada germinación se necesita aproximadamente un 50% de humedad del suelo.

Con respecto a la temperatura, entre 5 y 40°C es capaz de germinar la semilla, presentándose germinaciones óptimas entre 20 y 25°C, y por debajo de los 20°C se produce un retardo en ella. El desarrollo foliar se obtiene entre rangos que van de los 18 a 30°C.

Se puede cultivar en suelos variables, pero se desarrolla mejor en aquellos con drenaje adecuado, mediana fertilidad y con un pH entre 5 y 6.

Esta herbácea tiene la peculiaridad de ser una planta con fotoperiodo de día corto y noches largas, aspecto importante para inducir la floración, sin embargo, existe algunas variedades que han permitido una adaptación de este cultivo a otras latitudes y condiciones de fotoperiodo gracias al mejoramiento genético.

Los principales problemas que interfieren en el rendimiento de la soja son sus plagas, entre otras afecciones también importantes como hongos (Cercospora sojina, Corynespora cassiola, Rhizoctonia salmi). Entre ellas tenemos a algunas que atacan el follaje como coleópteros (Diabrotica balteata, Epitrix spp.), lepidópteros (Hedylepta indicata), homópteros (Empoasca sp., Bemisia tabaci), dípteros (Liryomisa trifoli), otros succionadores de savia como el hemíptero Nezara viridula, los que afectan a raíces y plántulas como Phyllophaga spp. y Neocurtilla sp. entre otros.

Propiedades y beneficios de la soja

El grano o semilla de Glycine max aporta un gran valor nutricional a la dieta, gracias a su composición mayoritaria de proteínas (aproximadamente 36,5%), hidratos de carbono (30%), lípidos (20%), fibra (9%), además de contener vitaminas y minerales. Las proteínas presentes en el órgano germinativo de esta planta constituyen proteínas de alta calidad, además de ser la legumbre con mayores cantidades de la misma.

Los hidratos de carbono están bien representados tanto por los solubles como los insolubles, y en los ácidos grasos tenemos insaturados como los ácidos linoleicos y oleicos y los saturados como el palmítico. Minerales como el calcio, hierro, cobre, fósforo y zinc, entre otros, se encuentran presentes, aunque su disponibilidad se ve afectada por la presencia de fitatos. Las vitaminas constitutivas son principalmente B1 (tiamina), B2 (riboflavina), B6 (piridoxina), niacina, ácido pantoténico, biotina, ácido fólico, provitamina A, inositol, colina y ácido ascórbico (C).

Las composiciones bioquímicas anteriormente mencionadas de la semilla de Glycine max ofrecen un abanico de propiedades y beneficios por los que se recomienda su consumo. Entre ellas tenemos: su efecto prebiótico, al promover un incremento de la microflora del colon y al disminuir efectos tóxicos, potencial antiinflamatorio de vasos sanguíneos, además de reducir la presión arterial, capacidad de mejorar función renal, protección hepática, propiedad reductora del colesterol, así como anticancerígena, por lo que puede ser utilizada en pacientes diabéticos, dislipidémicos y para la prevención de diferentes patologías crónicas.

Una de las mayores relevancias del consumo de soja radica, aparte de la cantidad de proteína que posee, en que proporciona un excelente perfil de aminoácidos, por lo que se argumenta que puede ser un sustituto de la proteína animal. Por tal motivo, entes como el Departamento de Agricultura de Estados Unidos la incluyen en el Programa de Almuerzo Escolar, además de todas las propiedades y beneficios ya mencionados.

Autores consultados

  • Cruz, A. Alvarez, V.; Grillo, H.; Ortega, C.; Cárdenas, M. (2016).
  • Instituto Nacional Autonónomo de Investigaciones Agropecuarias (1996).
  • Maqueira, L.; Torres, W.; Roján, O.; Pérez, S.; Toledo, D. (2016).
  • Menjivar, A.; Rivera, S.; Vásquez, K. (2017).
  • Roskov, Y.; Zarucchi, J.; Novoselova, M.; Bisby, F. (2020).
  • Salazar, S.; Botello, E. (2018).
  • Sociedad Argentina de Nutrición. (2006).
  • Valencia, R.; Ligarreto, G. (2010).