Diferencias entre estrellas y planetas

Issam khriji/sp.depositphotos.com

Desde la antigüedad el ser humano se ha sentido atraído por los cuerpos luminosos que observa en el cielo y los ha contemplado tratando de definirlos y comprenderlos, algunos se evidencian con mayor intensidad y tamaño aparente, mientras que otros aparecen como entes minúsculos apenas distinguibles, estas infinitas observaciones junto a la invención de las herramientas apropiadas para ello han permitido a los científicos la distinción de diferentes formaciones en el universo, estrellas, planetas, satélites, entre otros. Este artículo se centra en las discrepancias de dos de ellos, las diferencias entre estrellas y planetas sobre todo en aspectos como su composición, temperatura, tamaño, luz, movimiento, visualización y las características de su formación.

Composición de las estrellas y planetas

La primera de las diferencias entre estrellas y planetas a la que se hace mención es la composición química que poseen, las estrellas están constituidas principalmente por elementos en estado gaseoso y de plasma, específicamente hidrógeno y helio como componentes mayoritarios, por su parte aunque existen planetas de naturaleza gaseosa, hay otros que además de gases en sus atmósferas constan de superficies sólidas rocosas integradas por elementos como el hierro, níquel, magnesio, entre otros.

Diferencias entre estrellas y planetas en cuanto a la temperatura

Con respecto a la temperatura, se presenta otra de las diferencias entre estrellas y planetas, ya que las que se alcanzan en las primeras son más altas que la de los segundos. Las estrellas generalmente poseen temperaturas superficiales que superan los 2000 grados Celsius, algunos incluso con valores de 30000, de acuerdo a este también presenta variación en su coloración, incluso se les puede clasificar en base a este carácter con los grafemas O, B, A, F, G, K y M, siendo las O y B las más calientes, luminosas y de un tono azulado, mientras que las M son más frías, menos luminosas y con colores que rondan los rojizos. Así, por ejemplo, estrellas como el Sol del tipo G, alcanzan temperaturas cercanas a los 6000 °C en su superficie, Mintaka, tipo O, con 33000 °C, Antares, tipo M con 3600°C.

En cambio, los planetas aunque pueden contener núcleos con altas temperaturas, no son comparables con las que tienen las estrellas. Por ejemplo, los planetas más calientes de nuestro sistema solar poseen temperaturas superficiales cercanas a los 450 °C durante el día, mientras que son más bajas durante la noche, también existen cuerpos planetarios con temperaturas más frías, de acuerdo a los distantes que se encuentren del astro rey, así tenemos a Neptuno con -223°C.

Tamaño de las estrellas y planetas

En cuanto al tamaño se puede presentar otra de las diferencias entre estrellas y planetas, por lo menos en nuestro sistema solar, el astro estelar regente posee mayores dimensiones que la de los planetas que orbitan a su alrededor, siendo éste de un diámetro un poco mayor de un millón de kilómetros, mientras que el planeta más grande alcanza aproximadamente 14300 Km.

Diferencias en cuanto a la luz y energía

Otra de las discrepancias entre estos cuerpos celestes se relaciona con la característica más evidente de ellos, la luz, ya que las estrellas tienen la capacidad de emitir radiaciones (calor, rayos X, rayos ultravioleta, entre otros), reflejo de los procesos que se dan internamente en ellas, procesos energéticos de formación de elementos, por lo que tienen y desprenden luz propia; por su parte, los planetas carecen de este aspecto, por lo que solo pueden reflejar la que procede de los astros estelares, como es el caso del Sol que emite radiaciones a la Tierra y los demás planetas del sistema.

Movimientos que realizan

Los diferentes tipos de astros y cuerpos estelares no son entes inmóviles en el firmamento, sino que pueden realizar varios tipos de movimientos con cierta regularidad. En relación a esto, también existen diferencias entre las estrellas y los planetas, inicialmente se puede afirmar que a simple vista las estrellas parecen cuerpos fijos en el cielo o eso era lo que anteriormente se pensaba, no obstante, se sabe que realizan movimientos sobre su propio eje, como lo hace el astro solar, también existen estrellas vinculadas (dobles o binarias) que pueden realizar ciertos desplazamientos orbitales.

Por su parte, los planetas, aunque también poseen movimientos sobre su eje, siguen una órbita alrededor de una estrella, como los planetas de nuestro sistema solar que se encuentran aproximadamente en el mismo plano oscilando cada uno alrededor del Sol en su órbita.

Diferencias entre estrellas y planetas en el cielo

Cuando se visualiza el cielo nocturno existe una clara diferencia entre estrellas y planetas, así no se utilicen instrumentos especializados, por lo que pueden distinguirse fácilmente y es que los astros estelares se ven como entes titilantes en el firmamento, debido a la forma en que atraviesan las radiaciones cuando interceptan en la atmósfera terrestre, mientras que los planetas carecen de esta característica.

Características de la formación de estrellas y planetas

En relación al origen de ambos cuerpos celestes, podemos encontrar otra diferencia entre estrellas y planetas, las primeras tienen su génesis de grandes nubes (gas y polvo) que sufren colapsos de tipo gravitatorio, mientras que en los segundos es a partir de discos que se condensan adicionándosele partículas hasta constituir los planestesimales o precursores planetarios. Las estrellas también van transformándose a lo largo de su existencia hasta llegar a sufrir colapsos y grandes explosiones, por su parte los planetas no sufren estos colapsos.

Referencias

  • Bachiller, R. (2018). Cómo distinguir un planeta de una estrella.
  • Espinoza, J. (2016). Las estrellas.
  • Tamayo, Y.(2014). Más allá de las estrellas: nociones de Astronomía. Editorial Universitaria. Ciudad de la Habana, Cuba.