Planetas interiores (terrestres o rocosos), los menores del sistema solar

Planetas interiores
Planetas interiores: Mercurio, Venus, Tierra y Marte

Los llamados planetas interiores son cuatro, mencionados en orden son: Mercurio, Venus, Tierra y Marte. Son en términos de distancias, los que se encuentran más cercanos o próximos al Sol, y es por esta razón que se llaman planetas interiores. Pero también se les denominan terrestres o rocosos en base al material que los integra.

De igual manera, los planetas interiores se nombran planetas menores, en virtud como era de esperarse de su tamaño, en comparación con las proporciones gigantescas de los últimos cuatro planetas del sistema solar.

Los planetas interiores poseen densidades mayores que el resto de los cuerpos planetarios. Presentan en su estructura o composición, un núcleo o parte central, es decir, interna, que varía en proporciones de un planeta a otro.

Características de los planetas interiores o menores

A continuación se detallan las características peculiares más destacadas de cada uno de los planetas interiores, terrestres, rocosos o menores del sistema solar: Mercurio, Venus, Tierra y Marte.

Mercurio

Mercurio es el primero de los planetas interiores, es decir el más próximo al Sol, una distancia de 0,39 unidades astronómicas de la estrella central. Este planeta carece de atmósfera, razón por la cual su temperatura superficial es muy elevada durante el día y muy baja durante la noche, aproximadamente 430°C en el primer caso y -180°C en el segundo.

Otra de sus características, es que la densidad de mercurio es la más elevada, de 5,5 g/cm3, lo que equivale a que su núcleo interno es de materiales como el hierro (de densidad alta), este núcleo ocupa gran parte de su la totalidad de su masa.

Mercurio no posee ningún cuerpo en torno a él, es decir, ningún satélite. Como aspecto peculiar de este planeta, es el gran número de cráteres u orificios que se encuentran en su superficie, debido principalmente a los objetos que chocan con él, ya que carece de protección, al carecer de atmósfera. El mayor de estos cráteres forma una depresión de aproximadamente los 1600 kilómetros de diámetro y se denomina Platina Caloris, se piensa que se trata de una llanura volcánica.

El período de rotación de este primer planeta interior es de 58,7 días y el de traslación de 88 días. Posee rotación en sentido contrario a las agujas del reloj, como la mayoría de los planetas restantes. Es el planeta de menor diámetro de los ocho que ocupan el sistema solar.

Venus

Venus es el segundo de los planetas interiores, rocosos, terrestres o menores, es decir, el segundo más próximo al Sol, y se encuentra de éste a aproximadamente 0,72 unidades astronómicas. Su densidad y diámetro aproximado son muy similares a los del tercer planeta interior, la Tierra, con valores de 5,26 g/cm3 en cuanto a la densidad.

Venus posee una atmósfera, la cual está compuesta mayormente por dióxido de carbono (96%), nitrógeno (3%), y en menores proporciones gases sulfurosos (como el sulfuro de hidrógeno y de carbonilo), gases nobles (como el argón, xenón, neón y helio), de entre otros componentes. Tiene una cobertura nubosa constante y persistente. Y debido a sus características atmosféricas, es un planeta muy caliente, con temperaturas medias superiores a los 460° que se mantienen uniformemente en todo el planeta y tanto en el día como en la noche. Además su presión ronda los 93 200 hPa, y si bien en el pasado pudo tener agua, en la actualidad se estipula que carece de agua líquida.

La rotación de este planeta es retrógrada en relación a la del resto de los cuerpos planetarios, lo que quiere decir que se da en orientación de las agujas del reloj, con una duración estimada de 243 días. Por su parte, la traslación es un poco más corta, equivale a 225 días.

Tierra

Es el tercero de los planetas interiores, ubicado a 1 unidad astronómica de lejanía del astro Solar. Como características de este planeta tenemos cuatro:

– Su único satélite, de gran tamaño, y que lleva por nombre Luna.

– La cubierta acuosa superficial y que se encuentra en un 76% de la superficie, aproximadamente.

– Presenta un campo magnético de apreciable intensidad.

– Posee seres con capacidad auto-reproductiva, adaptativa, metabólica y que son capaces de tomar la energía del medio que los rodea, es decir, seres vivos.

La atmósfera que posee este planeta está constituida por nitrógeno en mayores proporciones (78%) y por oxígeno en un 21%, y en menores proporciones otros componentes como el argón, dióxido de carbono, vapor de agua y polvo en suspensión.

La rotación equivale en tiempo a 24 horas o 1 día y la traslación a 365 días, período que se toma de referencia para la duración del año. Posee un diámetro ecuatorial de 12.758 Km y 12.713 Km en los polos. Su densidad es de 5,52 g/cm3.

Marte

Es el cuarto de los planetas interiores, localizado a 1,52 unidades astronómicas de la estrella solar. Posee una coloración rojiza en su superficie, por lo que es popularmente llamado el planeta rojo.

La rotación en el caso de este planeta interior, se asemeja a la terrestre, con una duración de 24 horas y 40 minutos, mientras que el recorrido alrededor del sol (traslación) lo ejecuta en 687 días.

Marte posee una atmósfera integrada principalmente por dióxido de carbono (95,3%), también posee nitrógeno (2,7%), argón (1,7%), en menores cantidades: agua, monóxido de carbono y oxígeno, y algunas cantidades mínimas de gases nobles (neón, kriptón y xenón).

Marte es un planeta interior que posee agua, visible mayormente en los casquetes helados de sus polos. Tiene un diámetro ecuatorial de 6.788 Km y la densidad más baja de los planetas interiores (3,94 g/cm3). Posee una superficie con zonas elevadas llamadas domos, así como depresiones circulares denominadas cuencas. Tiene dos cuerpos en torno a él: Deimos y Fobos.

Autores consultados

  • Cultural, (2009)
  • García, E. (1989)
  • Solís, J, (2015)
  • Vallejo, J. (2014)